Traducido por el equipo de Sott.net

Un experimento de edición genética realizado en hámsteres convirtió a estas adorables y peludas mascotas en pequeños monstruos "agresivos", según los investigadores.
syrian hamster
© Shutterstock
Los investigadores afirman que eligieron trabajar con hámsteres sirios, cuya estructura social es similar a la de los humanos.
Los científicos de la Universidad de Northwestern utilizaron la controvertida tecnología CRISPR para eliminar la hormona vasopresina y su receptor, Avpr1a, de un grupo de criaturas con la expectativa de aumentar la cooperación entre ellas, según el estudio.

La hipótesis era errónea.

"Nos sorprendieron mucho los resultados", dijo a Metro H. Elliot Albers, uno de los investigadores principales del estudio.

"Preveíamos que si eliminábamos la actividad de la vasopresina, reduciríamos tanto la agresión como la comunicación social".

Una vez empalmados los genes, los hámsteres mostraron "altos niveles de agresión hacia otros individuos del mismo sexo", dijo el profesor, independientemente de la sexualidad o el genotipo.

Los comportamientos incluían persecución, mordiscos y agarres, según el estudio.

Los investigadores dijeron que eligieron trabajar con hámsteres sirios porque su estructura social es similar a la de los humanos.

"No entendemos este sistema tan bien como creíamos", concluyó Albers.