He aquí una vieja idea: nuestro mundo es parte de un universo vivo, con una mente propia, un lugar que no es sólo un patio de recreo para satisfacer los deseos, sino también una escuela para aprender del sufrimiento generado por la lucha de la existencia. Esta idea yace al centro de la antigua filosofía del estoicismo, establecida en Atenas a principios del siglo III a.C. En Comets And The Horns Of Moses, (Cometas y los cuernos de Moisés), Laura Knight-Jadczyk resumió de la siguiente manera la filosofía básica de los estoicos:
comet mcnaught
© Stéphane Guisard
El cometa McNaught sobre Chile, enero 2007
"El mundo está organizado racionalmente, y es explicable y comprensible. El patrón está completo en todo momento. Dentro de la organización, diferentes elementos y partes son dinámicos y gobernantes, otros son pasivos en su función. El mundo es providencial a propósito; así que también hay un diseño, así como un patrón, y el buen fin es descubrible por la comprensión racional de esto. El elemento divino es completa y totalmente inmanente. Como el sistema es un todo orgánico, la comprensión de cualquier parte contribuye a la comprensión del todo, y viceversa. Incluso la operación de cualquier parte es relevante para la operación del todo. La ley operativa de causa y efecto atraviesa el comportamiento de los fenómenos y de los seres vivos. La comprensión y la explicación de su funcionamiento se encuentra dentro, y sólo dentro, de sí mismo".
Cuando leí esto, me acordé de los patrones fractales, una estructura matemática muy común. He aquí una selección de esos patrones, tal como ocurren en la naturaleza:
Fractals

"Fractales" en la Naturaleza

La búsqueda de vida inteligente


El punto de vista sobrio de la ciencia moderna sobre el universo se burla de la noción del "elemento divino". El universo es sólo un objeto de estudio; vasto y misterioso, ciertamente, pero en última instancia es como cualquier otro objeto. Si usted espera que lo tomen en serio en "la comunidad científica", no revele su sorpresa cuando descubra lo brillante que es la ingeniería de la maquinaria del Universo. Se espera que creamos que las formas más elevadas de orden -de las cuales nuestra civilización con todas sus maravillas tecnológicas es sólo una pequeña parte- simplemente se originan de la nada: no hay un plan, ni propósito, ni inteligencia, dicen. Sólo... ¡PUM!

¿Cómo puede ser eso?

Desde los sistemas solares hasta los animales, en la Naturaleza todo es funcional y está perfectamente organizado, permitiendo cierta adaptabilidad en respuesta a los cambios dinámicos, pero siguiendo estrictas reglas. El hecho de que tome una forma intrínsecamente estructurada es por sí solo un claro indicador de inteligencia. Pero para el científico "serio" (que es invariablemente un neodarwinista, sea o no consciente de ello), esa es un área "prohibida". La inteligencia sólo puede ser atribuida a criaturas como nosotros, dicen. Las maravillas biológicas de la naturaleza sólo dan la apariencia de diseño, pero son simplemente el resultado de una mutación aleatoria, "un feliz accidente químico", como dijo el legendario ateo y teórico de la evolución Richard Dawkins.

Las estructuras ordenadas creadas por la Naturaleza, por sofisticadas que sean, son "sólo" naturales. Si esto es así, ¿qué tiene de especial el ser humano? ¿En qué punto la inteligencia y la conciencia entran en escena?

El origen de la vida

A pesar de las sofisticadas alturas que la ciencia ha alcanzado, seguimos siendo incapaces de reproducir la vida; ciertamente, no por ningún medio tecnológico. La tecnología de la Madre Naturaleza es muy superior a nuestras capacidades y comprensión. Nosotros no inventamos la vida en la Tierra, fue ella. Sólo aplicamos lo poco que aprendemos de ella en formas bastante pequeñas y, en general, no tan brillantes. Sin embargo, el hombre moderno tiende a considerarse a sí mismo como la única forma de vida inteligente, y ciertamente la más sofisticada. En nuestra arrogancia, decimos, "la humanidad sabe lo que es mejor", mientras que en realidad cada observación, cada teoría, cada invención es propiedad intelectual de la Naturaleza.

En Evolution 2.0 - Breaking the Deadlock Between Darwin and Design (Evolución 2.0: Superando el punto muerto entre Darwin y el diseño), el ingeniero eléctrico y teórico de la información Perry Marshall describe la lucha entre dos bandos opuestos: los neodarwinistas/ateos, por un lado, que afirman que la mutación aleatoria + selección natural + tiempo = evolución, y los defensores del diseño inteligente (junto con los creacionistas), por otro, que afirman que "dios" creó el universo y todo lo que contiene. Marshall concluye que los darwinistas subestiman la naturaleza, mientras que los creacionistas subestiman a Dios, y nos recuerda que ya se ha establecido, de muchas maneras, que el ADN es literalmente un código -un código muy sofisticado que excede cualquier lenguaje de programación que podamos concebir.

La pregunta es: ¿de dónde viene este código? Por casualidad, dicen los ateos. En caso afirmativo, ¿dónde están las pruebas de ello? Marshall está ofreciendo 5.000.000 dólares a la primera persona que pueda presentar un proceso puramente químico que produzca un código.

El genetista Theodosius Dobzhansky también intentó apoyar el argumento en favor de la mutación aleatoria, llevando a cabo extensos experimentos consistentes en bombardear a las moscas de la fruta con radiación durante 30 años, induciendo mutaciones en el ADN; que él -en línea con la teoría predominante- esperaba que aceleraran la "evolución" de las moscas. Pero sus experimentos resultaron ser muy perjudiciales para la salud de las moscas de la fruta. De hecho, no hay ningún caso documentado, o aplicación en ningún campo de la ciencia, en el que el ruido y la aleatoriedad añadan contenido informativo; por el contrario, estos perturban y destruyen la información. En los casos de procesos evolutivos, las pruebas apuntan a una mutación adaptativa. Imagine un texto dañado en una página, donde falten letras: rec_nstruya y rellene l_s hu_cos.
SUMMARY OF RESULTS
© Perry Marshall
Resumen por puntos del libro "Evolution 2.0 - Breaking the Deadlock Between Darwin and Design"
Resumen por puntos:
  • El neodarwinismo dice que la Mutación Aleatoria + la Selección Natural + Tiempo = Evolución.
  • La Mutación Aleatoria es ruido. El ruido destruye.
  • Las células reorganizan el ADN de acuerdo a reglas precisas (Transposición).
  • Las células intercambian ADN con otras células (Transferencia de Genes Horizontal).
  • Las células se comunican unas con otras y editan sus propios genomas con un lenguaje increíblemente sofisticado.
  • Las células encienden y apagan el código para sí mismas y su progenie (Epigenética).
  • Las células se fusionan y cooperan (Simbiogénesis).
  • Especie 1 + Especie 2 = Nueva Especie (Hibridización). Sabemos que los organismos se adaptan rápidamente porque los científicos producen nuevas especies en el laboratorio a diario.
  • La evolución en menos de 140 caracteres: Los genes se encienden, se apagan, se reorganizan e intercambian. Los híbridos se duplican; los virus secuestran; las células se fusionan; los ganadores surgen.
  • Mutación adaptiva + Selección Natural + Tiempo = Evolución 2.0
  • El ADN es código. Todos los códigos cuyo origen conocemos fueron diseñados.
  • ¿De dónde vienen las reglas de códigos y lingüísticas del ADN? Premio Evolución 2.0.
  • Contestar esta pregunta producirá avances médicos y tecnológicos de miles de millones de dólares.
De la entrada de Wikipedia sobre la Hipótesis de la Tierra Rara:
"En astronomía y astrobiología planetaria, la Hipótesis de la Tierra Rara argumenta que el origen de la vida y la evolución de la complejidad biológica como los organismos multicelulares de reproducción sexual en la Tierra (y, posteriormente, la inteligencia humana) requieren una combinación improbable de eventos y circunstancias astrofísicas y geológicas. Según la hipótesis, la vida extraterrestre compleja es un fenómeno improbable y probablemente raro".
Si eso fuera cierto, la ocurrencia de la vida en la Tierra debe haber sido una genial coincidencia, ¡y ni hablar de la formación del universo! ¿Fueron la vida en la Tierra y la creación del universo simples accidentes aleatorios y felices? Algunos científicos encuentran que el "salto de fe" que esto requiere es demasiado difícil de tomar. El biólogo Dr. Rupert Sheldrake ha dicho de la teoría del Big Bang: "Como decía mi amigo Terrence McKenna, 'la ciencia moderna se basa en el principio: dame un milagro gratis y te explicaremos el resto'". Muchos científicos creen literalmente que el orden emerge milagrosamente de la nada.

Entonces, si no hago nada, ¿el orden surgirá espontáneamente de mi desordenada sala de estar? Suena como si realmente estuvieran diciendo: "No conocemos la causa, a menos que... pero no entremos en eso."

Mente sobre materia

La palabra "materia" deriva del latín mater que significa "origen", "fuente", "madre". El universo, en todas sus manifestaciones, es una estructura bien diseñada, altamente funcional, holística, y todo lo que da a luz sigue sus reglas; reglas que los científicos intentan comprender para obtener conocimiento. Como un niño aprende de su madre, los científicos aprenden de la materia. ¿Pero sólo hay materia?

En filosofía, el panpsiquismo es la opinión de que la consciencia, la mente, o el alma (psique) es una característica universal y primordial de todas las cosas. Los panpsiquistas como los antiguos estoicos, Platón, Leibniz, William James o Alfred North Whitehead se veían a sí mismos como mentes en un mundo mental. El psicólogo C.G. Jung, con su concepto del inconsciente colectivo, también compartía este punto de vista.

La mente humana joven y curiosa extrapola explicaciones inteligentes, modelos científicos, planos y conjuntos de reglas matemáticas de la mente supervieja de la naturaleza. Esto nos informa sobre cómo funcionan las cosas, lo que nos hace inteligentes y nos permite refinar aún más nuestras capacidades de reconocimiento de patrones. La aplicación de reglas y conceptos matemáticos, que nosotros como "seres inteligentes" supuestamente desarrollamos por nuestra cuenta, tiene resultados físicos en el mundo material, por lo que parecería que existieron mucho antes de que la humanidad existiera. Pero ¿dónde se encuentra exactamente el mundo de la información -de las matemáticas y las ideas-, si no es en nuestra mente? ¿En la mente de la naturaleza?

Nuestra mente es estrictamente un producto material de alguna función cerebral aún no descubierta, según la opinión predominante. Pero los científicos no han sido capaces de identificar un lugar biológico donde se almacenen los recuerdos, mientras que los estudios sobre las ratas han demostrado que, después de enseñarles un truco, no importa cuánto de su cerebro sea posteriormente cortado (hasta, por supuesto, que la rata muera), todavía lo recuerdan. ¿Entonces es la recuperación de los recuerdos un fenómeno no material?

Materia, energía e información

Norbert Wiener, el legendario "padre de la cibernética" del MIT, dijo:
"La información es información, ni materia ni energía. Ningún materialismo que no admita esto puede sobrevivir en la actualidad".
Según Tom Stonier, "padre de la teoría de la información", la información es un componente fundamental del universo:
"La materia y la energía componen la superficie del universo. La estructura superficial del universo es fácilmente perceptible para nuestros sentidos. La estructura interna es más sutil. Está organizada de una manera no tan obvia: no sólo consiste en materia y energía, sino también en información".
Parece haber una "reserva" o campo de información no material que informa a la materia y la guía a lo largo de los caminos establecidos, o "hábitos", como dice el Dr. Rupert Sheldrake. Sheldrake propuso la teoría de la resonancia mórfica y los campos mórficos, que podrían explicar muchos otros fenómenos extraños, desde la precognición y el comportamiento en enjambre hasta la visión remota, por nombrar algunos. ¿Y si la mente o el "centro" mental de las criaturas fueran esencialmente receptores de información de un vasto campo de información no local y altamente inteligente?

Sistemas holísticos

En este marco, no hay "materia muerta", sino diferentes niveles de organización, incluyendo la vida como una forma. Aunque organizada de manera mucho más sencilla en comparación con la materia viva, lo que llamamos "materia inanimada" también se adapta y se comporta de diferentes maneras bajo ciertas circunstancias, experimentando reacciones químicas y procesos complejos, y procediendo durante períodos de tiempo inimaginablemente largos.

Piense en la formación de nuestro planeta, que tuvo lugar mucho antes de que pudiera sostener la vida. Hubo una evolución de la materia "muerta" antes de eso, formando el "metabolismo" de un sistema estelar. Considere cuán bien organizado debe estar un planeta para hacer posible la vida, y cuán afinados deben estar el clima y los sistemas climáticos para regular la existencia subsiguiente de la vida. ¿Dónde trazamos la línea entre la "vida" y la "muerte"?

¿Están vivas las galaxias? ¿Se comunican entre ellas? Los fenómenos cósmicos tienen sorprendentes similitudes con las redes neuronales. Como Stephen Smith del Thunderbolts Project escribe en "Universo Eléctrico: Líneas de energía":
Las galaxias a menudo muestran alineamiento entre sí a través de grandes distancias.

De acuerdo con la teoría del Universo Eléctrico, la evolución galáctica ocurre cuando las descargas de plasma a gran escala forman ruedas giratorias de filamentos coherentes que muestran un comportamiento electrodinámico y no sólo lo que la gravedad por sí sola puede aportar. Las estrellas en las galaxias también pueden formar arcos largos que los atraviesan como cuentas de plata en un hilo. Ninguna teoría de la contracción nebular puede explicar adecuadamente la formación estelar. Más allá de eso, las grandes espirales que se acumulan en grupos, que luego también se agrupan en supergrupos, están más allá de cualquier definición convencional.

Cuando el plasma se mueve a través de una nube de polvo y gas, la nube se ioniza, lo que da inicio a un campo eléctrico y al flujo de corriente eléctrica. La electricidad que se mueve a través de cualquier sustancia forma campos magnéticos que tienden a alinear y restringir el flujo de corriente. Esos campos crean lo que a veces se llama "cuerdas de plasma", también conocidas como corrientes de Birkeland.

Las corrientes de Birkeland son filamentos electromagnéticos que transportan cargas eléctricas a través del espacio. Los filamentos son capas dobladas de doble pared de separación de carga, aislando regiones de carga opuesta e impidiendo que se neutralicen.

Casi todos los cuerpos del Universo muestran algún tipo de filamentación. Las colas de cometa a menudo se presentan en parejas. La polvorienta forma un arco a lo largo de su trayectoria orbital. La otra, compuesta de filamentos de iones "fibrosos", se extiende desde el núcleo en línea recta, siempre apuntando hacia fuera de la región de polaridad similar. Las nebulosas planetarias están hiladas por intrincadas telarañas de zarcillos iluminados. Las estrellas y galaxias energéticas de Herbig-Haro emiten chorros trenzados. Algunas galaxias parecen "peludas", con hilos de material que se extienden a partir de ellas.

Debido a que las diversas cargas en los circuitos galácticos irradian energía, deben ser alimentadas por acoplamiento con circuitos más grandes. El tamaño de estos circuitos puede ser inferido por la observación de que las galaxias también ocurren en cadenas.
Todo parece estar conectado: sistemas que alimentan sistemas, ciclos dentro de ciclos, reglas construidas sobre reglas. Es como si todo fuera parte de un organismo más grande. Imagínese un astrónomo viviendo en un planeta que en realidad es un electrón orbitando un átomo, ubicado dentro de una molécula que es parte de un cúmulo de células dentro de las entrañas de una mosca de la fruta, que hace la misma pregunta...
brain cell universe

Célula del cerebro - El Universo
Una conexión humano-cósmica

Los defensores del calentamiento global antropogénico creen que el planeta -específicamente la biosfera- está sufriendo un cambio radical debido a la excesiva actividad humana que causa el agotamiento de los recursos y la fuga de gases de efecto invernadero. Esto, sostienen, se entromete catastróficamente con los delicados controles climáticos que sostienen la vida en la Tierra. Si redujéramos (drásticamente) nuestra "huella de carbono", los ecosistemas sobrevivirían, y la humanidad con ellos.

Sin embargo, por un lado sobreestiman el impacto físico que la civilización humana tiene sobre los sistemas que derivan la mayor parte de su energía y "contenido informativo" del sol, los rayos cósmicos y otros fenómenos cósmicos. Por otro lado, ignoran los relatos históricos de civilizaciones pasadas (no industriales, aunque altamente organizadas) que se derrumbaron en momentos de gran agitación ambiental.

Volviendo a la idea estoica, Knight-Jadczyk escribió sobre uno de los estoicos más importantes, Posidonio:
"Dado que el sistema es un todo orgánico y que la ley operativa de causa y efecto formaba parte del sistema, lógicamente se dedujo que la operación o el estado de cualquier parte podía ser relevante para la operación del conjunto. Esto significaba que las formas de adivinación eran medios válidos de exploración científica, aunque ciertamente no de forma aislada. De esto se deduce que, puesto que era posible predecir cosas como las mareas desde la posición de la Luna, también debería ser posible predecir el comportamiento futuro de otros fenómenos, incluidos los eventos humanos, a partir de patrones y signos en los cielos y en la Tierra.

No creo que necesitemos asumir que Posidonio llevó esto a extremos irrazonables, como afirmaba Agustín, ya que la evidencia de que era un "astrólogo" en el sentido usual no existe. Pero lo que parece haber pasado por su mente fue la exploración científica de los signos y las estaciones, y probar varios métodos para relacionar los principales acontecimientos del planeta en la esfera sociopolítica con el cosmos en general y descubrir su interacción dinámica.

En otras palabras, como racionalista que creía que una ley racional impregnaba el universo, Posidonio infirió que todos los eventos seguían una cadena de causalidad ininterrumpida, incluso si nosotros, a nivel humano, no siempre podíamos ver la causa de un efecto específico. Pero, en teoría, el mundo debería ser racionalmente comprensible si estudiamos el mundo y todo lo que hay dentro de él, y aprendemos los patrones de causa y efecto en una escala, y luego los aplicamos a otras escalas. Como un fractal, los patrones cósmicos siempre siguen los acontecimientos del mundo real y podemos seguir la cadena hacia atrás por medio de observaciones y análisis científicos.

Desde el punto de vista de Posidonio, el diseño cósmico se impuso racionalmente de arriba hacia abajo, pero sólo podemos revelarlo parcialmente y comprobar los hechos que conducirán a la comprensión de este diseño, de abajo hacia arriba".
En el libro Earth Changes and the Human-Cosmic Connection (Cambios de la Tierra y la conexión humano-cósmica), el ingeniero Pierre Lescaudron exploró los "signos y estaciones" de nuestros tiempos, erróneamente enmarcados como "cambio climático provocado por el hombre" en la ciencia moderna, en el contexto de episodios históricos de colapso de la civilización:
Como se muestra en la Figura 202, lejos de nuestra visión lineal y uniformista del universo, los antiguos chinos creían -y algunos siguen creyendo- que el comportamiento de los gobernantes, el estado del mundo y las catástrofes naturales están íntimamente relacionados. Esta era también la forma en que nuestros antepasados entendían el mundo.
Chinese dynastic cycle

Figura 202: El ciclo dinástico chino. ( Sott.net)
Para dar sólo un ejemplo de la correlación entre los desastres cósmicos y la mala conducta de los líderes, nos centraremos en las últimas décadas del Imperio Romano (530-580 d.C.). El siguiente es un extracto de la Historia Secreta de Procopio, titulado "Cómo Justiniano mató a un billón de personas". Tenga en cuenta que Procopio fue probablemente el historiador más prominente del siglo VI. La mayoría de los estudiosos lo consideran el último gran historiador del mundo antiguo. Procopio no sólo fue historiador, sino que durante más de diez años también fue consejero del más grande general de la época, Belisario. Como tal, durante este período de numerosos viajes, batallas y negociaciones, fue testigo directo de la vida política y militar romana. Después de su retiro de los asuntos militares, se convirtió en juez y, en esa capacidad, tenía las formas y los medios para obtener información privilegiada que conformaba su Historia Secreta.
"Que Justiniano no era un hombre, sino un demonio, como he dicho, en forma humana, uno podría probarlo considerando la enormidad de los males que trajo sobre la humanidad. Así que mientras era emperador, toda la Tierra se puso roja con la sangre de casi todos los romanos y bárbaros. Además, la persecución de los samaritanos y de los llamados herejes llenó de sangre el reino romano. Durante su gobierno sobre los romanos, ocurrieron muchos desastres de varios tipos: algunos dijeron que se debían a la presencia y a artificios del Diablo, y otros consideraron que fueron realizados por la Divinidad, que, disgustada por el Imperio Romano, se había alejado de él y había entregado el país al Viejo.

El río Scirtus inundó Edesa, creando innumerables sufrimientos entre los habitantes, como he escrito en otra parte. El Nilo, que sube de nivel como de costumbre, pero no disminuye en la estación acostumbrada, trajo terribles calamidades a la gente de allí, como ya he relatado anteriormente. El Cydnus inundó Tarso, cubriendo casi toda la ciudad durante muchos días, y no cedió hasta que hizo un daño irreparable.

Los terremotos destruyeron Antioquia, la principal ciudad del este; Seleucia, que está situada cerca; y Anazarbus, la ciudad más famosa de Cilicia. ¿Quién podría contar a los que perecieron en estas metrópolis? Pero hay que añadir también a los que vivían en Ibora; en Amasea, la ciudad principal del Ponto; en Polybotus en Frigia, llamado Polímedes por los Pisidios; en Lychnidus en Epiro; y en Corinto: todas las ciudades densamente pobladas de la antigüedad. Todos ellos fueron destruidos por terremotos durante este tiempo, con la pérdida de casi todos sus habitantes. Y luego vino la plaga, que he mencionado anteriormente, que mató a la mitad de los que habían sobrevivido a los terremotos.
Parece que cuando un número suficientemente grande de personas exhibe altos niveles de ignorancia y falsas creencias, la confusión cósmica pronto llega; y si la historia se estudia de cerca y por el tiempo suficiente, se verá el patrón emerger una y otra vez, y otra vez, y otra vez. Un bucle de retroalimentación negativa puede desarrollarse en este punto (abajo a la derecha del diagrama anterior). Cuando las catástrofes naturales aumentan hasta el punto de que la gente finalmente se da cuenta de que algo está "ocurriendo", también se dan cuenta de que sus líderes son incapaces de mantener su seguridad y por eso se vuelven contra ellos. El malestar social crece y las élites recurren a medidas cada vez más represivas de violencia y control, lo que, a su vez, aumenta la "reacción" cósmica, que alimenta aún más la ansiedad y el impulso de la gente a la rebelión.
¿Dónde cree usted que estemos hoy en el "ciclo dinástico"?

Aunque no está formulado conscientemente, me parece profético que la revuelta de los "Chalecos Amarillos" en Francia comenzara el pasado mes de noviembre debido a la resistencia popular a un aumento planificado del impuesto sobre el combustible, cuya razón aparente era reducir la dependencia de los automóviles para el transporte, al tiempo que se aumentaban los ingresos para "luchar contra el cambio climático" y "salvar el planeta". El aumento del clima extremo y no estacional en los últimos años ya ha sido notado por la mayoría de la gente, aunque la toma de consciencia visceral de lo que presagia está, en su mayor parte, todavía ausente. Mientras tanto, el malestar social crece, y los gobiernos se vuelven cada vez más totalitarios, lo que sugiere que podemos esperar una "reacción cósmica" aún mayor...

Causa y efecto

Si el Universo mismo es un organismo con mente propia, entonces lo mismo podría aplicarse a los macrosistemas como las galaxias, los sistemas solares, y así sucesivamente, con el mundo "abajo" manifestando muchos de los mismos patrones que el mundo "arriba". Todos están sujetos a los principios de la evolución y la involución: orden y caos, crecimiento y decadencia, salud y enfermedad. Como con cada ser vivo, en una escala de tiempo suficiente, cada macrosistema está sujeto a la entropía y eventualmente colapsa, y hasta entonces funciona como una forma corrupta de orden.

Las élites de hoy en día persiguen la dominación y el control de otras personas y de toda la vida. La emergente manifestación "postmoderna" de la civilización que las élites han dado a luz es la civilización en un estado altamente avanzado de orden corrupto, una jerarquía patológica de (in)competencia. Predatoria y belicosa, pero afeminada y juvenil, de alguna manera continúa sosteniendo a un gran número de personas, pero las priva de significado y bienestar fundamental gracias a un flujo interminable de info-entretenimiento que se disfraza de información factual.

La espiral de agitación social y los fenómenos climáticos extremos -entre los que incluyo el aumento de cometas y asteroides en órbita cercana a la Tierra- parecen entonces constituir una reacción inmune a esta involución macrosocial, en parte desde el planeta como organismo, y en parte desde nosotros, como un "superorganismo" conectado.
As Above So Below
© Flow
Una historia holística en imágenes basada en una antigua idea estoica
Que nuestra civilización pueda ser aniquilada en un abrir y cerrar de ojos es una amenaza muy real. Considere la hipótesis del Impacto del Joven Dryas y la creciente cantidad de evidencia que lo apoya: grandes fragmentos de cometas golpearon la capa de hielo de América del Norte al final de la última era glacial y causaron inundaciones cataclísmicas. Si hubiera existido una civilización avanzada en ese entonces, como algunos investigadores sospechan, no habría quedado mucho de ella después, lo que probablemente explica los antiguos mitos sobre un terrible diluvio que puso a la civilización de rodillas. ¿Se repite la historia? ¿O al menos rima? ¿Nos hemos acostumbrado tanto a nuestra tecno-especialidad secular que hemos olvidado lo poco importantes que somos desde una perspectiva cósmica? ¿Y la civilización humana necesita un pequeño (o gran) recordatorio de eso de vez en cuando?