Londres prefiere posicionar a Moscú como el enemigo externo principal para desviar la atención de los problemas con el Brexit y de la crisis interna, declaró la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, al comentar las declaraciones de la primera ministra británica, Theresa May.
© REUTERS/ Peter Nicholls
"La sociedad británica vive en estos momentos una época que no es de las mejores, tanto por el proceso de retirada de la UE como por la ruptura interna, y resulta lógico que, para desviar la atención de la sociedad, sea necesario un enemigo externo, en calidad del cual fue elegida Rusia", dijo la portavoz.

Zajárova destacó que "el conjunto de ideas no resulta nuevo, pero lo principal que las une es el carácter irresponsable e infundado de las acusaciones formuladas contra Rusia".

El 13 de noviembre May dijo en un discurso que "Rusia intenta convertir la información en un arma al ordenar a sus medios divulgar noticias falsas y retocar fotos".

En opinión de la primera ministra británica, Moscú lo hace para "sembrar discordia en Occidente".

"Todo eso resulta muy lamentable, sobre todo en un momento cuando, tomando en cuenta las ambiciones de ese país de convertirse en una 'Gran Bretaña Global', a ese objetivo hubiera correspondido más una política de muchos vectores, pragmática y efectiva", señaló la portavoz.

Según la representante de la Cancillería rusa, "ese rumbo hubiera brindado a Reino Unido nuevas posibilidades en los nuevos mercados de rápido crecimiento, así como hubiera reforzado sus posiciones en el mundo mediante el diálogo con otros países, mientras que el camino de enfrentamiento, elegido por Londres, evidentemente no ayudará a cumplir los objetivos planteados".

"La idea de defender el orden global resulta especialmente cínica cuando parte del Gabinete británico, baste recordar las acciones agresivas de Reino Unido en Irak y Libia, que causaron un efecto muy contrario al fomento del derecho internacional, provocando víctimas y el sufrimiento de millones de personas, así como la desestabilización de regiones enteras", subrayó la diplomática rusa.


Y no olvidemos Yemen:



Para Zajárova, "Londres está mostrando una incomprensión total de los procesos que ocurren en el mundo y de la esencia misma del orden internacional de derecho, basado en la Carta de la ONU, que Reino Unido pretende defender".