Los opioides están siendo tema de debate en muchos paises desarrollados. Se pusieron en el punto de mira tras la muerte de Prince con el abuso de medicamentos calmantes como el Fentanyl, que actúa rápidamente contra el dolor pero que tiene grandes riesgos asociados que pueden llegar a causar la muerte por depresión respiratoria.
© Cedida
El Tramadol puede causar adicción.
Además, hay otro medicamento que esta causando problemas en los países en vías de desarrollo, el tramadol. En España hace falta receta pero es de fácil acceso en otros países africanos, asiáticos o del Este de Europa. Entre sus características tiene potentes y rápidos efectos, según el Confidencial.

The Wall Street Journal ha publicado un reportaje sobre los peligros de este medicamento y también de las primeras visiones globales. En esta línea, varias investigaciones científicas muestran los estragos causados por el Tramadol, un analgésico que alivia el dolor actuando sobre células nerviosas específicas de la médula espinal y del cerebro. BioMed Research International' mostraba el aumento de casos de abuso en Cantón, y concluía que «el Tramadol en alguien sin ningún historial de abuso de sustancias tiene un claro riesgo de producirlo».

Otra investigación ha mostrado su tasa de peligrosidad y según Journal of Forensics and Legal Medicine asegura que entre 1996 y 2012 habian aumentado del 9 al 41% las muertes por sobredosis de Tramadol en Irlanda.

Por lo que respecta a España, el medicamento se subministra bajo receta, controlado por las autoridades. El producto tiene varias variantes: Tramadol Diasa 50 mg en cápsulas, el Tramadol STADA de 100 miligramos inyectable, el Tramadol Kern Pharma de 50 miligramos en cápsulas o el Tramadol NORMON, entre muchos otros. Por esto, su prescripción ha disminuido durante los últimos años por sus potentes efectos, y ahora suele recetarse en casos de dolor muy agudo o accidente.

«Tomar más tramadol de lo que indica la receta de su médico o de una forma no recomendada puede causar efectos secundarios graves o la muerte», asegura Medline Plus. Advierten que puede ser adictivo y recomiendan no tomarlo (ni dejar de consumirlo) sin consultar con el médico de cabecera, ni en una única dosis ni más dosis por día que las que indican por la receta.