El ministro del Interior iraquí, Yassin al-Yasiri, dice que Bagdad ha formado una serie de comités encargados de garantizar la retirada de fuerzas extranjeras.
Soldados EEUU
© army.mil
Soldados de EE.UU. durante entrenamiento en Irak, 31 de octubre de 2018.
En una reunión con el embajador británico en Irak, Stephen Hickey, mantenida el jueves en Bagdad (capital iraquí), Al-Yasiri informó que los comités de hecho están a cargo de implementar un proyecto de ley del Parlamento aprobado el pasado 5 de enero para expulsar a las tropas extranjeras del país árabe.

"La decisión sobre la expulsión de las fuerzas extranjeras fue tomada por un voto decisivo en el Parlamento. El Gobierno (iraquí), por lo tanto, estableció comités para llevar a cabo la decisión de una manera que salvaguarde la seguridad y la soberanía del país", sostuvo el ministro iraquí.

Al-Yasiri también pidió que se mejore la cooperación bilateral entre Bagdad y Londres en varias áreas, y en coherencia con los principios de respeto mutuo e intereses comunes.

Hickey, a su vez, afirmó que la retirada de los soldados extranjeros liderados por EE.UU. de Irak resultaría en la reaparición del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), y solicitó una revisión del proyecto de ley del Parlamento iraquí.

Eso mientras Estados Unidos es considerado como uno de los patrocinadores del terrorismo y su apoyo a la banda takfirí Daesh en la región, incluso en el mismo Irak, se ha revelado en distintas ocasiones.

La decisión del Parlamento iraquí se produjo justo dos días después de que EE.UU., en una operación terrorista en Bagdad, asesinara al comandante de Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, y otros de sus compañeros militares.

Millones de iraquíes salieron el viernes 24 de enero a las calles para expresar su rechazo a la presencia de las tropas estadounidense en su país. De hecho, los iraquíes, dieron una respuesta multitudinaria a la convocatoria de los altos líderes de los movimientos de Resistencia, después del referido ataque aéreo estadounidense en Bagdad.