Los criterios para la adhesión a la OTAN siempre han sido bastante estrictos. Sin embargo, la entrada de Montenegro a la organización, que se llevará a cabo el 5 de junio, sugiere que la realidad puede ser otra si existen intereses por parte de la Alianza.

© Sputnik/ Hans-Georg Schnaak
Montenegro se une a la OTAN sin la realización de un referéndum en el que los ciudadanos puedan expresar su opinión acerca de un paso tan importante para su país. Mientras tanto, la nación balcánica sigue siendo escenario de distintas manifestaciones de protestas, la oposición no participa en las decisiones del Parlamento y no se ha demarcado la frontera con la autoproclamada República de Kosovo.


Comentario: Una falta de participación que en otros países, como por ejemplo Venezuela, sería denunciada como una violación a los derechos humanos. Sin embargo, como en esta ocasión el ignorar dichos derechos se alinea con los intereses de Washington entonces no se escucha ni una sola voz en los medios de comunicación.


Marko Milacic, famoso activista político montenegrino y uno de los líderes del movimiento de oposición 'Resistencia a la desesperanza', habló con Sputnik acerca de la actual situación de su país.
"La adhesión de Montenegro a OTAN es necesaria para que la organización pueda demostrar su poder, en particular, a Serbia. Con ayuda de Montenegro, la OTAN quiere militarizar la región y a Serbia, una importante parte de los Balcanes" señaló el político.
De acuerdo con Milacic, la integración euroatlántica se convirtió en una especie de dogma para las autoridades montenegrinas. La "conciencia dogmática", de manera general, siempre ha sido una de las características de los líderes del país: en la época de la Yugoslavia comunista ellos eran los más ardientes comunistas y ahora se han convertido en los más ardientes defensores de la OTAN, destacó.

El político comentó que las autoridades del país balcánico suelen detener preventivamente a personas para que nadie pueda impedir el proceso de adhesión a la Alianza del Atlántico.
"Las razones de las detenciones son las más banales, intentan incriminar a todos que critican la falta de libertad existente en la OTAN. Cuando nuestro movimiento quemó la bandera de la OTAN como una señal de desobediencia civil, la repercusión fue tan grande que parecía que habíamos lanzado un [misil] Tomahawk sobre la sede de la OTAN en Bruselas", contó el político.
Milacic afirmó estar convencido de que Montenegro será el primer país en salir de la Alianza Atlántica, tan pronto sean sustituidas las personas en el Gobierno.

El político apuntó que es necesario destacar que la adhesión a la OTAN es una "decisión que ha sido tomada no por el pueblo, sino por criminales en el poder". Todas las encuestas apuntan que la población de Montenegro está contra la entrada de su país a la organización militar, aseguró Milacic.
"Los procesos relacionados con el acuerdo con la OTAN, se llevaron a cabo sin la participación de los ciudadanos y sin la participación de la oposición", concluyó el político montenegrino.