El misionero español simboliza el respeto y la educación de los indios así como el pasado español de California.
Agenda globalista-nihilista: Activistas derriban la estatua de Fray Junípero Serra en el Golden Gate Park de San Francisco

Momento en el que cae la estatua del misionero español en San Francisco
Cerca de medio millar de manifestantes entraron ayer en el Golden Gate Park de San Francisco con el fin de derribar nuevas estatuas. Entre ellas la efigie en bronce de otra figura hispana de EE.UU., en este caso la de Fray Junípero Serra. Este franciscano español, lejos de ser un «genocida» o un «racista», según destaca el Spanish Council en un comunicado, representó a lo largo de su vida todo lo contrario, el cuidado y la enseñanza a los indios, así como la fundación de las misiones que dieron lugar a muchas ciudades en California.


Los vídeos corrieron por las redes sociales desde primera hora de hoy, por la diferencia horaria, y en ellos se aprecia cómo tiran con cables la gran estatua del fraile español. Poco después también se encargaron de vandalizar con pintura el monumento a Cervantes, sobre el que pintaron «Bastard».

No fue el único hecho, puesto que en Washington derribaron la efigie del general confederado Albert Pike.

De inmediato las redes mostraron la protesta de ciudadanos y amantes de la historia que se quejaron de esta ola destructiva del patrimonio y que señala a figuras de la cultura hispánica como representantes de la esclavitud que están muy lejos de haber podido representar. En el caso de Fray Junípero es justamente lo contrario.

Así en un tuit del divulgador de historia española y politólogo Javier Santamarta:


Este tipo de reacciones contrasta con la tibia respuesta del embajador de España en Estados Unidos, Santiago Cabanas, que se ha limitado a asegurar, ante los actos vandálicos contra estatuas de Cristóbal Colón en Estados Unidos, que la Embajada va a seguir defendiendo el legado español en el país. «Hace ya mucho que defendemos ese legado, esa historia compartida que tendemos que nos enriquece a todos, lo hemos hecho y lo vamos a seguir haciendo», fue la respuesta de la que ya dimos cuenta en ABC, hace una semana. Y desde entonces no ha habido novedad, a pesar de las nuevas tropelías contra monumentos a Colón, Oñate y otros representantes de la historia española de Estados Unidos.

Agenda globalista-nihilista: Activistas derriban la estatua de Fray Junípero Serra en el Golden Gate Park de San Francisco
© Reuters
La estatua fue vandalizada y pintada de rojo, abandonada boca abajo en el parque junto a su pedestal
Fray Junípero nació el 24 de noviembre de 1713 en Petra, Mallorca, en una familia de origen humilde que le bautizó como Miguel José. Tras sus primeros estudios decidió seguir la carrera eclesiástica y emitió sus votos religiosos el 15 de septiembre de 1731, pasándose a llamar Junípero, recuerda en el comunicado The Hispanic Council.

A pesar de ser un distinguido catedrático decidió seguir su vocación misionera y en 1749 viajó hasta el Colegio de Misionaros de San Fernando en la capital de México, desde donde viajó a Sierra Gorda, tierras donde evangelizó a la población nativa durante más de 8 años.

En 1769, junto a Gaspar de Portolá, encabeza la Santa Expedición para el asentamiento de España en la Alta California. Allí, como veremos, desarrolló una labor de evangelización incesante, siempre al servicio de las poblaciones nativas.

Agenda globalista-nihilista: Activistas derriban la estatua de Fray Junípero Serra en el Golden Gate Park de San Francisco

Así quedó el monumento a Cervantes
Así, su labor como misionero le llevó a fundar 9 de las 21 misiones de España en California como la de San Diego de Alcalá, que da nombre a la ciudad actual. En ellas sirvió a la comunidad nativa, evangelizando a las poblaciones locales y proveyéndoles de oficios, educación y alimentos. Fallecería el 28 de agosto de 1784 en la misión de San Carlos Borromeo, cerca de Monterrey.

Tal y como recordó en declaraciones a ABC Peter M. Escalante, actual párroco de la misión basílica de San Diego de Alcalá «El padre Serra trató a los nativos que venían a la misión como un padre a sus hijos.» Tal fue su entrega, que el papa Francisco le canonizó, convirtiéndose así en el primer santo hispano de Estados Unidos. El Papa afirmó que este franciscano español «buscó defender la dignidad de los indígenas que evangelizó.»

Este nuevo ataque a su figura carece de rigor histórico. Es también un ataque al legado hispano de EEUU y de California, que se debe cuidar y respetar, concluye The Hispanic Council.

Agenda globalista-nihilista: Activistas derriban la estatua de Fray Junípero Serra en el Golden Gate Park de San Francisco
© AFP
Estatua del general confederado Albert Pike, en Washingon