El organismo convocó a mejorar los servicios de salud para esta población al conmemorarse el Día Internacional de las Personas Mayores.
Adultos mayores
© Pedro Pardo / AFP
Personas mayores reciben ayudas sociales durante la pandemia de coronavirus. Ozumba, Estado de México. 3 de abril de 2020.
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que los sistemas de salud en la región no están respondiendo adecuadamente a las necesidades de los adultos mayores de 60 años, a pesar de que son los más afectados por la pandemia de coronavirus.

Si bien el informe recalca que todas las personas están en riesgo de contraer el covid-19, las mayores tienen más probabilidades de enfermar gravemente si se infectan, en particular los que tienen 80 años o más, y que están muriendo a una tasa cinco veces mayor que la media.


Comentario: Es decir, como con cualquier otra enfermedad, la población más débil se encuentra en mayor riesgo. Algo que venimos diciendo en SOTT desde el principio de toda esta supuesta pandemia.


Agregó que el informe de Naciones Unidas "El impacto del Covid-19 en las personas mayores" sugiere que este resultado puede deberse a condiciones subyacentes, que afectan al 66 % de las personas mayores de 70 años.

Por ello, en el marco del Día Internacional de las Personas Mayores, que se conmemora este jueves, el organismo hizo un llamado a los países para que brinden una atención integral, integrada y centrada en la persona, así como servicios de salud primaria que respondan a las necesidades de las personas mayores.

"Si bien las residencias o centros de atención a largo plazo han sido las más afectadas, y representan entre el 40 % y el 80 % de las muertes por covid-19 en todo el mundo, en las Américas, donde es más probable que el cuidado de los adultos mayores se lleve a cabo en el hogar, el distanciamiento físico constituye un desafío particular", explicó.

Cada vez más

La OPS señaló que para 2050 se estima que se duplicará el número de personas mayores de 60 años tanto a nivel mundial como en la región de las Américas y que, en 2025, esta población representará el 18,6% del total de la región.

"América Latina y el Caribe es la segunda región de más rápido crecimiento en términos del número de personas mayores de 60 años, detrás de África. Sin embargo, el aumento de la esperanza de vida no se traduce en calidad de vida", alertó la organización.

Con respecto a casos individuales, la OPS señala que los datos oficiales de Brasil informaron que el 76 % de las muertes relacionadas con la pandemia de febrero a septiembre del 2020 se dieron en adultos mayores.

Lo mismo ocurrió en Perú, en donde las personas mayores de 70 años tuvieron las tasas más altas de mortalidad por coronavirus de marzo a mayo de 2020.

El panorama se repite en el norte del Continente, ya que las estimaciones de Canadá demuestran que más del 80 % de las muertes durante la emergencia sanitaria mundial se han producido en residencias o centros de atención a largo plazo, en donde viven precisamente personas mayores.

Envejecimiento saludable

Carissa F. Etienne, directora de la OPS, destacó que la pandemia ha enfatizado las necesidades y vulnerabilidades que tienen las personas mayores en lo que respecta a su derecho a la salud.

"Con demasiada frecuencia no escuchamos sus voces y perspectivas cuando se trata de su atención. Las personas mayores tienen el mismo derecho a recibir cuidados que cualquier otra persona. Ninguna vida es más valiosa que otra", advirtió.

Incluso antes de la pandemia, recordó, más del 50 % de las poblaciones mayores en algunos países de ingresos bajos y medianos ya carecían de acceso a algunos servicios de salud esenciales, problema que el coronavirus ha exacerbado.


Enrique Vega, jefe de la Unidad de Curso de Vida Saludable de la OPS, afirmó que no basta con garantizar que los adultos mayores tengan acceso a los servicios básicos de salud, ya que es necesario que se adapten a sus necesidades específicas.


"La forma en que cada persona mayor puede verse afectada por el covid-19, o cualquier otra enfermedad, depende de su salud física y mental en general, por lo que la atención y el tratamiento siempre deben tener esto en consideración", dijo.
El funcionario explicó que este año marca el inicio del Decenio del Envejecimiento Saludable, que está basado en la necesidad de que los gobiernos, la sociedad civil, las agencias internacionales, los medios de comunicación y otros trabajen juntos para mejorar la vida de las personas mayores, sus familias y sus comunidades, y para abordar la discriminación por edad, así como los estigmas.
"El envejecimiento saludable consiste en desarrollar y mantener las habilidades funcionales que permitan el bienestar en la vejez", señaló.