Traducido por el equipo de Sott.net en español
"Para [Omidyar] se trata de [...] integrar las cosas para dar a los tecnócratas, ejecutivos de negocios y funcionarios de gobierno un visión divina del mundo; para manejar y controlar la sociedad más eficientemente."

¬ Yasha Levine, autor de El valle de la vigilancia: La historia militar de Internet
Como hemos visto en la primera parte de esta investigación, el multimillonario fundador de eBay, Pierre Omidyar, se ha asociado estrechamente con muchas de las organizaciones financiadas por Estados Unidos que cumplen con el papel que la CIA desempeñó durante la Guerra Fría, en su apoyo a los medios de comunicación de la oposición y a la sociedad civil en los países objetivo de un cambio de régimen. Sin embargo, Omidyar también ha buscado soluciones de diseño de vanguardia desde una sombría firma consultora de seguridad nacional del gobierno de Estados Unidos, con una miríada de vínculos con la belicosa clase dirigente de la política exterior de Washington, D.C.
omidyar
© Pillars of Peace Hawaii | Editing by MintPress News
Pierre Omidyar introduce al catorceavo Dalai Lama de Tíbet para su charla pública, "Impulsando la paz a través del poder del Aloha".
En febrero del año pasado, el Laboratorio de Desarrollo Global de USAID publicó una serie de informes proporcionados por una pequeña empresa con sede en Arlington, Virginia, enfocada en el diseño de soluciones para problemas de seguridad nacional, que cuenta con sólo 10 empleados listados en su sitio web y ocho en su página de LinkedIn. El martes, dichos informes llamaron la atención del periodista Michael Igoe en Devex.

La compañía, Frontier Design Group, analizó la factibilidad de esencialmente militarizar USAID. Entre las propuestas del informe, se encuentran los equipos de "Desarrollo Expedicionario Rápido" (RED, por sus siglas en inglés). Esos equipos estarían integrados con las Fuerzas Especiales de Estados Unidos, el FBI y la Administración de Control de Drogas, fuera de las áreas típicas de operación de USAID.

Estarían "entrenados y autorizados para comportarse como un multiplicador de fuerzas capaz de contribuir con un conjunto completo de habilidades de seguridad según sea necesario", sugieren los documentos. Los oficiales del equipo RED también serían entrenados para "supervivencia, evasión, resistencia y escape", negociaciones, reconocimiento civil, "y cursos de calificación de armas".

El informe también analizó la posibilidad de crear un "Grupo de Respuesta Civil", una organización que suena a los Cascos Blancos, si estuvieran controlados directamente por Washington.

Frontier entrevistó a 36 expertos para su informe, incluyendo a un veterano de USAID de 15 años, que les dijo: "tenemos que estar involucrados en la seguridad nacional o USAID no será relevante". El problema identificado por muchos en el informe era que USAID estaba perdiendo su ventaja y estaba atada de pies y manos porque no se le permitía operar en zonas de conflicto.

USAID le dijo a Devex que "todavía está trabajando en los detalles para formular la iniciativa de los Equipos de Desarrollo Expedicionario Rápido".

Otro cliente de Frontier Design Group es Omidyar Group, lo que demuestra aún más la proximidad del fundador de eBay con contratistas gubernamentales sospechosos.
Frontier Design Group Omidyar

Karen Grattan, de Frontier Design Group (no señalada), y Robert Ricigliano de Omidyar Group, en una caminata de negocios en octubre.
Frontier Design Group promociona su trabajo con el Grupo Omidyar en varias de sus publicaciones en Instagram. Además, el Grupo Omidyar ocupa el segundo lugar en su cartera. Otros clientes de Frontier Design Group son el grupo de reflexión del Consejo de Relaciones Exteriores y las Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos.

Karen Grattan, asesora senior de Frontier Design Group, con experiencia en "realización de estudios y análisis dentro de la División de Análisis de Operaciones del Comando de Desarrollo de Combate del Cuerpo de Marines", tiene vínculos aún más extensos con Omidyar. Es la fundadora y directora ejecutiva de Engaging Inquiry, una firma con sede en Fairfax, Virginia, que ha tenido al Grupo Omidyar como cliente desde 2015. También figuran en su lista de clientes el Fondo para la Democracia de Omidyar y Humanity United, así como USAID y el Departamento de Defensa.

El enlace entre el Grupo Omidyar y Frontier Design Solutions parece ser el Entrenador de Complejidad de Sistemas Robert Ricigliano, uno de los fundadores de la Alianza para la Construcción de la Paz. Esta red ha acogido anteriormente a Grattan para un panel que abordó temas como "¿pueden los bots en línea construir la paz?"


Comentario: Lo que indica quién, de hecho, dirige las operaciones de las redes de bots que interfieren en los asuntos internos de otros países.


La Guerra Fría cultural de Omidyar

Mientras se asocia discretamente con USAID y una firma a la vanguardia de la lucha para preservar la "relevancia" de la agencia, Omidyar, junto con un selecto grupo de compañeros multimillonarios, también está prestando un servicio crítico al proporcionar un canal de financiación privado para vehículos culturales que impulsan la agenda de la política exterior occidental.

En el Festival de Cine de Sundance de 2018, una pequeña comedia de amigos llamada The Climb generó un leve alboroto. Semanas más tarde, fue adquirida por un estudio llamado Topic a través de su "plataforma de narración digital". El estudio resultó ser un brazo con fines de lucro de First Look Media de Omidyar, que invierte mucho en la producción de películas y documentales. El festival de cine también se benefició del gasto de Omidyar, con la donación de Luminate al Instituto Sundance para la creación de películas "utilizadas estratégicamente para articular temas públicos urgentes y campañas de construcción de movimientos".

Entre las películas citadas por Luminate de Omidyar como un éxito estratégico se encuentra Los últimos hombre en Alepo, una pieza de propaganda, nominada al Oscar, en favor de los Cascos Blancos sirios, producida por el Instituto Sundance. Los Cascos Blancos son un grupo de "rescate civil" alineado con los insurgentes sirios, fundado en Turquía por un ex oficial de inteligencia militar británico. Los Cascos Blancos, que operan exclusivamente en territorio controlado por los rebeldes, incluida la provincia de Idlib, controlada por Al Qaeda, han sido financiados por la USAID, el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido y la monarquía qatarí.

A través de su brazo de relaciones públicas con sede en el Reino Unido, la Campaña de Siria, los Cascos Blancos estuvieron a la vanguardia de una campaña de relaciones públicas a favor de los ataques aéreos y las sanciones de Estados Unidos contra el Estado de Siria. The Intercept, de Omidyar, sirvió como vehículo para esa campaña de relaciones públicas, con un artículo del escritor Murtaza Hussain que parecía un comunicado de prensa para los Cascos Blancos.

A través de Topic y de otro estudio cinematográfico que Omidyar financia -la "unidad documental" First Look's Field of Vision- el multimillonario ha supervisado dos producciones de los Papeles de Panamá, que llevan el nombre de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca, cuyos documentos internos fueron filtrados a un periódico alemán. El documento expone los datos internos de 214.000 compañías en paraísos fiscales, revelando la corrupción financiera a escala global.

Junto a la próxima película The Laundromat de Topic, un thriller protagonizado por Meryl Streep y Antonio Banderas, First Look produjo el documental "Los Papeles de Panamá" en 2018. Esta última película fue protagonizada por Luke Harding, el antiguo corresponsal en Moscú de The Guardian, un periódico británico liberal que Omidyar también financia a través de su Humanity United. "Si encuentras dinero vinculado a Bashar al-Assad y a Putin, quizá no sea una buena idea que sólo yo lo sepa", dijo un periodista en el tráiler del documental.

En 2017, un año después de la filtración de los Papeles de Panamá, y el mismo año en que se publicó un documento similar llamado "Los papeles del Paraíso" (Paradise Papers), Omidyar aportó 100 millones de dólares para financiar a grupos de medios de comunicación como el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés). Según un comunicado de prensa del Grupo Omidyar, la inyección masiva de fondos a ICIJ estaba destinada a "abordar el déficit de confianza" ayudando al grupo a alojar los papeles de Panamá y del Paraíso.


Comentario: "El déficit de confianza", es decir, "la mayoría de la gente piensa que somos noticias falsas, así que ¿cómo podemos engañarlos para que vuelvan a caer bajo nuestro hechizo?"


Un rápido vistazo a la base de datos de filtraciones de paraísos fiscales de la ICIJ revela que el propio Omidyar es nombrado en los documentos; el multimillonario aparentemente había dirigido las finanzas de su Omidyar Network Fund LLC a una "Offgrid Electric Ltd" en Seychelles; una isla que la propia ICIJ llamó "un refugio para el dinero sucio".
omidyar group

Comentario: ¡Por supuesto que está nombrado en los documentos! Panamá es sólo un portal en un archipiélago global de centros bancarios de "paraísos fiscales" (léase: en gran parte ilegales, y ciertamente poco éticos) utilizados exclusivamente por los ricos; predominantemente para evitar pagar impuestos como la gente normal, pero también porque así es "simplemente como se hacen los negocios" en un mundo en el que el dólar de los EE.UU. reina de manera suprema.


Cuando el ICIJ comenzó a difundir sus archivos a los medios de comunicación, se pasaron por alto actividades como las de sus principales financiadores. En el New Yorker, John Cassidy se preguntaba por qué tan pocas élites estadounidenses estaban siendo escudriñadas en la cobertura de los Papeles de Panamá. Craig Murray, ex embajador británico en Uzbekistán, se dio cuenta de que la investigación se centraba en los países que trataban de romper las sanciones occidentales: "Estados rebeldes" como Zimbabue, Corea del Norte, Siria y Rusia. Murray escribió:
"La filtración de esta información de Mossack Fonseca por los medios corporativos sigue una agenda gubernamental occidental directa. No se menciona en absoluto el uso de Mossack Fonseca por corporaciones occidentales masivas o multimillonarios occidentales, los principales clientes".
De hecho, la ICIJ había recurrido a Harding, de The Guardian, uno de los periodistas más obsesionados con Rusia en los medios de comunicación occidentales, como su reportero principal para cubrir los Papeles de Panamá y del Paraíso. "Era una buena persona para tener en el equipo, como un excavador agresivo, un reportero experimentado e informado sobre Rusia", dijo el editor principal de ICIJ, Mike Hudson.


Comentario: Eso es esencialmente como contratar a un perro guardián para que proteja un corral lleno de perros... de los millones de ovejas que hay afuera.


Con los Papeles del Paraíso en la mano, Harding fue coautor de una historia muy sospechosa en la que citaba las inversiones en Facebook y Twitter del megainversor ruso-estadounidense Yuri Milner, con sede en California, como prueba de un complot del Kremlin para influir en las redes sociales.

La historia fue objeto de duras críticas por parte de Oleg Kashin, un famoso periodista ruso conocido en su país como uno de los críticos más francos de Vladimir Putin. En una crítica mordaz, Kashin escribió que el artículo de Harding sobre Milner "demostró de manera convincente que todo lo que él y sus colegas occidentales publican sobre Rusia es, por regla general, basura total".

Sin embargo, cuando los Papeles del Paraíso de Harding aparecieron por primera vez en 2017, Poynter -supuestamente la principal organización de verificación de hechos del mundo- enalteció a Harding como "un gran reportero de The Guardian", que estaba a la cabeza con su cobertura de Milner y Rusia.

"Para ser el periodista perfecto, se necesita la habilidad de un contador forense de primera línea que cobra 1.000 dólares la hora, las habilidades detectivescas de Sherlock Holmes y las habilidades periodísticas de Woodward y Bernstein", proclamó humildemente Harding a Poynter.


Comentario: Menudo chiflado.


Desde entonces, Harding ha sido expuesto por fabricar una historia del The Guardian que afirma que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, y el ex asesor de Trump, Paul Manafort, celebraron varias reuniones en la Embajada ecuatoriana de Londres. Fue una de las muchas historias que Harding ha publicado sobre WikiLeaks que parecían ser al menos parcialmente falsas. Después de que el sitio independiente de noticias en línea, Exiled, acusara a Harding de plagiar sus reportajes, el The Guardian se vio obligado a emitir una larga disculpa. Ha sido incapaz de defender la tesis central de su exitoso libro Collusion, que afirma que Trump y Putin conspiraron para arreglar las elecciones presidenciales de 2016. Incluso el crítico de medios del New York Times Jim Rutenberg reconoció haber incluido a Harding entre un creciente elenco de reporteros en la "tierra del limbo" por publicar historias falsas sobre el drama de Russiagate.

En noviembre de 2017, más o menos al mismo tiempo que Poynter estaba inflando a Harding y el ICIJ financiado por Omidyar, la Red Omidyar anunció que estaba contribuyendo con un millón de dólares para ayudar a establecer una Red Internacional de Verificación de Hechos a través de Poynter.

El objetivo, según el Grupo Omidyar, era "aumentar el trabajo de [Poynter] como principal defensor, organizador y formador de verificadores de hechos en todo el mundo". Pero Poynter ya había demostrado sus propios prejuicios al exaltar los emprendimientos de Omidyar, incluyendo la promoción del dudoso rastreador de bots rusos Hamilton 68, que funcionaba bajo la Alianza para Asegurar la Democracia, de Bill Kristol, financiada por Omidyar. Poynter también ha inflado rutinariamente The Intercept de Omidyar, aclamando a su personal como la versión moderna de (¿adivine quién?) Woodward y Bernstein.


Comentario: La analogía es válida para nosotros; ellos también son "periodistas con conexiones políticas".


Conformar los medios de comunicación para obtener "una visión divina del mundo".

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), un grupo que afirma defender la libertad de prensa en nombre de los medios de comunicación de todo el mundo, también ha sido uno de los principales beneficiarios de la fortuna de Omidyar.

En la edición de este año de los Premios Internacionales de Libertad de Prensa del CPJ, la periodista filipina Maria Ressa recibió el Premio Gwen Ifill de Libertad de Prensa. Ressa es la editora de un periódico, Rappler, que está financiado en gran medida por Omidyar. Fue otro caso de desplazamiento entre dos miembros del imperio mediático del multimillonario.

En Filipinas, Rappler se ha dedicado a intentar derrocar al presidente Rodrigo Duterte, un político demagógico cuya retórica incendiaria y ocasionales súplicas a Rusia y a China han generado ansiedad en Washington. Los aliados de Duterte han devuelto el golpe al medio, acusándolo ante el tribunal de violar la Constitución filipina con su apoyo extranjero. El 12 de febrero, Ressa fue arrestada y acusada de "ciberdifamación" por un artículo de 2012, que luego fue corregido, en el que acusa a un aliado de Duterte de tráfico de personas y de drogas. "Estas acrobacias legales muestran hasta dónde llegará el gobierno para silenciar a los periodistas, incluyendo la mezquindad de obligarme a pasar la noche en la cárcel", dijo Ressa en un comunicado de prensa.


Comentario: Te escapaste a la ligera, princesa, considerando tus mentiras y el supuestamente régimen político "autoritario" bajo el que estás operando.


Educada en Princeton, Ressa mantiene poderosos aliados estadounidenses. Pocas horas después de su arresto y liberación, la Red Omidyar y el CPJ, financiado por Omidyar, consiguieron un fondo de defensa legal de 500.000 dólares para Ressa.

El pasado mes de octubre, Ressa apareció en Washington en la conferencia Stratcom, del Consejo Atlántico, respaldado por la OTAN, para detallar lo que describió como una campaña concertada de intimidación legal y "troleo" en línea por parte de los partidarios de Duterte. El Consejo Atlántico fue contratado por Facebook el año pasado para purgar su plataforma de la llamada interferencia extranjera y de las "noticias falsas", lo que llevó a acusaciones de que había presidido la eliminación de numerosos sitios de noticias alternativas populares. Ante la audiencia del grupo de reflexión, Ressa exigió que las plataformas de redes sociales como Facebook impusieran nuevos algoritmos que dieron prioridad a lo que ella llama "medios tradicionales", refiriéndose presumiblemente a medios como el suyo propio.
Atlantic Council

Maria Ressa en la conferencia Stratcom de 2018 del Consejo Atlántico, apoyado por la OTAN.
En Rappler, Ressa ha organizado una discusión sobre los peligros de la "desinformación" de los medios sociales con Peter Pomerantsev, un operativo mediático neoconservador cuyo manifiesto de 2015, del que Michael Weiss es coautor, The Menace of Unreality (La amenaza de la irrealidad), fue un plan posmoderno para la censura de los medios. En esencia, el periódico equiparaba a todos los medios de comunicación respaldados por Rusia con "desinformación" y pedía "campañas de información pública" y la imposición de un sistema de clasificación de los medios de comunicación reconocido internacionalmente para combatirla. Pomerantsev es nombrado en documentos internos de la Iniciativa de Integridad como miembro de su "grupo" del Reino Unido.


Comentario: La "amenaza" para estas personas es, de hecho, ¡la realidad! Todo lo que hacen es negar, tergiversar, ocluir la realidad.


En mayo de 2017, The Intercept se asoció con Rappler para publicar una serie de filtraciones de inteligencia de señales que revelaron el contenido de una amigable conversación telefónica entre el presidente Donald Trump y Duterte. No se explicó cómo se obtuvieron estas filtraciones (¿SIGINT de la NSA?). Pero la conexión de Omidyar -él era un apoyo clave de ambos medios- fue innegable. Así, la logística periodística continuó.

Mientras que The Intercept ha establecido una reputación por exponer los abusos del Estado de seguridad en los Estados Unidos, la misión de Rappler en las Filipinas parece tener un programa ulterior y totalmente opuesto. Al anunciar la inversión de Omidyar en el sitio de medios digitales, Rappler promocionó su modelo de negocio único y posiblemente extremadamente espeluznante.

La descripción de Rappler de su juego de herramientas digitales sugiere por qué Omidyar -un magnate que ha confiado en las innovaciones de alta tecnología y en las conexiones de seguridad nacional para construir su imperio empresarial- podría haber estado muy ansioso por añadir este sitio web aparentemente al azar a su extenso portafolio.

Los detalles son tan inquietantes que vale la pena citarlos en su totalidad:
"Utilizando un modelo patentado de compromiso del usuario y una herramienta de análisis de datos de mapeo de la comunidad, Rappler rastrea cómo se mueven las historias y las emociones a través de su comunidad. Comienza con un medidor de estado de ánimo en cada historia, un esfuerzo para capturar las reacciones no racionales. Desarrollado con psicólogos y sociólogos, el medidor del estado de ánimo se basa en una investigación que muestra que hasta en un 80% el cómo las personas toman decisiones en sus vidas no se trata de lo que piensan, sino de cómo se sienten.

Cada voto en el medidor de estado de ánimo es agregado por el navegador de estado de ánimo en el centro de la página de inicio, una forma novedosa de navegar por un sitio de noticias. Es la más simple de las iniciativas de crowdsourcing de Rappler, que incluye una plataforma de colaboración para la reducción y gestión del riesgo de desastres...".
El "modelo patentado de compromiso del usuario" de Rappler y la "herramienta de análisis de datos de mapeo comunitario" evocan el tipo de aparato de vigilancia corporativa al que un introvertido obsesionado por la privacidad como Omidyar podría oponerse. Pero para los titanes de la alta tecnología como él, los beneficios de perfeccionar este modelo superan claramente los costos sociales.

Como Yasha Levine, el autor de El Valle de la Vigilancia: La Historia Militar de Internet, dijo a MintPress:
"Este tipo de enfoque multinivel, que combina una iniciativa de negocios de periodismo a nivel de la interfaz del usuario con un sistema de gestión de riesgos de perfiles de comportamiento en la parte de soporte informático, está muy en línea con la visión de Omidyar de cómo utilizar la tecnología para gestionar la sociedad y ganar dinero en el proceso.

El uso de perfiles de usuario y seguimiento del comportamiento para gestionar y dirigir todas las áreas de la vida moderna: periodismo, transporte, banca y finanzas, y administración gubernamental es fundamental para la mayoría de sus inversiones. Para él no se trata sólo de gestionar un único servicio, sino de integrar cosas para dar a los tecnócratas, ejecutivos de empresas y funcionarios de gobierno una visión divina del mundo, para gestionar y controlar la sociedad de forma más eficiente".

Comentario: Es decir, desean suplantar "la visión divina del mundo" (es decir, la realidad objetiva) haciéndose a sí mismos "dioses" y viendo lo que desean que suceda en el mundo. "La visión satánica del mundo" sería una expresión más apropiada.


El fundador de eBay no es el único miembro notable de la élite cuyo interés se despertó al conocer el inquietante modelo de seguimiento de usuarios de Rappler. Rappler se jactó unos meses antes de la inversión de Omidyar de que un grupo llamado North Base Media (NBM) también había decidido inyectar dinero en la autodenominada "red social de noticias".

NBM, según Rappler, fue fundada por "un triunvirato de los mejores periodistas" compuesto por Marcus Brauchli, un exeditor de The Washington Post y Wall Street Journal, y "los periodistas veteranos Sasa Vucinic y Stuart Karle". Este último fue jefe de operaciones de Reuters, mientras que la fama del primero, según Rappler, es que "fue expulsado de la antigua Yugoslavia por el entonces presidente serbio Slobodan Milosevic".


Comentario: Por una muy buena razón, sin duda.


Tres años después de la desintegración de Yugoslavia, Vucinic crearía el Fondo de Inversión para el Desarrollo de los Medios de Comunicación con el capital inicial del multimillonario George Soros.


Comentario: ¡Traidores del mundo, uníos!


Considerando el bien documentado apetito de Soros por el cambio de régimen y la implicación de Vucinic con el inversor, el interés de NBM en una compañía de medios de comunicación que se jacta abiertamente de su capacidad para seguir no sólo los movimientos sino también los "estados de ánimo" de sus lectores empieza a tener sentido.

Cuando la insurrección y la inestabilidad ocurren en casa de los enemigos de Estados Unidos, el Open Society Institute (Instituto de Sociedad Abierta) de Soros a menudo es sorprendido en la travesura. Ian Traynor, de The Guardian, documentó el papel de Soros en el fomento de la "Revolución Naranja" de Ucrania de 2004, que describe como "una creación estadounidense, un ejercicio sofisticado y brillantemente concebido en el ámbito de la marca occidental y el marketing masivo que, en cuatro países durante cuatro años, se ha utilizado para intentar salvar elecciones amañadas y derribar regímenes desagradables".


Comentario: Haciendo todo lo que sea necesario para manipular las elecciones e instalando regímenes realmente desagradables.


Trayonr reporta:
"El Instituto Nacional Demócrata del Partido Demócrata, el Instituto Republicano Internacional del Partido Republicano, el Departamento de Estado de Estados Unidos y USAID son las principales agencias involucradas en estas campañas populares, así como la ONG Freedom House y el Open Society Institute del multimillonario George Soros."
Con esta historia en mente, es fácil entender por qué el viejo amigo de Soros, Sasa Vucinic, podría considerar las herramientas de monitorización de usuarios de Rappler como una inversión que vale la pena. En junio de 2018, Rappler lanzó su "brazo de compromiso civil", MovePH, que describe como "un ecosistema de acción cívica que facilita y hace posible la colaboración hacia el progreso sostenible y la construcción de la nación".

"¿Quiere ser parte de un movimiento más grande?" pregunta Rappler. "¿Tiene un evento o actividad que necesite un impulso adicional de los medios sociales? ¿Quiere aprovechar el poder de los medios sociales para amplificar la defensa de su grupo?"

MovePH, afirma Rappler, está aquí para guiarle "si usted es un individuo o un miembro de una organización no gubernamental u organización estudiantil". Se invita a las personas que deseen desplazarse a una reunión en la sede de Rappler.

Impulsar una red de jóvenes para el cambio de régimen en Zimbabue

El deseo de Omidyar de provocar movimientos sociales "más grandes" no se limita a Filipinas, ni al mundo de los medios de comunicación. Su Red Omidyar se coordina abiertamente con el Departamento de Estado de Estados Unidos y con los recortes de inteligencia, actuando como un brazo de fondos privados, como lo hizo la Fundación Ford durante la Guerra Fría. En todo el mundo, está creando nuevas oportunidades para sí mismo al ayudar a Estados Unidos en su campaña por un cambio de régimen bajo el pretexto de la "promoción de la democracia".
Omidyar Network

"3. Acción. Es un reto convertir a los lectores pasivos en ciudadanos activos. Para motivar a los ciudadanos y gobiernos a actuar por el interés público, el contenido debería ser políticamente oportunista y estar ligado a promesas no cumplidas." De un informe patrocinado por la Red Omidyar sobre "El poder de innovación de la gente en los medios de comunicación en África Occidental". [omidyar.com/sites/default/files/file_archive/Pdfs/2016_People-Powered-Media-Innovation-in-West-Africa-2.pdf]
En noviembre de 2017, dos semanas antes de la dimisión del líder de Zimbabue Robert Mugabe, el gobierno del país arrestó a una joven estadounidense llamada Martha O'Donovan y la acusó de intentar interferir en la política del país. Según los fiscales, O'Donovan había "buscado sistemáticamente incitar al descontento político mediante la expansión, el desarrollo y el uso de una sofisticada red de plataformas de redes sociales, así como la gestión de algunas cuentas de Twitter".

O'Donovan, a quien se le concedió inmediatamente la libertad bajo fianza y se le retiraron los cargos meses después, no actuaba sola. De hecho, era empleada de la Red de Activistas Culturales de Magamba, una ONG con sede en Harare que funcionó gracias a una subvención de 280.000 dólares de la Red Omidyar. Afirmando "utilizar formas creativas de activismo juvenil para abrir el espacio democrático en Zimbabue", el grupo sirvió como incubadora de una serie de iniciativas, desde festivales de hip-hop hasta sátira y medios digitales, lo que agitó el activismo juvenil contra la clase política dirigente.

Kalabash, uno de los medios de comunicación surgido de la red Magamba de Omidyar, presume de "un estilo juvenil, urbano ¡y deliberadamente irrespetuoso hacia la autoridad!" Una rápida visita al sitio mostrará a una serie de comentarios incendiarios, la mayoría de ellos de un solo escritor, contra el sucesor de Mugabe del partido ZANU-PF, Emanuel Mnangagwa, junto con una visión general de un proyecto de ley de sanciones de los Estados Unidos contra Zimbabue.

Open Parly, otro centro de activismo en línea generado por la red Magamba, se jacta de tener varias campañas exitosas de hashtag que aumentaron la presión sobre el gobierno el año pasado. En 2016, Zimbabue vio estallar protestas tras una avalancha de activismo en torno a un único hashtag, #ThisFlag, que The Guardian describió como un "movimiento accidental para el cambio".

En el evento de la Iniciativa Global Clinton 2011, Humanity United, de Omidyar, anunció una asociación con Virgin Unite, de Richard Branson, llamada "Enterprise Zimbabue". El objetivo de la iniciativa era "catalizar las inversiones de donantes filantrópicos y comerciales para financiar pequeñas y medianas empresas e iniciativas de desarrollo social". Hoy en día, el sitio web de la iniciativa está inaccesible y Virgin también ha borrado su página.

Para este esfuerzo, el entonces presidente Mugabe apodó a Branson como un "buitre disfrazado de ángel", mientras que un columnista del partido gobernante denunció los intentos de Branson de "recolonizar Zimbabue". La iniciativa "Enterprise Zimbabwe" y su fracaso ofrecen una indicación bastante clara de los motivos por los que Omidyar respalda la oposición histórica a Mugabe.


Comentario: Mugabe tenía razón; basta con mirar a Branson hoy con sus falsos esfuerzos democráticos en Venezuela. A ese oligarca británico le importa un bledo "darle poder a la gente de color"; ¡quiere hacer crecer su imperio empresarial consiguiendo que sus recursos sean baratos!


Aunque no se puede negar la profundización de la fuente de la oposición popular al gobierno electo de Zimbabue, también está claro que las subvenciones estratégicas de Omidyar han reforzado su impacto. Su intromisión complementa el papel histórico del gobierno británico, que durante mucho tiempo ha intentado desentrañar el bloqueo del poder del ZANU-PF, y de Estados Unidos, que ha apoyado a la oposición de Zimbabue a lo largo de los años a través de la USAID y el Legado Nacional para la Democracia (National Endowment for Democracy o NED).

Asociación con los intermediarios de la CIA para el cambio de régimen

A lo largo de los años, Omidyar ha invertido junto con el NED y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en lugares estratégicos de todo el mundo. De hecho, el brazo mediático del NED, el Centro Internacional de Asistencia a los Medios de Comunicación (CIMA), enumera a la Red Omidyar como una organización asociada que está "abordando las causas fundamentales del déficit de confianza mundial" en los medios de comunicación convencionales.

El NED fue fundado en 1983 tras una serie de escándalos que pusieron al descubierto las sangrientas acciones encubiertas de la CIA contra gobiernos extranjeros. "Sería terrible que los grupos democráticos de todo el mundo fueran vistos como subsidiados por la CIA", dijo el presidente del NED Carl Gershman al New York Times en 1986. "Lo vimos en los años sesenta, y por eso se ha dejado de hacer. No hemos tenido la capacidad de hacer esto, y por eso se creó el legado".


Comentario: Específicamente, en ese momento, se trató de "sangrientas acciones encubiertas" en América Central y del Sur, por cierto.


Otro fundador de NED, Allen Weinstein, admitió a David Ignatius del Washington Post, "Mucho de lo que hacemos hoy en día fue hecho encubiertamente hace 25 años por la CIA".

Desde su fundación, tanto el NED como USAID han desempeñado un papel fundamental en las operaciones de cambio de régimen. El NED financió a grupos detrás del intento de golpe contra el presidente venezolano Hugo Chávez en 2002; ayudó a impulsar otro golpe en Haití dos años después, y colocó noticias falsas en importantes publicaciones como Associated Press y New York Times. Mientras tanto, USAID fue denunciada por crear una falsa plataforma de redes sociales en Cuba llamada Zunzuneo que tenía como objetivo provocar una revolución del color.

Ambos equipos del gobierno de Estados Unidos han desempeñado un papel fundamental para mantener a Ucrania en la esfera de influencia occidental. Y Omidyar ha estado a su lado, complementando su trabajo con aportaciones de dinero en efectivo a los grupos de la sociedad civil pro-OTAN.

Pierre Omidyar: En Venezuela, no pudimos detener a Chávez. No cometan el mismo error.- The Washington Post.
En 2012, la USAID del Departamento de Estado inyectó dinero en una red de ONG ucranianas llamada Center UA, aportando más de la mitad de su presupuesto. La mayor parte de la financiación restante que estas ONG recibieron fue de Omidyar, quien entregó casi 200.000 dólares en 2012.

Apenas un año antes, Omidyar había invertido 335.000 dólares en el Centro UA, alegando que la donación estaba simplemente diseñada "para amplificar las voces de los ciudadanos ucranianos". El grupo está afiliado a Oleh Rybachuk, uno de los principales arquitectos de la llamada Revolución Naranja de Ucrania, que cambió el gobierno para apoyar a Occidente en 2004. En 2014, este grupo "desempeñó un papel importante en la puesta en marcha de la protesta [del Maidán]", según el Financial Times. Apenas un año antes, las inversiones de Omidyar en el equipo superaron el millón de dólares en total.

En los meses previos al Euromaidán, Omidyar se asoció con la Embajada de Estados Unidos en Kiev para fundar Hromadske, un canal ucraniano de noticias que transmitía el mensaje del cambio de régimen día tras día. Recientemente, Hromadske presentó un programa de radio que formaba parte de la Red Internacional de Verificación de Hechos, financiada por Omidyar.


Comentario: En realidad, es una nota al margen interesante. No sólo se establecieron operaciones de noticias falsas para generar una revolución falsa en Ucrania que condujo a un sangriento golpe de Estado, sino que esas operaciones de noticias falsas se unieron a los paneles de los principales comités en Bruselas y en otros lugares para decidir qué son y qué no son noticias falsas en todo Occidente en general.


En la ceremonia de entrega de premios de 2018 del Comité para la Protección de los Periodistas, otra organización respaldada por Omidyar, la periodista ucraniana Anastasiya Stanko recibió el Premio Internacional a la Libertad de Prensa. Stanko era una de las fundadoras del Hromadske, apoyado por Omidyar. Así pues, los periodistas que celebraron la supuesta rendición de cuentas de intereses poderosos continuaron, sin disminuir y sin que se les reconociera.

Max Blumenthal: Un medio fundado por el multimillonario de tecnología Pierre Omidyar anuncia un premio para una empleada de un medio fundado por Omidyar en la cena de gala de una organización fundada por Omidyar. IPFA exhibe la intersección entre el periodismo, la oligarquía y el poder estadounidense suave.
El entusiasmo de Omidyar por el imperio estadounidense parece estar motivado tanto por sus propios resultados como por el celo ideológico. Habiendo ganado su fortuna a través de eBay y Paypal, el multimillonario está buscando atar a los pobres, que dependen del dinero en efectivo, a un sistema de transferencias electrónicas rentables a través de una iniciativa llamada "Better Than Cash Alliance" ("Alianza Mejor que el Efectivo"). Según Omidyar Partners, "la organización se centra en abandonar los pagos en efectivo para mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en zonas de bajos ingresos y que carecen de acceso a pagos digitales más eficientes". Sus socios en esta falsa alianza humanitaria incluyen destacados altruistas como Mastercard, Visa Inc. y USAID.


Comentario: Además, es un activista de la sociedad sin dinero. Verdaderamente, estas criaturas son los siervos de Satanás.


El primer empleado de Omidyar en eBay, el multimillonario Jeffrey Skoll, también se ha asociado con USAID. De hecho, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton anunció una empresa conjunta de USAID y la Fundación Skoll de 44,5 millones de dólares en 2012.

Como MintPress informó anteriormente, el Foro Mundial de Skoll ha acogido a miembros de la organización Cascos Blancos, una operación de influencia internacional que se estableció con fondos de USAID para estimular el apoyo público a la intervención de Estados Unidos en Siria.

Omidyar parece tener vínculos propios con la guerra de poder contra Siria: una directora de Omidyar Network, Amy Regas -a cargo de la campaña neoliberal de "derechos de propiedad" del grupo- es la exdirectora de una empresa privada de ayuda y desarrollo, notoriamente opaca, llamada Chemonics. Esta fue la empresa contratada por USAID para entregar 35 millones de dólares en fondos y equipos a los Cascos Blancos en territorio bajo el control exclusivo de los insurgentes sirios, incluida la provincia de Idlib, que actualmente está bajo el control total de la filial local de Al Qaeda de Siria.

Además, Omidyar ha contribuido en gran medida a una organización llamada News Deeply. Fundada por una exconsultora de McKinsey llamada Lara Setrakian, la operación de medios de comunicación de 2,5 millones de dólares es la editora de Syria Deeply, un medio de comunicación que ofrece comentarios y análisis desde una perspectiva casi uniformemente favorable a la oposición, incluso por parte de los directores de la Sociedad Médica Siria Americana, fundada por USAID.

En la tercera parte, exploraremos cómo la participación de Omidyar en varias empresas que han promovido el cambio de régimen sirio ha desembocado en la campaña mediática que ha emprendido contra el legislador estadounidense más prominente que ha desafiado la guerra de poder de Estados Unidos en Siria.

[Lea la primera parte de la investigación de Rubinstein y Blumenthal sobre Pierre Omidyar.]
Sobre los autores

Alexander Rubinstein es redactor de MintPress News, con sede en Washington, DC. Reporta sobre la policía, las prisiones y las protestas en los Estados Unidos y la vigilancia policial de los Estados Unidos en el mundo. Anteriormente trabajó para RT y Sputnik News.

Max Blumenthal es el fundador y editor de GrayzoneProject.com, coanfitrión del podcast Moderate Rebels, autor de varios libros y productor de largometrajes documentales, incluyendo el recientemente estrenado Killing Gaza. Síguelo en Twitter en @MaxBlumenthal.