Si uno fuera creyente, estos días podría llegar a la conclusión de que alguna fuerza del Universo nos está enviando señales para alertarnos de un peligro inminente. Es la cuarta vez en lo que va de año que un asteroide, este último bautizado con el nombre de 2017 BS32, se pasea entre la Tierra y la Luna a velocidades de vértigo.

© Flickr/ DonkeyHotey
El asteroide 2017 BS32 ha decidido pasarse a visitar las proximidades de la Tierra en esta madrugada del 2 al 3 de febrero, y lo ha hecho acercándose hasta una respetable distancia de algo más de 160.000 kilómetros de nuestro planeta. El asteroide viajaba a una velocidad de 11,56 kilómetros por segundo, y sus dimensiones se calculan en una cifra de entre 11 y 25 metros.

Si se compara con los asteroides que ya nos han visitado en las últimas semanas, el 2017 BS32 no es ni de lejos el que más ha conseguido acercarse a nuestro hogar: la semana pasada, un asteroide denominado como 2017 BH30 consiguió sobrevolar el espacio a una distancia de 65.280 kilómetros de la Tierra. Lo que sí es preocupante es que, en lo poco que llevamos de año, ya es por lo menos el tercer o incluso cuarto asteroide que pasa cerca de la Tierra.

Para ponerlo en contexto, basta con que sepamos que en el pasado año 2016 tuvimos que esperar hasta mediados del mes de febrero para asistir a la primera visita de un asteroide (2013 TX69). En 2015, por su parte, el primer asteroide del año (2004 BL86) llegó a mediados de enero, pero el siguiente asteroide en pasar cerca de la Tierra (2014 YB35) no se hizo notar hasta el mes de marzo. Este año, recordemos, llevamos entre tres y cuatro asteroides en poco más de un mes.

El primer asteroide del año (2017 AG13) pasó el día 8 de enero a una distancia de 203.520 kilómetros, mientras que en las siguientes semanas también se dejaron ver los asteroides 2017 BX (261.120 kilómetros) y el anteriormente mencionado 2017 BH30.