Con la primavera es normal padecer de alergias, e incluso sus síntomas pueden llegar a ser confundidos con los de un refriado común.Y es que con esta nueva estación se producen cambios bruscos en las temperaturas y además hay una gran cantidad de polen en las plantas.

Si de repente comienzas a sentir congestión nasal o estornudos, tal vez te preguntes si te encuentras frente a un cuadro de alergia o un resfriado. Aquí te daremos a conocer diferentes claves para logres reconocerlos y tener un estilo de vida saludable, con una buena alimentación.

© Desconocido

¿Qué es alergia y qué es resfriado?

Cuando hacemos mención a la alergia, nos estamos refiriendo a una reacción en exceso que resulta del sistema inmunitario, ya que es él quien se encarga de defender nuestro cuerpo, de sustancias que considere extrañas. Por ejemplo, para muchas personas no supone ningún problema el comer pescado, mientras que para otras sí.

Esto se debe a que cuando alguien está en contacto con una sustancia, llamada alérgeno, el organismo suele generar anticuerpos lgE, con el propósito de protegerlo de dicha amenaza. Desde entonces esta personas queda hipersensibilidaza a dicha sustancia, aun cuando no haya síntomas.

Una vez que la persona está sensibilizada, la próxima vez que entre en contacto con dicho alérgeno, su sistema inmunitario estará segregando histamina, una sustancia que genera esos síntomas que son comunes durante una reacción alérgica, como por ejemplo la secreción nasal, los estornudos, el picor, entre otros; de forma que, cada vez que la persona y el alérgeno estén en contacto ésta reacción ocurrirá.

Por el contrario, el resfriado remite a un proceso infeccioso ligero del aparato respiratorio, muchas veces de origen vírico, cuyos síntomas pueden perdurar hasta una semana.

Aparición de alergias y resfriados

La alergia puede tener acto de presencia en cualquier momento del año, aunque es más frecuente que ocurra durante la primavera, dado el mayor número de alérgenos en el ambiente. Y el resfriado, pese a que suele ser más usual en invierno, también es susceptible de aparecer cualquier momento el año. Por ello es que nos preguntamos cómo es posible establecer una diferencia entre sus síntomas.

Además de causar efectos en las vías respiratorias, las alergias, suelen causar daño en los ojos, o en la piel y producen diferentes reacciones. En el caso de las enfermedades alérgicas que suelen perjudicar a las vías respiratorias, estas aparecen como rinitis alérgica o asma alérgica.

Rinitis alérgica

En el caso de la rinitis alérgica esta suele causar una inflamación, de tipo crónica, en las capas internas de la nariz, causado por la exposición de partículas de polvo o de polen, y suele presentar síntomas tales como: mucosidad abundante liquida, transparente y en forma de goteo; estornudos, picor en la nariz, tos, nariz tapada, entre otros. La gravedad de tales síntomas varias de una persona a otra.

Asma alérgica

El asma alérgica suele causar inflamación en los bronquios, por lo cual la respiración se hace difícil. Algunos de sus síntomas son: ahogo, sonidos como silbidos durante la respiración, tos persistente, y sensación de opresión en el pecho. Y estos aparecerán tan pronto como la persona establezca contacto con alguna de las sustancias que le produzca la reacción alérgica en el organismo.

Resfriado

Durante los resfriados es posible evidenciar síntomas como la fiebre, los estornudos de manera frecuente, aunque más aislados, tos persistente, dolor de garganta, secreción nasal densa y de color amarillo o verde.

Suele durar entre 7 y 10 días, a menos que se complique y ceda el paso a otras patologías, tal como la bronquitis. La aparición del resfriado es ocasional, y su comienzo suele ser lento o gradual.

¿Cómo podemos evitar tener una reacción alérgica?

El principal factor para evitar las reacciones alérgicas y que no ocurran otras afecciones a partir de allí, es que la persona que suele padecerla, evite el contacto con el alérgeno. Por eso es indispensable conocer a qué se tiene alergia con el propósito de activar los mecanismos de seguridad y prevenirla.

Los alergólogos son quienes realizan las pruebas para detectar este tipo de alergias. Las pruebas más usuales son las de laboratorio, el Prick Test o test cutáneo, el Patch test o prueba del parche, así como las pruebas de provocación.

Si posees alguno de los síntomas a los que nos hemos referido anteriormente, no dudes y consulta a tu médico para que te haga una valoración y descarte la posibilidad de padecer algún tipo de alergia.