Comentario: Ya hemos visto lo que está ocurriendo en otras comunidades autónomas como Cataluña, Andalucia o la Comunidad Valenciana con algunos niños tutelados por el Estado que acaban siendo abusados, violados, e incluso asesinados, por parte de redes de poderosos pederastas.¿Cómo puede ser que en pleno siglo XXI esté sucediendo esto en España y los medios de comunicación no se hagan eco de este horror?


Un juzgado de instrucción de Vitoria, que ha decretado el secreto del sumario, investiga una trama de prostitución de menores de 14 a 17 años, cuya tutela ha sido retirada a la familia por un tribunal y concedida a la Diputación Foral de Álava.
pederastas españa
© L. RICO / ATLAS
La diputada, Beatriz Artolazabal en la escalera de la Diputación de Álava.
Un psicólogo que no trabajaba con esos menores "ni ha tenido relación profesional con ellos", está encarcelado por su presunta implicación en la red, y otras catorce, al menos, han sido interrogadas para intentar esclarecer unos hechos que partieron de la denuncia del director de una de las residencias forales de Vitoria. "Un empleado de la Diputación Foral ha sido apartado del centro tutelado" al haber indicios de su participación en los hechos, ha confirmado la diputada foral de Bienestar Social, Beatriz Artolazabal.

Artolazabal ha precisado que se trata de cinco menores, "chicos y chicas" que han verbalizado haberse prostituido a instancias de terceros, todavía no identificados, y son los cinco que figuran en la denuncia que la institución pública formalizó ante la Ertzaintza el pasado seis de octubre.
"El pasado seis de octubre, en un trabajo rutinario por parte de los trabajadores del centro de Sansoheta detectamos una posible situación de prostitución ejercida por uno de los menores. Seguimos insistiendo y detectamos que otros podrían haber ejercido la prostitución de manera ocasional", ha explicado.
Los hechos fueron denunciados y trasladados al juzgado de menores y a la fiscalía de Álava "con carácter inmediato" con el objetivo prioritario de "proteger a los menores".
"Se trata de menores con problemas de conducta serios, que vienen de familias desestructuradas con unas mochilas y vivencias muy duras y por eso están en un centro de protección de menores como Sansoheta", ha explicado Artolazabal.
El director del centro de Sansoheta, donde los menores están en régimen abierto, denunció ante la Ertzaintza cómo una de las jóvenes en acogida explicó ese tipo de prácticas durante una de las tutorías, y en su relato apuntó la responsabilidad de alguna persona vinculada a la institución de acogida. Las prácticas de prostitución se hacían fuera de los pisos de acogida. "En ningún caso esas prácticas se produjeron en la red de centros de la Diputación", ha asegurado la diputada, pero sí ha reconocido que se ha apartado del servicio a un monitor de Sansoheta.
"En el mismo momento en que uno de los monitores se tiene la sospecha de que puede estar relacionado con los hechos se le aparta del servicio y desde entonces no tienen ninguna relación con la diputación", ha explicado en la escalinata del Palacio foral, en Vitoria.
El monitor apartado había aportado como el resto de empleados, su certificado de penales.

La menor que destapó la trama confirmó ante la Policía vasca que había sido inducida a prostituirse en un piso de Vitoria y que en esa actividad estaban implicados también otros menores. El encarcelado es un psicólogo especializado en valoraciones de adopción, que ha prestado servicios profesionales con el Instituto Foral de Bienestar Social, el organismo de la Diputación que se hace cargo de los menores con graves problemas de comportamiento o de familias desestructuradas, pero no trató profesionalmente con los menores. "No ha tratado nunca, al menos por encargo de la Diputación, a los menores afectados", ha asegurado la diputada. La policía vasca investigará si además de los abusos a menores se han producido otro tipo de hechos delictivos como fotografías y vídeos para otras redes de pornografía.