La semana pasada la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán declaró estar preparada para cerrar el estrecho de Ormuz y cortar el transporte de petróleo por el mismo si se detiene la exportación del petróleo iraní.
acuerdo iran
© Sputnik / Podvitsky
EE.UU. busca desesperado imponer al mundo sus sanciones a Irán
Ante la amenaza iraní, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, intentó calmar a sus socios asegurando que su país se compromete a mantener abierta la vía marítima y que no permitirá que se detenga el suministro de petróleo.

"EE.UU. se compromete a mantener abierta la vía marítima a través del estrecho de Ormuz para los suministros de petróleo a todos los rincones del mundo", dijo en una entrevista con la cadena de televisión emiratí Sky News Arabia.

Pompeo indicó que el veto a los suministros de petróleo iraní en el marco de las sanciones de EE.UU. comenzará a implementarse a partir del 4 de noviembre. "Estamos trabajando para obtener garantías de que el mundo cumpla con las sanciones que impusimos a Irán", señaló.


Comentario: ¡Qué descaro! "Trabajando para obtener garantías" es un eufemismo para señalar que EE.UU. utilizará cualquier medio a su alcance para forzar al mundo a obedecer sus caprichos.


En mayo pasado, el presidente de EEUU, Donald Trump anunció la retirada de su país del pacto nuclear firmado en 2015 por Irán, Rusia, EEUU, el Reino Unido, China, Francia, Alemania y la Unión Europea (UE), que establece limitaciones al programa nuclear iraní para excluir su posible dimensión militar, a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

Washington también ordenó restablecer "al máximo" las sanciones contra Teherán, y no descartó aplicar restricciones secundarias, dirigidas contra las empresas que tienen negocios con Irán.