El titular de Exteriores bosnio dice que hay 100.000 casas destruidas y 1 millón sin agua. La tragedia han causado al menos 36 muertos en Serbia, Bosnia-Herzegovina y Croaci. Alerta por posibles brotes de enterocolitis, tifus y hepatitis, si suben las temperaturas. El Gobierno bosnio cifra los trabajos de reconstrucción en 1.000 millones de euros.
Inundaciones Bosnia
© AFP
Imagen aérea de la ciudad de Obrenovac, situada a 40 kilómetros de Belgrado.

Inundaciones Bosnia
© Reuters Live!
Las inundaciones en los Balcanes dejan decenas de muertos.
Las peores inundaciones sufridas por las repúblicas de Serbia, Bosnia Herzegovina y Croacia en más de cien años han provocado una cuarentena de muertos. Las autoridades temen que el número de víctimas aumente a medida que bajen las aguas y hagan el recuento de daños. Los perjuicios económicos serán también importantes: las pérdidas ascienden a unos 1.000 millones de euros tan solo en Serbia, país al que las inundaciones ha dejado sin un 40% de su capacidad de generación de energía.

Los lugares más afectados son Obrenovac (localidad serbia a unos 30 kilómetros al sudoeste de Belgrado, donde el domingo se encontraron los cadáveres de 12 personas) así como Maglaj y Doboj (ambas en Bosnia), donde miles de personas han sido evacuadas de sus casas, según información de las emisoras locales recogida por la agencia Efe. En la vecina Bosnia-Herzegovina, 1,2 millones de los menos de cuatro millones de habitantes se han visto afectados. "La situación es catastrófica", dijo el primer ministro serbio, Aleksander Vucic, que canceló un viaje que tenía previsto a Austria.

Las lluvias cesaron a lo largo del domingo en las zonas más afectadas (Serbia central y occidental y el noreste de Bosnia), pero el río Sava continuará creciendo en Belgrado, según la información de Reuters. Miles de soldados y voluntarios trabajaron durante la noche del sábado para levantar un muro de sacos de arena de cinco kilómetros que protegiera la planta Kostolac, que cubre el 20% de las necesidades energéticas de Serbia. Pero las aguas del río Mlava irrumpieron a primera hora en la mina de carbón cercana a la planta.