Varias personas del barrio La Esperanza están asombradas por un extraño y permanente deslizamiento de tierra en la calle 11 de ese popular sector de Tibú.

Imagen
© REINALDO CAÑIZARES / La Opinión
Los habitantes del sector se preguntan cuál es el daño exacto por el que se ha generado un cráter de gran profundidad en esta zona de Tibú.
Afirman que desde hace varios meses la tierra ha ido despareciendo poco a poco cerca de un pozo de la red de alcantarillado, generando un cráter de unos 3 metros de profundidad por 2 de ancho.

Lo curioso es que por donde supuestamente se está despareciendo la tierra, la red de alcantarillado está en perfectas condiciones y no presenta averías.

El gerente de las Empresas Municipales de Tibú (Emtibú), José Guillermo Cárdenas Martínez, aseveró que hace unas semanas, personal de la empresa inspeccionó el área para hacer los arreglos que fueran necesarios antes de rellenar el hueco con grava, pero en esa labor no encontraron ninguna falla.

A los pocos días al hueco lo rellenaron con suficiente material, pero después desapareció como por arte de magia.

Cárdenas Martínez anunció que harán una inspección más minuciosa para determinar el problema y darle una solución definitiva.

Entre tanto, el presidente de la junta de acción comunal del barrio La Esperanza, Fredy Suescun, sostuvo que ese hueco es bastante peligroso, habida cuenta que está cerca de la cancha de mini fútbol del sector.

Otro daño

Un caso similar se estaba presentando a un lado de Mi Casa Juana Jugan, con la diferencia de que allí las aguas negras corrían por fuera de la red del alcantarillado.

Inexplicablemente el tubo que conecta con el pozo del sistema estaba roto, al parecer, por cumplimiento de su ciclo de servicio.

Por este daño la tierra poco a poco se fue deslizando generando también un cráter de considerable profundidad y anchor.

Esta semana personal de Emtibú inició los trabajos correspondientes para solucionar el problema de salubridad que estaba afectando al hogar Las hermanitas de los pobres y a cerca de 50 ancianos que están en ese sitio geriátrico de Tibú.

En los próximos días cambiarán una parte de la red que pasa por el interior del ancianato para fortalecer el sistema y evitar que se presente un daño similar al que fue reparado.