La actriz francesa Catherine Deneuve y otro centenar de mujeres francesas famosas condenaron la campaña contra el acoso sexual diciendo que los hombres tienen derecho a "molestar a las mujeres".
men women complementary
© Internet
"NO" a la abolición de las diferencias que nos enriquecen
La carta también fue firmada por la escritora francesa Sylvie Le Bihan. En 2017 publicó su tercera novela 'Qu'il emporte mon secret', basada en su biografía, en la que cuenta cómo una violación puede destrozar la vida de una mujer.

A pesar de que la escritora tuvo que superarlo en su juventud, Le Bihan firmó la carta colectiva en apoyo al derecho de los hombres a dar señales de atención a las mujeres.

"Defiendo la libertad de expresión de las mujeres, pero no la unanimidad. El hecho de que una mujer sufra de una violación (como en mi caso) o se convierta en víctima del acoso moral y psicológico y la violencia física (que también me pasó a mí durante diez años después de la violación), no significa que no tenga derecho a ver las cosas desde fuera y tener un juicio sensato", destacó a Sputnik.


Comentario: ¡Qué extraordinaria sensatez y equilibrio! Una bocanada de aire fresco en medio del aire viciado por el feminismo violento y su cacería de brujas anti-hombres. Es doblemente valioso que una mujer, tras haber sufrido verdadero abuso y maltrato, no se pierda en ese vasto mar de odio y deseo de venganza contra todo un género, tan sólo por un puñado de bestias que en absoluto representan a todos los hombres.


Dice que puso su firma bajo esta carta colectiva porque todos los días lucha por los derechos de las mujeres. Se describe como una feminista convencida que defiende la igualdad entre hombres y mujeres y todos los días ve a hombres que trabajan en varias asociaciones y luchan por los derechos de las mujeres. "No se pueden confundir cosas diferentes", subraya.

"Ahora estamos siendo testigos de la radicalización de las ideas del feminismo y estoy en contra de eso. No todos los hombres son malvados, y no todas las mujeres son niñas pequeñas que necesitan custodia", continúa Le Bihan.


Comentario: Tal como lo expresa la escritora, una cosa es las mujeres luchen por la igualdad de derechos ante la ley, y otra muy distinta es usar la eventual condición de víctima para tomar ventajas, degradar al género opuesto, y convertirse en los nuevos tiranos. La "igualdad" sacada del contexto del derecho y llevada a un ámbito general, está conduciendo a destruir lo que constituye las bases de una sociedad saludable: las maravillosas diferencias naturales de los géneros que no sólo NO nos separan, sino que nos enriquecen y potencian nuestras capacidades de evolución y crecimiento como sociedad, a partir de su natural complementariedad.


Quiere que la gente tome conciencia de lo que las mujeres enfrentan en la vida cotidiana. Pero, a su juicio, hace falta pensar en las posibles soluciones del problema, sin enfocarse en condenar. Lo que hace falta, según ella, es tratar de informar y educar a las personas con la idea del respeto mutuo. Y solo se puede hacer junto con los hombres.

"Vivimos con hombres y no podemos estigmatizar al sexo masculino con el pretexto de que hay canallas entre ellos", concluye.