En una de las habituales puestas en escena del partido de Mauricio Macri, el Presidente se complicó diálogando con una vecina mendocina y advirtió: "Yo en lo que más trabajo es en no volverme loco, porque si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño a todos".
macri mad
© Internet
Todo el mundo a orar para que Macri no enloquezca...
Mientras el nivel de confianza en el Gobierno se desploma por debajo del 30 por ciento, con la economía aún tambaleante por la devaluación y la inflación creciente, el presidente Mauricio Macri aprovechó su paso por Mendoza, donde participó de un encuentro del G-20, para organizar un nuevo timbreo.

Como en otras oportunidades, no hubo ningún detalle librado al azar durante la puesta en escena y todo fue registrado por sus propios fotógrafos y transmitido a través de las redes sociales. Sin embargo, pese a ese cuidado entorno, el mandatario se metió solo en dificultades.


Sucedió que, al visitar a una familia lanzó una serie de insólitas declaraciones. Entre ellas, cuando la mujer a la que visitaba le preguntó cómo estaba lidiando en lo personal con la crisis económica que vive el país, Macri afirmó: "Tengo que estar tranquilo, porque si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño a todos ustedes".


Comentario: De la siguiente frase debe deducirse que toda la pobreza, el endeudamiento, el desempleo, el cierre de miles de empresas e industrias, la devaluación del salario, los acuerdos letales con el FMI,... es decir, todo el daño hecho hasta ahora, ha sido hecho por un Mauricio Macri psicológicamente sano. ¡Dios libre a Argentina de que este hombre enloquezca!


En una charla que pretendió ser distendida, Macri volvió a hablar de las "seis tormentas seguidas" que tuvo que atravesar. Laura, la dueña de la casa, le había dicho previamente: "Se lo ve bien y sonriente". Luego le consultó: "¿Cómo hace para descansar?". El Presidente habló entonces del "trabajo interno" que realiza para pasar la crisis del país. "Trabajo mucho conmigo mismo, en mi interior, tratando de mantener la calma", comenzó a explicar.


Comentario: ¿Trabaja mucho consigo mismo para mantener la calma?... Eso explica porque aunque hace casi 3 años que el país viene descendiendo rápida y vertiginosa hacia el infierno, el Presidente no ha perdido ni una sola oportunidad de tomarse vacaciones o dedicarse al esparcimiento recreativo.


Fue luego de esas palabras cuando pronunció la sorprendente frase: "Uno tiene que estar tranquilo. Yo en lo que más trabajo es en no volverme loco, porque si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño a todos ustedes".


Comentario: Podrán llamarnos exagerados o paranoicos, pero las palabras del Presidente suenan casi como una amenaza, algo así como "¡No me vuelvan loco porque se las van a ver feas!".


Luego habló de lo importantes que son los afectos para él y se autocalificó como un "experto en los rompecabezas con Antonia", su hija.

Antes de esta visita a esta familia, el sábado, Macri había estado en un restaurante de Villa Potrerillos y haciendo timbreos en Luján de Cuyo. El intento por mostrar una imagen de cercanía con "la gente", después de los anuncios de mayor ajuste y del reconocimiento de un incremento de la pobreza en el país, terminó exponiendo a Macri con una declaración que muchos interpretaron como una advertencia velada y otros como un sincericidio.