Entre los elementos hallados se encontraron piezas de roca, semillas y otros elementos que permitirán conocer más acerca de antiguas generaciones.
Restos arqueológicos Malargüe
© Desconocido
El hallazgo fue realizado por la Unidad de Gestión Ambiental (UGA).
Uno de los hallazgos más importantes de la provincia tuvo lugar en el departamento de Malargüe, justamente en el lugar donde se desarrolla el emprendimiento minero Potasio Río Colorado a cargo de la empresa Vale, cuya Declaración de Impacto Ambiental (DIA) tiene 109 puntos. Uno de ellos es el cuidado de posibles yacimientos arqueológicos que puedan existir o no en la zona donde trabaja la minera. Mientras se monitoreaba el lugar, especialistas notaron que, por las características que presentaban ciertos sectores, existía la posibilidad de que en ese lugar hubiesen existido asentamientos de pueblos de más de 1.200 años.

Una vez determinadas las zonas, doce doctores en arqueología y asistentes que trabajan conjuntamente con el Museo de San Rafael, comenzaron con las tareas de excavación. Se selecciona una celda de 2 metros por 1 metro y se empieza a levantar capas de arena de 10 centímetros.

"Todo lo que se encuentre en esa primera capa, denominada capa 1, corresponde a una determinada época.

Conforme descienden en profundidad, va pasando el tiempo y con él las distintas generaciones que podrían haber habitado la zona", explicó Marcos Zandomeni, secretario de Ambiente de la provincia.

El funcionario reveló que entre los objetos encontrados se pueden enumerar semillas, restos de vasijas y de antiguos fogones. También se descubrieron dos perfectas puntas de flechas que tienen más de 1.000 años por lo que imaginan que en el lugar existió un asentamiento bastante importante.

El hallazgo de estas piezas, permiten conocer un poco más acerca de las generaciones antecesoras. A través de las semillas, por ejemplo, puede estudiarse las formas en las que las utilizaban o su forma de alimentación. Junto a las semillas, los arqueólogos dieron con cascaras de huevos que podrían ser de ñandú, lo que también ayuda a obtener mayor información acerca de los hábitos alimenticios de antaño.

"Procesar roda la zona puede llevar de 6 a 12 meses, debiesen haber muchos más elementos", señaló Zandomeni".

Desde la Secretaría de Ambiente, destacaron que los arqueólogos que trabajan en la zona lo hacen una vez al mes durante diez días ya que, "son personas altamente capacitadas que viajan a distintas partes del país", destacó Zandomeni.

Este nuevo descubrimiento se suma al de restos de dinosaurios, ocurrido meses atrás, cerca del área de explotación en el sur provincial y que fueron trasladados al Conicet.