En esta reunión se abordaría la entrega de nuevas competencias a Escocia tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El Ejecutivo nacionalista de Escocia, Michael Russell, amenazó con boicotear el proceso legislativo de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), mejor conocido como Brexit, luego del encuentro con el gabinete de Theresa May realizado este miércoles en Edimburgo.
© The National
Russell advirtió que el Parlamento escocés votará en contra si no se realizan "cambios profundos y significativos a la legislación".

"Tal y como están las cosas no recomendaremos que el Parlamento de Escocia dé su consentimiento al proyecto de ley de la Retirada de la UE", declaró Russell, consejero del Brexit en el Gobierno de Nicola Sturgeon,

Tras la salida del encuentro, Russell denunció que el texto actual es "poco práctico e inevitable" y no garantiza que Escocia o Gales cedan los poderes previstos por sus respectivos gobiernos.

"Es una evidente toma de poder que trasladaría desde Holyrood (Escocia) a Westminster (Inglaterra) competencia en amplias áreas de políticas transferidas, como agricultura y pesca", mencionó en referencia a los Parlamentos de Escocia y del Reino Unido.

Russell aceptó que el rechazo de Holyrood "no bloquearía el Brexit", pero crearía un problema constitucional sin precedentes. "Los ministros del Reino Unido no deberían tener ninguna duda de que invalidar un voto del Parlamento de Escocia e imponer el proyecto de ley de la Retirada de la UE sería un paso extraordinario y sin precedentes", desafió.

La convención que define la relación entre el Gobierno central y las administraciones autonómicas establece que Westminster no legislará sobre asuntos que competen a Escocia sin el consentimiento de su Parlamento. Además, Sturgeon cuenta con el voto negativo del partido Verde en la Cámara de Edimburgo para este macro proyecto legislativo.