Traducido por el equipo de Sott.net en español

No hay mucho de que reírse en estos días, pero la noticia de que los fumadores podrían estar protegidos contra el Covid-19 es ciertamente una de ellas. Considerando varios estudios que demuestran que los fumadores están escasamente representados en las unidades de coronavirus, el renombrado neurocientífico francés, Jean-Pierre Changeux, está trabajando en un ensayo de control aleatorio para probar el efecto de los parches de nicotina en los pacientes de Covid-19.
smoker china covid-19

Él estará bien.
Esto está lejos de ser una teoría descabellada. Changeux ha explicado su hipótesis en detalle aquí. En términos simples, dice que los receptores nicotínicos de acetilcolina juegan un papel clave en el desarrollo de la enfermedad y que la nicotina puede frenarla. Si tiene razón, y la burlona heurística dice que la tiene, no sólo salvaría miles de vidas, sino que también sería el blanco de los grupos de "salud pública" que han estado afirmando que el fumar y el vapeo son factores de riesgo para el Covid-19.

Estos grupos están tan acostumbrados a mentir impunemente que no perdieron tiempo en afirmar que el tabaquismo causaba complicaciones del coronavirus cuando comenzó la pandemia. En los EE.UU., los periódicos se han llenado de informes de que los fumadores y los vapeadores "pueden" estar en mayor riesgo de contraer el Covid-19, una afirmación ambigua que no requiere de ninguna prueba. Un grupo de médicos de Nueva York instó al gobernador Andrew Cuomo a prohibir la venta de todos los productos derivados del tabaco y los cigarrillos electrónicos con la falsa premisa de que "cada vez hay más pruebas que demuestran la relación entre el consumo de tabaco y el aumento del riesgo del Covid-19 progresivo". Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud ha estado tomando descansos ocasionales de su adulación al Partido Comunista Chino para hacer declaraciones carentes de evidencia sobre la "probabilidad" de que los fumadores sufran más del coronavirus.

Hace tres semanas, la organización Public Health England de Inglaterra investigó la literatura emergente y encontró un estudio de China en el que participaron un total de cinco fumadores hospitalizados con Covid-19, de los cuales tres sufrieron síntomas graves. A partir de esta migaja de pruebas, hicieron la asombrosa afirmación de que "los fumadores con Covid-19 tienen 14 veces más probabilidades de desarrollar una enfermedad respiratoria grave".

El organismo debería haber prestado más atención a los pocos fumadores que había en el hospital. En un país donde el 27% de los adultos fuman, sólo el 6,4% de los casos de Covid-19 eran fumadores. Esto no fue un hallazgo casual. Desgraciadamente para el grupo de presión antitabaco, los fumadores han estado extrañamente poco representados en todos los estudios sobre los que se dispone de datos de prevalencia del tabaquismo. Constituyeron sólo el 1,4% de los casos en Zhang et al, el 6,7% en Wan et al, el 3,9% en Mo et al, el 7% en Huang et al, el 9% en Dong et al, el 10% de los casos en Yang et al, el 1,9% en Guan et al, el 6% en Zhou et al, y el 6,4% en Liu et al. En Shi et al, sólo el 8,2% de los casos tenían algún antecedente de tabaquismo.

El Dr. Konstantinos Farsalinos, de la Universidad de Patras, en Grecia, se dio cuenta de este fenómeno desde el principio y puso en línea un estudio preliminar a finales de marzo. Señaló que "se observó una prevalencia inusualmente baja del tabaquismo actual entre los pacientes hospitalizados de Covid-19", lo cual "no apoya el argumento de que el tabaquismo actual es un factor de riesgo para la hospitalización de Covid-19, y podría sugerir un papel protector".

Unos días antes, un grupo de médicos del Royal Glamorgan Hospital había escrito al British Medical Journal para señalar que la nicotina protege contra el tipo de reacciones inflamatorias agudas que se observan en los pacientes de Covid y que "el simple uso de parches de nicotina debería considerarse y discutirse urgentemente". Nadie prestó mucha atención, pero las pruebas que apoyaban la hipótesis del tabaquismo continuaron escabulléndose.


Comentario: No se moleste con los parches. El fumar es tan efectivo precisamente porque pasa a través de los pulmones.


El 3 de abril, el Centro de Control de Enfermedades de EE.UU. publicó los datos de miles de casos de Covid-19 estadounidenses. Una vez más, la proporción de fumadores fue diminuta, sólo el 1,3%. Incluso los exfumadores estaban significativamente poco representados (2,3%).

El estudio epidemiológico más completo apareció una semana después. A partir de los datos de 4.103 pacientes de Covid en la ciudad de Nueva York, un equipo de investigadores descubrió que los antecedentes de tabaquismo se asociaban a una reducción del 29% del riesgo de hospitalización con Covid-19 y, contrariamente a las afirmaciones de la organización Public Health England, los fumadores no tenían más probabilidades de sufrir gravemente la enfermedad si eran hospitalizados. Los autores habrían encontrado una reducción aún más marcada del riesgo para los fumadores actuales si los hubieran separado de los exfumadores en su análisis, pero incluso los resultados tal como se publicaron fueron sorprendentes.

Esta semana, un grupo de académicos franceses publicó su estudio sobre 343 pacientes de Covid, de los cuales sólo el 4,4% eran fumadores diarios. Según los autores, el estudio "sugiere firmemente que los fumadores diarios tienen una probabilidad muy inferior de desarrollar una infección sintomática o grave de SARS-CoV-2 en comparación con la población general". Este parece haber sido el estudio que impulsó al Profesor Changeux a hacer público su proyecto de investigación.

La gente se burló cuando Emmanuel Macron eximió a los quioscos de tabaco del encierro de Francia sobre la base de que proporcionan un servicio esencial. ¿Quién se está riendo ahora?

No pretendo adelantarme a las conclusiones de la investigación del profesor, pero consideremos por un momento las implicaciones políticas de que la nicotina sea el único profiláctico probado y comprobado para el Covid-19. Podríamos emitir Lucky Strikes con receta. Podríamos #AplaudirPorNuestrosCigarrillos todos los jueves por la noche. El argumento para cerrar la organización Public Health England sería más sólido que nunca. Podríamos abrir los pubs, pero sólo para fumadores y vapeadores. Podríamos permitir que algunos no fumadores disfruten de los posibles beneficios de la exposición pasiva, pero sólo si se mantienen a dos metros de distancia. Hay mucho por lo que apostar.

La guinda del pastel sería que el British American Tobacco fuera el primero en salir a escena con una vacuna. Todos los que trabajan para la Organización Mundial de la Salud tendrían que renunciar a la vacunación por principio y confiar en la inmunidad del rebaño. Los fumadores, por supuesto, serían puestos al frente de la cola para la vacunación. Ellos pagaron por ello, después de todo.

No nos adelantemos. Pero, por Dios, ¿no sería divertidísimo?
Sobre el autor

Christopher Snowdon es director de economía del estilo de vida en el Instituto de Asuntos Económicos. También es el coanfitrión de "Last Orders", el podcast de spiked sobre el Estado paternalista.