Imagen
© rpp
Las lluvias volvieron a causar estragos al sur del pais
Las intensas precipitaciones que desde el pasado jueves han azotado la región sur de Brasil causaron durante este fin de semana al menos 11 muertes y 20 mil evacuaciones. Así lo confirmó este domingo un comunicado de Defensa Civil.

Con datos proporcionados por varias sucursales locales, el organismo de socorro y defensa indicó en el texto que hasta ahora los estragos causados por las lluvias afectaron a los tres estados sureños de Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul; en los que además de derrumbes, se presentaron fuertes inundaciones.

De los 11 fallecimientos confirmados hasta el momento nueve ocurrieron en el municipio de Sao Lourenco do Sul (Rio Grande), donde nueve personas murieron ahogadas el pasado viernes. En tanto las otras dos muertes ocurrieron este sábado en el estado Paraná, donde parte del litoral quedó aislado debido a derrumbes en carreteras, y con falta de luz y agua.

Con relación a las evacuaciones, se informó que en el municipio Joinville, en Santa Catarina, tuvieron que ser evacuadas siete mil 200 personas, mientras que en todo el estado los desplazados fueron más de 10 mil 800.

Hechos similares ocurrieron en los otros dos estados. Defensa Civil precisó que en Paraná hubo ocho mil 800 personas que tuvieron que dejar sus casas y en Rio Grande do Sul, la cifra fue de más de tres mil.

En cuanto a los daños materiales, se ha reportado la afección de miles de viviendas, deterioro de vías terrestres de comunicación y ruptura de puentes.

Ante el panorama algunas autoridades gubernamentales se dirigieron a las zonas más afectadas mientras que la presidenta, Dilma Rousseff, anunció la liberación de dinero federal para la ayuda a las víctimas y reconstrucción de ciudades.

Del mismo modo, se ha dado a conocer sobre la capacitación de albergues temporales que a su vez están siendo atendidos especialmente con personal que les hace llegar alimentos, bebidas y las medicinas que se puedan necesitar.

El pasado jueves, las autoridades de Rio Grande do Sul decretaron en la localidad de Sao Lourenço do Sul, a 200 kilómetros de Porto Alegre, el estado de calamidad pública.

Esta situación ocurre luego de que el pasado enero el sureste de Brasil se declarara en emergencia también a causa de las precipitaciones, cuyas inundaciones y deslaves provocados dejaron 902 muertos en el estado de Rio de Janeiro (sureste).