La revista Time reveló este miércoles la identidad de la esperada "persona del año". Pero esta vez no se trata de un individuo ni siquiera de una organización.
Time magazine
© Time
La portada de "persona del año" de la revista Time.
Son quienes "rompieron el silencio" ante el acoso y abuso sexual a lo largo de distintas industrias en Estados Unidos.


Comentario: Algo que no nos dicen en este artículo es que la mayoría de los candidatos a "La persona del año" tenían un punto en común, a saber, su postura anti-Trump.

time person year
© NBC/Screenshot

Desde que en octubre explotó el escándalo del productor cinematográfico Harvey Weinstein, quien durante décadas actuó como depredador sexual según decenas de testimonios, otros en la industria han sido señalados de acoso y abuso, como el actor Kevin Spacey y el comediante Louis C.K.

Pero lo que comenzó como un problema de Hollywood rápidamente se amplió a otras áreas de la cultura, el deporte, las empresas, la política y la sociedad en general.

Así lo demostró el éxito del hashtag o etiqueta #MeToo (#YoTambién), que "brindó un paraguas de solidaridad para millones de personas que dieron un paso al frente y contaron sus historias", informó la revista.

"Este es el cambio social más rápido que hemos visto en décadas", dijo el editor en jefe de Time, Edward Felsenthal.

En declaraciones al programa televisivo Today de NBC, Felsenthal afirmó que "comenzó con actos de valentía individuales por parte de cientos de mujeres y algunos hombres que decidieron contar sus historias".

No obstante, en la publicación se afirma: "El reconocimiento (del abuso y acoso sexual) parece haber surgido de la noche a la mañana. Pero en realidad ha estado hirviendo a fuego lento durante años, décadas, siglos".


Comentario: Cabe preguntarse por qué el reconocimiento del abuso y del acoso sexual parece haber surgido de la noche a la mañana. ¿Acaso fue una buena manera de distraer la atención de la gente, justo cuando Estados Unidos (y sus mercenarios terroristas) estaban perdiendo en Medio Oriente? ¿Qué mejor que un escándalo en Hollywood para que el público no se dé cuenta de lo que está pasando realmente?

Eso no significa que muchas de las acusaciones sean infundadas, ni mucho menos. Pero lo que también demuestra es una histeria aguda en el pueblo estadounidense (que contagia cada vez más a otros países). Hoy día cualquiera puede gritar "¡Fue acoso sexual!", sin pruebas, y aparecer en la primera plana. ¿Cuántas de las tantas acusaciones son falsas o parciales? ¿Y cuántos casos SERIOS como éste se ocultan, y no obtienen un lugar importante en los medios porque no provienen de la farándula?

En varias oportunidades, hemos visto cómo esta tendencia se está volviendo obsesiva, al punto de que el feminismo atroz la usa como excusa frecuente para vilipendiar a todos los hombres (artículo en inglés). No se distingue entre crímenes graves y simples comentarios inapropiados, y la definición de "acoso sexual" cada vez se vuelve más amplia. ¡En varios países, un simple piropo ya es sinónimo de acoso sexual!


"Las mujeres lo han vivido con jefes y compañeros de trabajo que no solo cruzan fronteras, sino que ni siquiera parecen saber que existen límites -continúa el texto-. Lo han vivido con el temor de represalias, de sufrir chantaje o despido de un trabajo que no pueden permitirse perder".

Si bien estas "rompedoras de silencio" siempre existieron, en los últimos dos meses protagonizaron "una revolución" que fue "cobrando fuerza cada día", logrando "resultados inmediatos e impactantes", se detalla en la nota publicada por Stephanie Zacharek, Eliana Dockterman y Haley Sweetland Edwards.

Desde entonces, "casi todos los días, han habido directores ejecutivos despedidos, poderosos derrocados, los iconos deshonrados. En algunos casos, se han presentado cargos penales".

Una extensa tradición

La tradición de Time de nombrar a lo que entonces era el "hombre del año" comenzó en 1927 y reconoce a quien "para bien o para mal (...) ha hecho más para influir los eventos del año".

Si bien la amplia mayoría de seleccionados como "persona del año" han sido individuos, este 2017 no es la primera excepción. En 2014, por ejemplo, fueron elegidos aquellos que "lucharon contra el ébola" y en 2011 "los manifestantes" de la llamada Primavera Árabe.

Hace dos semanas, la revista Time se vio envuelta en una controversia con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por esta tapa anual.

A través de su cuenta oficial de Twitter, Trump aseguró que la revista lo había contactado porque, según escribió, sería "probablemente" elegido como "persona del año" 2017.


Sin embargo, la revista le ponía como condiciones una entrevista y una "gran" sesión de fotos, algo que el mandatario declinó.

Poco más de dos horas después, Time aseguró que el presidente estaba equivocado sobre la forma en la que seleccionaban a la "persona del año" y que, de hecho, la revista no hacía comentarios sobre la elección hasta la publicación de la portada, a inicios de diciembre.