Traducido por el equipo de Sott.net

El
artículo de Bunch et al. sobre la ciudad bíblica de Tall el-Hammam, del que son coautores los Tusk, ha resultado ser una publicación dramática. Podría decirse que es el artículo de la revista científica más popular del mundo, y por turnos ha sido divulgado a millones de personas, calumniado por fanáticos anticristianos, salvado por un editor secular y, más recientemente, empleado por James Lawrence Powell para defender el propio método científico.
Tall el-Hammam

Tall el-Hammam
Inmediatamente después de su publicación, una turba de científicos en Twitter decidió que el artículo sobre el impacto cósmico de Tall el-Hammam era simplemente inaceptable. El desprestigio fue bautizado por los Tusk como #Pebblegate. A pesar del método científico y de siglos de disciplina epistemológica, estos actores de mentalidad estrecha e ideológica decidieron que una escuela bíblica con experiencia arqueológica, unida a un equipo de científicos de impacto bien acreditado y multidisciplinar, pero controvertido, no debía presentar su descubrimiento y debía ser suprimido.

En una petición opaca, elementos de la turba alegaron a Science Reports que las fotografías de la publicación eran fraudulentas. Los científicos encargados respondieron inmediatamente a la reclamación de molestia de forma cuidadosa y adecuada. No he mencionado aquí la controversia ni la respuesta del CRG, y he dejado que el asunto se desarrolle en los meses posteriores.

(Para conocer el contexto de las críticas, lea estos dos artículos de gran repercusión aquí y en The Bos. También puede ver la naturaleza de los desafíos aquí en PubPeer y Retraction Watch. ¿Ve la condescendencia y la actitud anticientífica? Cualquier persona razonable lo vería. Los antagonistas muestran sus colmillos de vigilantes sin prestar atención al método científico o a los datos realmente presentados en el artículo. Qué científico).

La conclusión con respecto a la impugnación del artículo es que Science Reports tomó una decisión admirable, aunque contracultural, al permitir que la "gente equivocada" publicara datos precisos de la manera correcta. A pesar de los aullidos de la izquierda científica hiperpolitizada e hipersecular, Science Reports mantuvo la publicación, pero exigió una aclaración adecuada sobre las fotos que acompañaban al artículo.
Algunos de los paneles de las figuras han sido manipulados para eliminar las características irrelevantes para el contenido científico representado en ellas (por ejemplo, cinta métrica, etiquetas de imágenes anteriores, dedos visibles, etc.). Los autores reconocen que este nivel de manipulación fue inapropiado y proporcionan las imágenes originales. [Énfasis añadido].
El rechazo de la petición de retractación fue un buen resultado, y digno de un informe final aquí en el Tusk.

Pero entonces apareció James Lawrence Powell. Originalmente un escéptico de la Hipótesis del Impacto de YD (Younger Dryas, Dryas Reciente en español), Powell se ha convertido en un vigoroso y hábil defensor de nuestra evidencia después de examinar de cerca los datos. Pero lo que es más significativo para la ciencia en general, JLP se ha convertido en un documentalista inestimable del rechazo patológico de los datos inconvenientes, que es aplicable a muchas otras áreas de investigación controvertida.

El Dr. Powell esbozó por primera vez el sólido pedigrí de nuestra investigación en un libro de lectura obligada sobre la historia de la teoría. El otoño pasado condensó su pensamiento sobre el debate en un artículo magistral que revela las tergiversaciones maliciosas y las maniobras anticientíficas de los críticos. Y luego, esta misma semana, ha publicado un artículo preimpreso en el que ofrece la misma inspección crítica de la controversia relativa a Tall el-Hammam, en particular los desvaríos pseudoescépticos de Mark "The Bos" Boslough, el siempre presente e hiperbólico trol de nuestro trabajo. Y Powell se lleva a "The Bos" por delante. Léalo a continuación. Cualquiera que no sea el Tusk podría sentir pena por su trasero.

A veces, y especialmente en estos tiempos, los datos por sí solos no pueden hacer frente a la fuerza de los negacionistas. Hace falta un caballero con la integridad, la experiencia y la clase de Powell para defender el método científico. Pueden verlo aquí en el popular podcast Out of the Blank. Al principio me sorprendió ver al Dr. Powell en un podcast, pero luego tuvo sentido, Powell se levanta cuando a otros se les exige que se arrodillen.