A diferencia de lo afirmado oficialmente por las máximas autoridades de Estados Unidos (y unos pocos días antes por las de Israel - véase nota del NYTimes), Irán sí está cumpliendo a cabalidad con todas las obligaciones que ha contraido con la comunidad internacional desde el 14 de julio del 2015, al suscribir el denominado "pacto nuclear". Así lo ha comunicado oficialmente este 9 de mayo del 2018 la OIEA (Organización Internacional de la Energía Atómica).
putin netanyahu
© Internet
La OIEA es una entidad internacional adscrita a Naciones Unidas encargada de monitorear el programa nuclear iraní y de verificar con un equipo de inspectores in situ eventuales incumplimientos por parte de las autoridades persas.

Según todo parece indicar, se trata de un nuevo episodio - de una larga lista - en el cual el actual ocupante de la Casa Blanca procede a afirmaciones escasamente fundamentadas en hechos reales, confirmando así su peculiar estilo desde que llegó en enero del 2017 a ejercer sus funciones como Jefe de Estado.

Al desmentir públicamente al Presidente de Estados Unidos y a sus asesores, era previsible que se dieran algunos repentinos cambios de altos funcionarios de la OIEA: el responsable de inspecciones de la OIEA, Tero Varjoranta, presentó su renuncia al finalizar esta misma semana, con efecto inmediato y sin que se conozcan sus razones (véase nota de Le Monde).

Por el lado del Departamento de Estado, uno de sus altos funcionarios, con mayor experiencia en el tema, Richard Johnson, presentó (también, pero por razones posiblemente muy distintas...) su renuncia dos días después del retiro oficializado por el Presidente de Estados Unidos: se lee en esta nota de prensa que:
"Me enorgullece haber desempeñado un pequeño papel en esta labor, en particular el extraordinario logro de aplicar el [acuerdo] con Irán, que claramente ha tenido éxito en impedir que Irán adquiriera un arma nuclear."
Una breve puesta en contexto del pacto nuclear con Irán

El acuerdo sobre el programa nuclear iraní del 2015 se denomina "Joint Comprehensive Plan of Action" o JCPOA (en persa برنامه جامع اقدام مشترک‎) y pretende poner fin a las sanciones internacionales contra Irán y permitir a este último desarrollar su programa nuclear bajo ciertas medidas de control y un riguroso régimen de verificaciones por parte de la OIEA. El acuerdo fue suscrito entre Irán y los cinco Estados (P-5) que son Miembros Permanentes del Consejo de Seguridad, así como con Alemania y la Unión Europea (UE). El JPCOA fue endosado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas mediante la resolución 2331 del 20 de julio del 2015 (véase texto en español con, en anexo, el texto en español del JPCOA).

Además de referir también al texto como tal en inglés del mismo JCPOA (disponible en este enlace), remitimos al lector a nuestra nota publicada en el 2015 en el sitio jurídico de DerechoalDia, la cual intenta poner en perspectiva este acuerdo alcanzado después de varios años de árduas y complejas negociaciones y reproduce - en su parte final - el comunicado oficial emitido por Costa Rica (véase texto disponible en este enlace).

Resulta oportuno precisar que el calendario muy preciso de verificaciones e inspecciones por parte de la OIEA en Irán se ha mantenido desde el 2015, y que la remisión de sus resultados al Consejo de Seguridad se ha dado sin mayor contratiempo. Pese a informaciones periodísticas que buscan desacreditar a Irán (originadas usualmente en Arabia Saudita, Estados Unidos e Israel), Irán ha cumplido el cronograma al que se comprometió en el 2015, y así lo ha confirmado la misma OIEA periódicamente.

Las relaciones comerciales de Irán después de suscribir el pacto nuclear

Desde la firma de este acuerdo en el 2015, Irán ha normalizado paulatinamente sus relaciones comerciales, recibiendo a numerosas delegaciones oficiales europeas, rusas y chinas interesadas en invertir en Irán y ha procedido a suscribir contratos con grandes empresas, como por ejemplo un contrato en diciembre del 2016 con Boeing y con Airbus para remozar su flota aérea comercial (véase nota de prensa al respecto).

Se lee en esta ficha técnica de la Union Europea (UE) que:
"La UE exportó más de 8.200 millones de euros en mercancías a Irán en 2016. Las exportaciones de la UE a Irán son principalmente maquinaria y equipo de transporte (3.800 millones de euros, el 46,2%), productos químicos (1.800 millones de euros, el 22,2%) y productos manufacturados (700 millones de euros, el 8,8%). La UE importó casi 5.500 millones de euros de mercancías de Irán en 2016. La mayoría de las importaciones de la UE procedentes de Irán están relacionadas con la energía (los combustibles minerales representan 4.200 millones de euros y el 77,0% de las importaciones de la UE procedentes de Irán), seguidos de los productos manufacturados (400 millones de euros, el 8,5%) y los alimentos (300 millones de euros, el 6,8%)."
En materia turística, la notoria participación de Irán en la Feria Internacional del Turismo (FITUR) en España en el 2016 no pasó desapercibida (véase nota de prensa).
irán
Toma de la ciudad de Meybod en Irán, extraída de artículo de prensa sobre destinos turísticos recomendados por la revista National Geographic para el 2016, en el que aparece - ver artículo - Irán como primer destino recomendado, seguido luego por Costa Rica
El último informe de la OIEA sobre el programa nuclear de Irán (de 10 realizados) fue presentado en febrero del 2018, confirmando el cumplimiento por parte de las autoridades persas de lo pactado en el 2015 (este informe está disponible en este enlace de dicha organización internacional).

La categórica declaración formulada por la OIEA

En su declaración dada a conocer este 9 de mayo del 2018 (véase texto oficial), el máximo jerarca de la OIEA (más conocida por sus siglas en inglés IAEA) ha señalado de forma contundente que:
"El OIEA sigue de cerca los acontecimientos relacionados con el Plan de Acción Amplio Conjunto (JCPOA por sus siglas en inglés). Según lo solicitado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y autorizado por la Junta de Gobernadores del OIEA en 2015, el OIEA está verificando y supervisando el cumplimiento por parte de Irán de sus compromisos relacionados con la energía nuclear en virtud del acuerdo con el JCPOA. Irán está sujeto al régimen de verificación nuclear más estricto del mundo en el marco de la JCPOA, lo que constituye un importante logro en materia de verificación. A partir de hoy, el OIEA puede confirmar que Irán está cumpliendo los compromisos relacionados con la energía nuclear."
trump irán
© EFE
El presidente de EE.UU., Donald Trump, sostiene un memorándum presidencial de seguridad nacional sobre Irán que acababa de firmar en la sala de recepción diplomática de la Casa Blanca.
Como previsible, esta declaración de la OIEA que confirma la inexistencia de violaciones al JCPOA por parte de Irán no ha dado lugar a ningna reacción oficial por parte de Estados Unidos. Su contundencia no admite mayor comentario, haciendo más evidente la maniobra realizada por Estados Unidos y sus informantes en Oriente Medio, y confirmando algunas sospechas sobre las verdaderas razones que motivan el retiro de Estados Unidos del pacto nuclear.

El apoyo solitario de Israel al Presidente de Estados Unidos

El actual ocupante de la Casa Blanca ha anunciado el pasado 8 de mayo que ha ordenado retirar a Estados Unidos de este acuerdo y sancionar a Irán por diversos motivos (véase texto de su Memorandum). El anuncio del Presidente de Estados Unidos fue inmediatamente saludado por Israel (véase nota de Haaretz del mismo 8 de mayo), mientras que fue repudiado por el resto de la comunidad internacional.

Entre muchas de las razones dadas por el Presidente norteamericano para justificar su decisión (varias de ellas totalmente ajenas - como por ejemplo la situación de los derechos humanos - al ámbito cubierto por el JCPOA), se lee que:
"En 2016, Irán también violó dos veces los límites de las reservas de agua pesada de la JCPOA. Este comportamiento es inaceptable, especialmente para un régimen que se sabe que ha perseguido armas nucleares en violación de sus obligaciones en virtud del Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares."
Nótese que desde el mismo Congreso de Estados Unidos, se ha detallado, como posible consecuencia de que el acuerdo "colapse" si Estados Unidos opta por retirarse de este y por reestablecer un régimen de sanciones comerciales y de otra índole contra Irán:
"Es posible que el JCPOA colapse sin la participación de los Estados Unidos. Las grandes empresas internacionales, cuando se ven amenazadas por las sanciones de Estados Unidos, como el hecho de estar prácticamente excluidas del gran mercado estadounidense, podrían salir de Irán y, por lo tanto, provocar un fuerte deterioro de la economía iraní. Los líderes iraníes podrían argumentar que Irán ya no se está beneficiando de cumplir con el JCPOA y luego reanudar las actividades nucleares que están restringidas bajo el acuerdo." (véase informe titulado "Options to Cease Implementing the Iran Nuclear Agreement" del 30 de abril del 2018).
Por su parte Irán, en una declaración oficial del jefe de su diplomacia (véase texto), ha advertido que:
"En los próximos días, los Estados Unidos tendrán que decidir si finalmente cumplen con sus obligaciones. Irán se mantiene firme frente a los intentos inútiles de intimidación. Pero si los EE.UU. continúan violando el acuerdo, o si se retira del todo, ejerceremos nuestro derecho a responder, de la manera que queramos. Las fanfarronadas o las amenazas no conseguirán que EE.UU. haga un "nuevo trato", particularmente porque no está cumpliendo con el trato que ya hizo."
En una interesante entrevista a dos de los negociadores norteamericanos del JCPOA (véase entrevista publicada en ElPais), se lee que para uno de ellos, Robert Malley
"Es una decisión injustificada que pone a la región en una situación más peligrosa, aísla a Estados Unidos y crea el riesgo de una confrontación con Irán que el acuerdo nuclear había logrado solventar".
Las reacciones ante el vacío que conlleva el retiro de Estados Unidos del acuerdo nuclear pactado con Irán en el 2015

Resultado de varios años de delicadas negociaciones, el JCPOA logró resolver los problemas causados por el programa nuclear iraní y por las sanciones contra Irán. El retiro infundado por parte de Estados Unidos del JCPOA amenaza ahora con provocar un efecto desestabilizador para la comunidad internacional.

Alemania, Francia y Reino Unido circularon una declaración conjunta de sus Jefes de Estado (véase texto completo en francés y texto en inglés) en la que externaron que:
"Nosotros, los dirigentes de Alemania, Francia y el Reino Unido, observamos con pesar y preocupación la decisión del Presidente Trump de retirar a los Estados Unidos de América del JCPOA. Juntos, subrayamos nuestro compromiso continuo con el JCPOA. Este acuerdo es particularmente importante para nuestra seguridad compartida. Recordamos que el JCPOA fue aprobado unánimemente por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en la Resolución 2231. Esta resolución sigue siendo el marco internacional jurídicamente vinculante para la solución de controversias relacionadas con el programa nuclear del Irán."
Además de Canadá en el hemisferio americano (Nota 1), en América Latina se registran las reacciones oficiales de Cuba (Nota 2) y de Venezuela (Nota 3) entre las más vehementes.

Consciente de los graves riesgos de desestabilización que supone el retiro de Estados Unidos de este acuerdo, en su comunicado oficial (véase texto oficial) la Unión Europea (UE) no dudó en afirmar que:
"El JCPOA, respaldado unánimemente por la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, es un elemento clave de la arquitectura mundial de no proliferación nuclear y es crucial para la seguridad de la región. Mientras Irán siga cumpliendo sus compromisos en el ámbito nuclear, como ha venido haciendo hasta ahora y ha sido confirmado por el Organismo Internacional de Energía Atómica en diez informes consecutivos, la UE seguirá comprometida con la aplicación plena y efectiva del acuerdo nuclear."
A modo de conclusión: Estados Unidos e Israel, una dupla dispuesta a desafiar al resto de la comunidad internacional

Esta decisión unilateral de Estados Unidos debe entenderse como el resultado de los estrechos lazos que mantiene el Presidente norteamericano con las máximas autoridades israelíes. Con relación al juego político con Israel que ha establecido desde su llegada a la Casa Blanca en enero del 2017 su actual ocupante, se lee en este artículo de Haaretz, que:
"La decisión de Trump también fue exactamente lo que Israel había exigido, no sólo la retirada del acuerdo, sino también fuertes sanciones y una mención del proyecto de misiles balísticos de Irán, no sólo de su programa nuclear. Con su espectáculo teatral la semana pasada, Netanyahu demostró que está coordinado con Trump, mientras que Trump cumplió una segunda promesa de campaña a sus votantes."
Como se recordará, en diciembre del 2017, el Presidente de Estados Unidos anunció el traslado de la Embajada de Estados Unidos de Tel-Aviv a Jerusalén, provocando un repudio generalizado que tuvimos la oportunidad de analizar, en el caso de las reacciones registradas en América Latina (véase nuestra breve nota publicada en el sitio MonitordeOriente).

Se trata de un gesto anhelado por Israel que ningún Presidente de Estados Unidos se había atrevido a materializar como tal.

Un proyecto de resolución presentado el 18 de diciembre del 2017 al Consejo de Seguridad (véase texto) evidenció el aislamiento de Estados Unidos al contar con un solo voto en contra (veto) frente a 14 votos a su favor condenando esta decisión norteamericana. La nueva sede diplomática de Estados Unidos será inaugurada este próximo 14 de mayo en Jerusalén, en abierta violación a varias resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y al consenso internacional por más de 70 años sobre el estatuto internacional de Jerusalén.

Urgido el embajador de Estados Unidos de compañía en la Ciudad Santa, dos días después, será la sede diplomática de Guatemala la que será oficialmente inaugurada en Jerusalén, y para el 21 de mayo se espera la inauguración de la embajada de Paraguay.

Notas

Nota 1: El comunicado oficial de Canadá se lee así:
"Statement May 8, 2018 - Ottawa, Ontario - Global Affairs Canada

The Honourable Chrystia Freeland, Minister of Foreign Affairs, today issued the following statement:

"Canada supports an effective rules-based international order, and believes that the Joint Comprehensive Plan of Action (JCPOA) is essential to prevent Iran from developing a nuclear weapons capability and to ensure greater regional and global security.

"Iran must not be allowed to develop nuclear weapons. The JCPOA has subjected Iran's nuclear program to a rigorous and unprecedented international verification regime by the International Atomic Energy Agency.

"The JCPOA, agreed to with Iran in 2015 and endorsed by the UN Security Council, is not perfect. It has, however, helped to curb a real threat to international peace and security.

"At the G7 Foreign Ministers' meeting two weeks ago, all countries agreed: 'We are committed to permanently ensuring that Iran's nuclear program remains exclusively peaceful, in line with its Non Proliferation Treaty obligations and its commitments under the Joint Comprehensive Plan of Action.'

"Canada regrets that the United States has decided to withdraw from the JCPOA, particularly given that, according to the IAEA, Iran continues to implement its JCPOA commitments.

"Canada condemns Iran's ongoing development of its ballistic missile program and its ballistic missile launches, which are destabilizing for the region. Canada maintains sanctions that target Iran's ballistic missile programs.

"We continue to oppose Iran's support for terrorist organizations, its threats toward Israel, and its support for the Assad regime in Syria. We will continue to work closely with our allies and partners to hold Iran to account."
Nota 2: El comunicado oficial de Cuba se lee así: "Cuba rechaza retirada de Estados Unidos del Acuerdo Nuclear con Irán
El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba expresa su profundo rechazo a la decisión del gobierno de los Estados Unidos de retirarse del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) o Acuerdo Nuclear con Irán y de reimponer sanciones a este país. El incumplimiento de estos compromisos internacionales atenta contra las normas de convivencia entre los Estados y puede provocar graves consecuencias para la estabilidad y la seguridad en el Medio Oriente.

Cuba se opone a la aplicación de medidas económicas coercitivas unilaterales contra cualquier país y reconoce el derecho legítimo de todos los Estados al uso de la energía nuclear con fines pacíficos. Al mismo tiempo, llama al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a cumplir la responsabilidad que le confiere la Carta de la ONU en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, exigiendo el cumplimiento de su resolución 2231 (2015) sobre la cuestión nuclear iraní, aprobada por unanimidad en ese órgano.

La Habana, 9 de mayo de 2018
Nota 3: El comunicado oficial circulado por parte de Venezuela se lee de la siguiente manera:
" Venezuela rechaza retiro de EEUU del Plan Conjunto de Acción Integral

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, en nombre del Pueblo y el Gobierno venezolano, rechaza la decisión unilateral del Presidente estadounidense Donald Trump, al retirar a su país del Plan Conjunto de Acción Integral, acuerdo suscrito en julio de 2015 entre la República Islámica de Irán y el grupo G 5+1.

Este acuerdo fue el resultado constructivo y compartido tras doce años de negociaciones y diplomacia activa, entre los países firmantes. Vale destacar que en los casi 3 años de aplicación del Acuerdo, las partes han confirmado repetidamente su aplicación y buen funcionamiento, a través de la Asociación Internacional de Energía Atómica (IAEA), por lo que esta medida de la administración Trump es un paso injustificable, indeseado y errático.

El Gobierno Bolivariano de Venezuela exhorta al resto de los integrantes del Plan Conjunto de Acción Integral, así como a la comunidad internacional en general, para hallar las vías que preserven el espíritu y la aplicación de tan importante Acuerdo.

La República Bolivariana de Venezuela reitera una vez más su profunda amistad y solidaridad con el Pueblo y Gobierno iraní y hace votos para que el supremo valor de la paz y el respeto a la soberanía de la República Islámica de Irán, sean el sustento de las soluciones por construir entre las partes involucradas."
Nicolás Boeglin
Nicolás Boeglin:

Doctor en Derecho (Universidad de Paris II), LLM (Instituto Universitario Europeo de Florencia, Italia). Diplomado del Institut des Hautes Études Internationales (Universidad de Paris II). "Diplômé" del Instituto Internacional de los Derechos Humanos (IIDH, Institut René Cassin de Estrasburgo). Actualmente, Profesor de Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica (UCR).