Los "activistas" salieron con fuerza durante los últimos días de la liberación final de Alepo, denunciando lo que vieron como la caída de la ciudad y transmitiendo sus "últimos" mensajes mientras esperaban a la muerte o un secuestro por parte de las fuerzas del "régimen malvado de Assad". Provocaron un gran impacto en los medios sociales y algunos recibieron 15 minutos de fama en los medios occidentales que son cómplices del cambio de régimen. Mientras tanto, periodistas independientes extranjeros y sirios continúan presentando una narrativa que es anatema para los medios dominantes; y por eso se los excluye de cualquier cobertura.


Lina Shamy, mercenaria del cambio de régimen occidental.
Lina Shamy ha sido un verdadero éxito en los medios que animan al cambio de régimen, como Al Jazeera. Ella nos dice solemnemente que la gente está viviendo un genocidio perpetrado por Assad; que muchos han estado bajo los escombros de los edificios bombardeados de Alepo; mientras que a quienes llama la defensa civil, o más precisamente, los "Cascos Blancos", son incapaces de rescatarlos. Por cierto, los Cascos Blancos no son una verdadera Defensa Civil en Siria. Han sido establecidos como una institución de oposición estatal, que coloniza y subvierte la provisión de respuesta a emergencias en este país devastado por la guerra.

Hay una Defensa Civil Siria real, que naturalmente opera bajo el mandato del gobierno sirio legítimo y reconocido internacionalmente. Entonces, no resulta sorprendente que sea la organización civil certificada de rescate y bomberos de acuerdo con la Organización Internacional de Defensa Civil (ICDO). Shamy es muy descuidada en su interpretación de quién es la defensa civil, y sus descuidos no terminan allí.

Shamy, en su entrevista a Al Jazeera, dijo que tuvo que huir de su casa en Alepo sin nada más que sus ropas. Sin embargo, aquéllos que miran cada uno de sus reportes de vídeo estarán contentos de saber que se las arregló para llevarse consigo sus aparatos electrónicos, para que pueda seguir contándole al mundo acerca del genocidio cometido por el régimen. Qué fortuito es esto.

Shamy es una de las fuentes de las acusaciones de que los soldados sirios y las milicias caminaban por las calles de Alepo ejecutando a familias enteras y matando a 60 personas, quemándolas mientras se escondían en un sótano. Declaró que si los soldados sirios piensan que existe la más remota conexión con los grupos rebeldes, ejecutan a los civiles. Sin embargo, ella es una fuente más bien vaga, ya que no ha sido testigo de nada de esto. Ella es de hecho una fuente secundaria, que cuenta lo que los "activistas" han dicho acerca de las supuestas atrocidades. Pero una vez que la realidad detrás de los horribles titulares es revelada, la credibilidad de las acusaciones comienza a desmoronarse. Es difícil saber si las declaraciones son ciertas o si fueron creadas de la nada. Afortunadamente, ella puede contar con altavoces de propaganda como Al Jazeera para promover lo que dice.

Shamy es famosa, junto con otros activistas, por publicar su "último vídeo".


Parece todo muy bien coordinado en un caótico ambiente de guerra. Si fue concebido y coordinado por operativos de relaciones públicas desde el extranjero podríamos entender cuán hábil y llamativo es el tema de "lo último de esto, lo último de aquello". Pero estoy seguro de que no somos tan cínicos como para pensar que nos están engañando, ¿o sí?

Si las declaraciones de Shamy de ejecuciones generalizadas son ciertas, tendríamos derecho a preguntar cómo es que ella, como una activista en la llamada línea de fuego, se las arregló para salir de Alepo sana y salva. Sus fans deben de estar agradecidos de que ahora está en Idlib, tuiteando que "la bandera de la revolución ondea en lo alto". Sin duda que está puliendo sus actos mediáticos para contarnos acerca de futuras "atrocidades" de Assad en Idlib.

Bilal Abdul Kareem es otro "activista" que ha estado pidiendo la intervención occidental directa en Siria desde al menos el 2013, mientras que simultáneamente se ha opuesto a ataques contra grupos islamistas. En otras palabras, hacer la guerra contra la gente de Siria y darle luz verde al Estado Islámico y a Al-Nusra. Este escenario sólo podría llevar a otra Libia, dejando que el EI y Al-Qaeda se peleen por el control del país y de sus reservas de gas y de petróleo. En conversación con Channel 4 News, justo después del ataque químico de Ghouta el 21 de agosto de 2013, Kareem dijo, "Tiene que haber más diálogo con estos combatientes islámicos porque aquello por lo que están peleando y lo que Occidente quiere realmente no es tan incompatible. Y lo he dicho antes." Cuando se le preguntó por qué los islamistas radicales deberían ser apoyados respondió con el simplismo, "no creo que haya nada de radical con tratar de salvar vidas." Dijo que Occidente encontraría un "socio compatible" en los combatientes islámicos.

Kareem, en una entrevista en 2015, le dio una plataforma al ex vocero de Al-Nusra Abu Firas para justificar la imposición forzada de un Estado islámico en la Siria secular y el derramamiento de sangre necesario para alcanzar esta meta. También entrevistó a Abdullah Muhaysini, el ideólogo saudí yihadista que dice que todos los musulmanes sunitas con capacidad de pelear están obligados a viajar a Siria para pelear por la Yihad. Dice que los sirios hoy en día resisten con fuerza en contra de los chiítas que vienen de más de diez países, obligando así a los sunitas del extranjero a pelear por sus hermanos sunitas. Aparentemente, no tiene problemas con la idea de que musulmanes maten a musulmanes. Llama a los alawitas enemigos que también deben ser exterminados. Muhaysini dice ser un académico independiente del sharia, pero se cree que es un líder de alto rango de Al-Nusra (ahora Jabhat Fatah al-Sham). Fue añadido a la lista de terroristas designados por el gobierno de EEUU en noviembre de 2016.


El partidario de terroristas y querido de los medios occidentales, Bilal Abdul Kareem
Kareem también se subió al tren del "último video" y dijo, "Esto podría estar cerca de se la última comunicación, si no es que ya es la última." Claramente lo vio como la caída, y no la liberación de Alepo, y estaba empeñado en esparcir una perspectiva sombría que no ha sido compartida por miles de sirios aliviados y agradecidos de ser liberados en Alepo del este.

El analista político Andrew Korybko señala cómo este "personaje sombrío", que ha estado "promoviendo activamente la narrativa orwelliana de que los 'rebeldes locales' están bajo 'opresión mortal' por parte del Ejército Sirio", ha sido publicitado y presentado por los medios dominantes como un "periodista independiente" que puede proporcionar información confiable sobre el terreno.

Con sus tendencias islamistas, es más correcto decir que Kareem está "infamemente contribuyendo a la epidemia de noticias falsas," mientras que los medios de Falsistán como la CNN y Al Jazeera están infamemente promoviendo la causa del yihadismo violento en Siria.

En contraste, Korybko señala que el trabajo de la excelente periodista independiente, Vanessa Beely; que ha estado sobre el terreno en Alepo conduciendo entrevistas, tomando videos y proveyendo evidencia fotográfica de la operación humanitaria a gran escala y los sentimientos de alivio y alegría entre los sirios liberados; es ignorado por los medios dominantes occidentales. Cuando, de hecho, uno le da al pueblo de Siria una voz sin filtro y no moldeada ni redefinida a través del ministerio de la verdad, uno se convierte en persona non grata en la Medialandia Falsistán.

Bana Alabed, la niña de siete años que se ha convertido en una sensación en Twitter y hasta hace poco vivía en el este de Alepo, siempre pareció ser capaz de tuitear desde Alepo, donde no había WiFi. Pero si tienes una cuenta puedes tuitear desde donde sea. Bana acumuló seguidores a un ritmo sorprendente al mismo tiempo que el ejército sirio y sus aliados estaban repeliendo contraofensivas de la oposición y preparando el empuje final para liberar a Alepo. Sus tuits fueron fielmente retuiteados por la oposición siria y por figuras en los medios dominantes occidentales, e incluso se ganó a J.K. Rowling como fan, quien le envió un libro de Harry Potter - en inglés, por supuesto - para la pequeña niña que sólo puede recitar cortas frases en inglés por repetición. Quien sea que esté escribiendo los tuits, claramente no es Bana (es probablemente su mamá, a quien puede verse susurrándole respuestas en entrevistas después de la liberación). Esta niña es claramente una herramienta utilizada para manipularnos cínicamente a creer en los crímenes de guerra rusos y sirios, y que el mundo "civilizado" debe intervenir urgentemente para detener la devastación asesina.


Bana Alabed, otra herramienta de propaganda para la intervención occidental en Siria.
Bana tuiteó consistentemente acerca del bombardeo de su casa, del terror que ella y su familia sentían, que el Ejército Sirio los perseguiría debido a los tuits, que la muerte podría ser inminente; habló de bombardeos cercanos que ocasionaban la muerte de numerosos civiles, y pidió la ayuda de líderes de Occidente, incluyendo Barack Obama, para que los rescataran del régimen claramente malévolo que la atacaba deliberadamente a ella y a otros niños inocentes.

Aquí hay una manipulación de emociones abrumadora y penetrante, con el mensaje doble de que el "régimen" está bombardeando y matando civiles y que, usted, el público occidental, debe exigirle a sus líderes que intervengan para salvarlos. La zona de exclusión aérea ya está predestinada como la forma de intervención, así que esto es lo que "Bana" está pidiendo realmente. Muy sofisticado para una niña de siete años.

Querido mundo, es mejor comenzar la 3a guerra mundial que dejar que Rusia y Assad cometan el Holocausto en Alepo.
En realidad, éste es el uso extremadamente cínico de una niña inocente para promover un proyecto ahora fallido de cambio de régimen. Un proyecto que ha costado miles de vidas, forzado a la gente a huir de sus hogares, y en algunos casos de su país; que ha dejado a Siria en ruinas y a su pueblo con el corazón roto. Con el corazón roto; pero resiliente, valiente, y empeñado en derrotar a los terroristas apoyados por la OTAN y el CCG y a reconstruir Siria.

Bana fue recientemente fotografiada con Recep Erdogan. Así que después de todos los tuits acerca del temor a la muerte a manos del Ejército Sirio, ella, junto con su familia (sin mencionar a miles de combatientes terroristas) fueron evacuados y están a salvo. Ella puede terminar decepcionada si cree que Erdogan va a ser el salvador de Al-Nusra, ya que él parece haberse unido a la alianza de Rusia/Siria/Irán que ha tomado la labor de resolver la guerra siria.

Hubo otros que publicaron "últimos tuits" similares, "últimos videos", adioses, etc.; quienes, si realmente estaban en el este de Alepo, tenían un temor genuino por sus vidas en una zona de guerra. Sin embargo, lo que es cuestionable es la atribución de culpar exclusivamente a las fuerzas sirias y rusas y la falta de reconocimiento de las atrocidades llevadas a cabo por la oposición, la cual, debemos recordar, tuvo bajo asedio a zonas de Alepo controladas por el gobierno por más de tres años. Una persona de éstas es Abdulkafi Alhamdo, un maestro y activista que en uno de los peores ejemplos de actuación que jamás verán, adornado con suspiros regulares para crear un efecto dramático, declaró que Rusia y Siria no querían verlos escapar con vida, que los querían muertos y que esperaba masacres. Solo se necesita un pequeño acto de fe por parte de aquéllos que aceptan esto sin cuestionarlo, para que pasen a creer que las masacres de hecho ocurrieron como se reportaron.

Artículo tras artículo en los medios occidentales, condenan a Rusia y a Siria por supuestos crímenes de guerra según el sesgo que le dan los activistas mencionados arriba. Kirill Koktysh, politólogo ruso, profesor asociado de Política Internacional en la Universidad MGIMO con base en Moscú, habló con Noticias Sputnik y resumió el valor de esta narrativa engañosa para Washington:
Al comentar sobre un artículo reciente en los medios de EEUU que denunciaba una vez más a Siria y a Rusia por sus "atrocidades" en Alepo; esto por supuesto, sin ninguna prueba en absoluto de "crímenes en contra de la humanidad" que no sean más que propaganda yihadista; un politólogo ruso explicó a Sputnik que Washington cuenta con artículos como éste para "guardar las apariencias".
El tema singular de estos testimonios (en contraste con los testimonios de reporteras como Vanessa Beeley y Eva Bartlett) es cuán poco convincentes son. Temían por sus vidas en el este de Alepo, y si era debido a bombas rusas o al Ejército Sirio, entonces culpar a Rusia o a Siria es miope en lo extremo. El Ejército Sitio, con la ayuda de Rusia, literalmente liberaron el este de Alepo de años de ocupación de grupos terroristas patrocinados por Occidente. Ni una sola vez atacaron a civiles deliberadamente. ¿Por qué habrían de hacerlo? Por el otro lado, el tratamiento brutal contra los civiles durante los cuatro años de gobierno por parte de grupos terroristas fue intencional y diseñado para aterrorizar a la gente, para asegurarse que estuvieran demasiado asustados para levantarse y resistir. El asesinato de 27 civiles del este de Alepo que tuvieron la temeridad de protestar su captividad fue intencional. La tortura, ejecución y desmembramiento de civiles encontrados en fosas comunes fue intencional, horripilante y sádico, así como lo fue la ejecución de 100 soldados por terroristas como desafío ante el acuerdo de retirada. Syria News reportó sobre el descubrimiento de una fosa común de civiles mostrado en la televisión siria:
La televisión siria mostró otra horrible masacre en la parte este de Alepo, la parte que estaba controlada por los "rebeldes". El reciente reporte fue de una fosa común de 2 víctimas en el distrito Kallas, que era un cuartel general terrorista. Fue encontrada después de que esos terroristas fueran transportados a Idlib. El vídeo muestra los cuerpos de mujeres y niños masacrados en su mayoría, disparados a quemarropa. Muchas de las víctimas también tenían las piernas y las manos amputadas.

Esto es lo que los "monstruos moderados" apoyados por Occidente dejaron atrás. Más aún, estaban planeando usar a esas víctimas para atribuirle esos crímenes a nuestro gobierno, como están habituados a hacer. Esta propaganda está siempre apoyada por los medios masivos como la CNN, Al-Jazeera de Qatar en inglés, etc.
Los terroristas parecen tener poco tiempo para aprender alguna noción de la ley internacional o humanitaria, algo acerca de lo que es poco probable que EEUU/OTAN/Estados del Golfo reflexionen, incluso a medida que se retuercen de vergüenza ante estas horribles revelaciones. La ironía de los graznidos histéricos de los líderes de Occidente y los medios de Falsistán sobre las atrocidades rusas/sirias/iraníes no probadas, comparadas con la firme evidencia de estas horrorosas ejecuciones, es bastante profética.

Somos constantemente atacados con la perogrullada de que los medios rusos son controlados por el Estado, y por lo tanto no son nada más que propaganda estatal. Cuando se menciona a RT, se hace obligatoriamente junto con la frase "controlado por el Kremlin". Y, como Rusia es la raíz de todos los males, y es culpable de todo, obviamente sus medios no pueden ser nada más que una jauría de mentirosos sabuesos informativos.

En el tema de la guerra en Siria, o la guerra contra Siria, dependiendo de dónde se posicione uno, quienes no están de acuerdo con la línea del partido que quiere el cambio de régimen son tachados de troles rusos, marionetas del Kremlin, o idiotas útiles de Putin. Esto incluye a periodistas bien respetados y calificados, activistas e incluso gente ordinaria que expresa sus puntos de vista en las redes sociales. Todos hemos sido engañados voluntaria o involuntariamente para seguir la línea del Kremlin, con el resultado de nuestra condena eterna y el sufrimiento sin fin de los sirios a manos del bárbaro dictador Bashar Al-Assad y el chico abusador Vladimir Putin.

Así que mientras que los gobiernos occidentales nos quisieran hacer creer que los medios rusos mienten todo el tiempo, de algún modo este control total de los medios no aplica a los medios masivos occidentales o a nuestros políticos cuando se trata de sus reportes desde el terreno en áreas controladas por "rebeldes" en Siria, más notablemente en Alepo.

Los terroristas - seamos francos aquí, eso es lo que son - que controlaban Alepo, no son exactamente ejemplos brillantes de libertad de prensa o periodismo independiente. Si fueran incluidos en el Índice de Libertad de Prensa, se estarían pudriendo en la posición más baja.

Tomen como ejemplo a Lina Shamy, quien se filmó con terroristas caminando en el fondo cargando sus armas. Esos son los medios independientes tal cual. Sin duda que tuvo la libertad de caminar junto con los terroristas armados y valientemente reportar una narrativa no aprobada por sus líderes.

O consideren la entrevista de Bilal Abdul Kareem (mencionado arriba) del vocero del grupo terrorista favorito de John Kerry, 'al-Nusra'. Kareem ha sido confidente y vocero sustituto por mucho tiempo de los terroristas. Incluso entrevistó a un terrorista que supuestamente estaba evacuando Alepo con un cinturón explosivo. ¿Qué tan lejos podría ir Kareem si se separara de la línea editorial de Nusra? ¿Alguna vez podremos escuchar que aquéllos en los medios de Falsistán lo llamen como "trol de Nusra", o permanecerá como un respetado "periodista independiente"?

El broche de oro cuando se trata de diseminar propaganda tiene que ser para los Cascos Blancos. Formados en 2013 por el ex soldado de fuerzas especiales británicas John Le Mesurier, fue desde el inicio una operación de la Oficina Foránea del Reino Unido y el Departamento de Estado de EEUU. No hubo ningún crecimiento lento y penoso de un movimiento social espontáneo que se esforzaba incluso por conseguir el dinero para bolígrafos de oficina. Es una astuta operación de inteligencia de apoyo a la guerra psicológica que ha sido financiada a nivel de 100 millones de dólares y seguimos contando. Ahora ha sido financiada por muchos países, todos dispuestos a mostrar que están comprometidos con los atlantistas y los dictadores en los Estados del Golfo.

Los 'Cascos Blancos' como vestimenta humanitaria es material de Hollywood. El aura que les rodea es la de las estrellas de cine adoradas. Han sido inflados por declaraciones de haber rescatado a más de 78,000 personas en Siria; han sido nominados para el premio Nobel de la paz, junto con un intenso esfuerzo de cabildeo, que de ser exitoso sería el más grande insulto a la paz desde que vergonzosamente le fuera otorgado a Barack Obama. Los Cascos Blancos han manchado la democracia al ser promovidos ante el Parlamento francés; han sido alabados efusivamente por el sicofante Boris Johnson; han sido aplaudidos sin escrutinio por los medios occidentales; han sido motivo de un astuto documental que continúa con el tema de las relaciones públicas cuidadosamente creadas con el propósito de demonizar más aún a Bashar al-Assad, evitando críticas acerca del patrocinio del terrorismo de la OTAN/Estados del Golfo; y han ayudado a crear la propuesta de una intervención directa al pedir abiertamente una zona de exclusión aérea. Para terminar, ahora tenemos literalmente a uno de los más grandes nombres en Hollywood, George Clooney, planeando hacer una película sobre los Cascos Blancos y, por lo tanto, elevarlos al estatus de una especie de dioses de Hollywood.

La mejor propaganda pro-guerra, directamente desde Hollywood
La sinopsis del documental de los Cascos Blancos en el sitio de IMDB propaga el mito de los heroicos rescatistas:
"A medida que los bombardeos diarios aciertan a civiles en Siria, un grupo de indomables rescatistas arriesga sus vidas para rescatar a las víctimas de los escombros."
La sinopsis de la película refuerza la idea de los valientes voluntarios que arriesgan sus vidas y extremidades para rescatar a sus hermanos sirios, mientras que, sin nombrarlos directamente, demonizan a los gobiernos de Bashar al-Assad y Rusia, ya que son ellos por supuesto quienes propinan los ataques aéreos. No hay mención alguna aquí sobre el punto de vista alternativo de que los Cascos Blancos montan sus "rescates" y están afiliados con grupos terroristas, o que Rusia y Siria están haciendo blanco en grupos terroristas y no en civiles.

Clooney parece no haberse enterado del hecho de que los Cascos Blancos han sido sorprendidos una y otra vez posando con los grupos terroristas, portando armas, acompañando a grupos terroristas mientras secuestran y matan a soldados sirios y llamando a soldados sirios "Shabiha", cuyos cuerpos deben ser tirados a la basura. Hay una evidencia abundante de vídeos y fotos en las redes sociales, fácilmente accesible si uno tiene la inclinación. Los llamados diligentes periodistas de los medios corporativos no podrían haberse perdido este material, y sin embargo, no ven nada, no reportan nada.

Cascos Blancos, marionetas para el cambio de régimen occidental en Oriente Medio.
Al contrario, los medios de Falsistán han hecho su trabajo de atacar y calumniar a los periodistas de los medios alternativos que están dispuestos a mirar más allá de la publicidad y el glamour para descubrir el sucio vientre de la bestia que son los Cascos Blancos.

Eva Bartlett, quien dio una presentación monumental en un reciente panel de discusión de las Naciones Unidas sobre Siria, se encuentra como blanco de ser desacreditada, calumniada, humillada, y a fin de cuentas silenciada. Primero se le preguntó si estaba en el panel ante el mandato del gobierno de Siria. No, estaba allí como una periodista independiente de gran reputación, lo cual ha sido desde hace mucho tiempo.

Eva Bartlett
A Vanessa Beeley se le acusa rutinariamente de ser una "propagandista pagada" y una "cómplice de Assad." Se hacen declaraciones sin fundamentos en el sentido de que sólo se le permite entrar a Alepo porque al gobierno sirio le gusta lo que dice. Beeley, al igual que otros periodistas occidentales que han podido viajar libremente a Alepo, es protegida por el Ejército Sirio en las zonas de guerra, que es exactamente lo que uno esperaría. Sus opiniones les son indiferentes al Ejército Sirio que tiene el deber de proteger a todos aquéllos bajo su cuidado.

El problema real es que Beeley está aportando una abundante cantidad de evidencia de la liberación de Alepo y mostrando cuán feliz está la gente de finalmente haber sido liberada. Esto es lo que los medios y los llamados activistas no pueden soportar, que ella esté permitiendo a la gente hablar por sí misma, y su mensaje es: somos libres, hemos sido liberados, y odiábamos a los terroristas que controlaban el este de Alepo.
© Vanessa Beeley
Beeley ha contado cómo, de entre toda la gente con la que ha hablado en el este de Alepo, ninguno sabía quiénes eran los Cascos Blancos. Cuando los presionaba, decían, "ah sí, la defensa civil del Frente Nusra que sólo trabajaba con los terroristas y no ayudaba a los civiles".

Beeley habló con gente que dijo que los grupos dominados por Al-Nusra gobernaban por medio del "miedo, la tortura, la humillación, el hambre y la brutalidad." Se juntó con grupos de niños que finalmente fueron capaces de mostrar una sonrisa. Recolectó los testimonios de residentes que contaron el infierno en vida que habían experimentado. Beeley dice que "los testimonios que filmamos hablaban de hambruna, privación generalizada de ayuda humanitaria, ejecuciones sumarias, tortura y el uso de civiles como escudos humanos."

Beeley ha estado en Alepo donde se encontraron los almacenes llenos de ayuda humanitaria que le fue negada a los civiles por los grupos terroristas. Estuvo allí cuando el horrible reporte del descubrimiento de las fosas comunes de civiles salió a la luz, con muchas mujeres y niños disparados a quemarropa. También estuvo allí cuando se hizo el descubrimiento de los 100 soldados sirios ejecutados por los terroristas antes de que se les otorgara libre tránsito a Idlib donde pueden reanudar hostilidades y posiblemente perpetrar futuros actos atroces sobre civiles o combatientes del gobierno.

Las historias de las masacres del Ejército Sirio y sus milicias no aparecieron por ningún lado. Tampoco las acusaciones de que Assad debe ser culpado totalmente por su sufrimiento. Beeley también estuvo allí durante la evacuación pacífica, contrariamente a reportes que declaraban algo distinto, incluyendo las afirmaciones de que cientos de hombres desaparecieron del este de Alepo.

Estos reportes son consistentes con lo que la actriz y cineasta boliviana Carla Ortiz encontró. Telesur reporta sobre el tiempo que ella pasó en Siria y la película que está por lanzar llamada "Voces de Siria", en la que "documenta el proceso de evacuación pacífica de Alepo del este, desmintiendo efectivamente las narrativas de los medios masivos occidentales que declaran lo opuesto."

Durante una reciente entrevista con Fox 11 News, Ortiz dijo: "Yo estuve ahí en seis diferentes líneas de frente, y hablé con la gente cuando se estaban subiendo a los autobuses... en los refugios, y de hecho la evacuación no estaba ardiendo, no hubo tiroteos masivos en ningún lado en las calles."

De modo que la caravana de propaganda de medios y activistas continúa. Su nueva parada es Idlib; el último bastión de las facciones terroristas que no están dominadas por el EI. Sin duda, todo va a ser acerca de bombas de barril, el heroísmo de los Cascos Blancos, el bombardeo deliberado de escuelas y hospitales, y la resistencia valiente de grupos "rebeldes". Es un escándalo absoluto que la presencia de un grupo asesino de línea dura como Al-Nusra (Jabhat Fatah al-Sham) esté escondida bajo la etiqueta de rebeldes moderados, y continúe ofuscando la verdad de la guerra sucia de EEUU/OTAN/Estados del Golfo/Israel contra Siria.