(Tel Aviv y Ramala. EFE y AFP.) Miles de personas se concentraron el sábado en distintas partes de Israel en manifestaciones para mostrar su rechazo a la violencia y exigir al Gobierno que cese la instigación extremista, tras dos días de ataques contra la comunidad gay y contra la familia palestina Darawsha que han conmocionado al país.
protesta israel
© EFE/AFP
Los territorios palestinos de Cisjordania y la franja de Gaza vivieron el sábado una jornada de duelo por la muerte del bebé Ali Dawabsheh, quemado vivo por colonos judíos. También hubo tensión y más duelo por los enfrentamientos entre fuerzas israelíes y jóvenes palestinos que causaron la muerte de un muchacho de 14 años.
"El odio asesino" fue el eslogan de la mayor marcha, convocada por la ONG pacifista Paz Ahora ( Shalom Ajshav), en la que participaron más de 3.000 personas en la plaza Rabín de Tel Aviv, donde se leían pancartas con mensajes como "La incitación de la derecha asesina", "Este es el precio del terrorismo" o "Cuando no hay paz, viene la guerra".

Los asistentes guardaron un minuto de silencio para recordar al bebé Alí Darawsha, muerto el viernes cuando colonos judíos incendiaron su vivienda en un ataque en el que sus padres y hermano de cuatro años resultaron heridos de gravedad.


Comentario: Más información acerca de este asesinato en manos de extremistas israelíes: Un bebé fue quemado vivo en ataque psicópata de colonos extremistas en Palestina


Abierta denuncia

El jefe de la oposición y líder laborista, Isaac Herzog, calificó los hechos de "pogromo judío" y aseguró: "Lloramos por el bebé y lloramos por la familia y rezamos al Dios que todos compartimos. El terrorismo es terrorismo y punto. Los terroristas son terroristas y punto. Tiendo la mano al pueblo palestino y a sus dirigentes (...) y les pido que hagamos la paz".

En unas palabras dirigidas a los sectores más extremistas, Herzog señaló: "No nos callaremos; los enviaremos a la cárcel. Desde hace años venimos escuchando este tipo de reacciones. No les permitiremos arruinar el Estado", y llamó a la extrema derecha del país a "hacer un examen de conciencia profundo", antes de hacer un repaso a varios sucesos de odio e instigación.