Tragedia humana tras desatarse un fuego forestal y dejar atrapadas a familias enteras en una carretera de Leiria.

© Reuters
Incendio forestal cerca de Tojeira, Pedrogao Grande
El devastador incendio forestal declarado este sábado en el término municipal de Pedrógao Grande, en el centro de Portugal, ha causado por ahora 62 muertos y una sesentena de heridos, entre ellos varios bomberos. Cuatro de ellos y un niño están en estado muy grave.


La autoridades lusas hablan de "la mayor tragedia humana de los últimos tiempos para un suceso de este tipo" e informan que al menos 18 de los fallecidos perdieron la vida quedando carbonizados en sus coches en una carretera que une los municipios de Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera, en el distrito de Leiria, donde "familias enteras" quedaron atrapadas por el avance de las llamas, sin poder mover sus vehículos ni ponerse a salvo, en algunos casos.

© AP
Un hombre en su balcón, con al cortina de llamas al fondo.

Los equipos de rescate que han conseguido acceder a la vía, que se encuentra en unza zona montañosa, se encontraron con un "escenario horrible" y vivieron escenas de gran dolor, al estarlos supervivientes en estado de shock. Muchos de ellos han perdido a familiares en el incendio, cuyas causas aún se desconocían este domingo, cuando se mantenía vio en cuatro frentes.

© AP
Una mujer superviviente, en estado de shock en la carretera afectada por el voraz incendio.
Siempre según las autoridades portuguesas, "los vientes descontrolados" que soplaron el sábado por la tarde contribuyeron a convertir "un fuego e bajas dimensiones en un incendio imposible de controlar".

© EFE
Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de Portugal, abraza al desconsolado secretario de Estado de Administración Interna Jorge Gomes.
  • Ayuda desde Lisboa, España y Francia
Bomberos de Setúbal, Coimbra y Lisboa y dos aviones procedentes de España y Francia trabajaban este domingo en las labores de extinción.

© EFE
Una casa presa del fuego en Figueiró dos Vinhos.
  • Tres días de luto nacional
Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de Portugal, ha decretado tres días de luto nacional.