Un informe reveló que la vacuna contra el coronavirus de Pfizer podría provocar más de 1.000 efectos secundarios en pacientes que recibieron el inmunizante.
Cada vez son más,hallan,1.000,efectos secundarios,
© Oded Balilty (AP)
La UE respalda el uso de la vacuna Pfizer-BioNTech para niños pequeños en edad escolar.
Por esto mismo, la Sahpra, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y la farmacéutica Pfizer trabajan de manera conjunta para comprender la "autenticidad y el estado de la publicación".

Sin embargo, la presidenta del Comité Nacional de Eventos Adversos Posteriores a la Inmunización (NISEC, por sus siglas en inglés), Hannelie Meyer, consideró que puede tratarse de una "mala interpretación" de los datos revelados por la investigación de farmacovigilancia.

Cuáles son los efectos adversos

Según el informe, la vacuna de Pfizer provocaría 1.291 efectos secundarios en las personas que hayan recibido su dosis contra el coronavirus. Algunas de las consecuencias físicas de aplicarse el inmunizante de la farmacéutica estadounidense pueden ser las siguientes:
  • lesión renal aguda,
  • embolia y trombosis del tronco encefálico,
  • paro cardíaco,
  • shock cardiogénico
  • muerte neonatal
Además, aplicarse la vacuna de Pfizer puede provocar:
  • fuertes trombosis venosas,
  • epilepsia del lóbulo frontal,
  • psicosis epiléptica,
  • espuma en la boca,
  • convulsión tónico-clónica generalizada,
  • hepatitis inmunomediada
  • afecciones cardíacas.
En ese sentido, el informe advierte que el inoculante puede generar graves consecuencias en hombres, puesto que provocaría anticuerpos antiespermatozoides y autoinmunidad testicular.

Cómo es la vacuna de Pfizer

Las vacunas desarrolladas por Pfizer y BioNTech contra el coronavirus tienen un proceso de elaboración algo más complejo que el utilizado en otras vacunas contra el virus, puesto que su compuesto se basa en tener anticuerpos monoclonales, una tecnología poco utilizada hasta el momento.

Tal como sucedió con la mayoría de los inoculantes contra el coronavirus, las entidades sanitarias de cada país aprobaron la aplicación de emergencia de las dosis, lo que habilita el suministro de estas con al condición de que cada farmacéutica entregue periódicamente nuevos estudios sobre los inmunizantes para terminar de comprobar que sean seguros.

Pfizer fue la primera vacuna contra el coronavirus que recibió la aprobación de emergencia, por parte de la FDA, en el año 2020. Sin embargo, para agosto de 2021, el máximo organismo de farmacovigilancia en Estados Unidos otorgó la autorización total a la vacuna de Pfizer, lo que la convirtió en el primer fármaco contra el coronavirus que recibió esta categoría.