"La situación es políticamente demasiado inestable para una rápida y masiva ayuda financiera de la UE", escribe Friedrich Leopold Sell.
dsadsadsa
© EFE
Pedro Sánchez durante su comparecencia junto al primer ministro portugués, Antonio Costa.
'¿Es España un Estado fallido y cómo debe tratar la UE a ese miembro?', es el titular de la tribuna publicada esta sábado en el Neue Zürcher Zeitung, por Friedrich Leopold Sell, profesor de economía en la Universidad Bundeswehr de Múnich, presidente del consejo científico del Instituto de Investigación Económica de Halle y vicepresidente de estudios de la Academia de Negocios y Administración de Múnich.

"Una rápida y masiva ayuda financiera de la UE para la España plagada de Covid-19 no está actualmente justificada. La situación es políticamente demasiado inestable. Puede ser que se necesite más bien al Banco Mundial o al FMI para identificar primero proyectos significativos que merezcan apoyo", escribe Sell en el Neue Zürcher Zeitung, el periódico más influyente de Suiza y considerado afín a la banca helvética.

'¿España fracasada?', titula este sábado su tribuna en Telos, Benoît Pellistrandi, historiador e hispanista francés. "Para España se dibuja un horizonte de crisis sistémica", añade.

"Más grave aún ha sido la demostración de la incapacidad del sistema para organizar una solidaridad interterritorial. Sólo dos enfermos han sido trasladados del hospital de una comunidad a otra", critica el historiador francés.


Comentario: La falta de solidaridad entre autonomías es algo pactado por las facciones de la partidocracia antidemocrática enquistada en España, y parte del federalismo, o más bien confederalismo, que se pretende imponer para dividir definitivamente a los españoles.


"Es catastrófica la extrema tensión entre el Gobierno central y la Comunidad de Madrid. El conflicto está adquiriendo proporciones preocupantes, ya que revela que el Estado central dispone de pocas palancas de acción sobre las comunidades autónomas y se crea una competencia entre poderes basada únicamente en la lucha partidista", reflexiona Pellistrandi.

"Un debate sobre la Monarquía y la República está surgiendo, aunque no es en absoluto una prioridad en la mente del público español. Mientras los españoles se preocupan, con razón, por las consecuencias económicas y sociales, la clase política se entrega a debates estrictamente partidistas", concluye.