Traducido por el equipo de Sott.net en español

war peace oil

Same oil story
Estados Unidos mantendrá sus fuerzas en los campos petroleros de Siria a pesar de la retirada de las tropas del norte del país. La justificación formal de la medida es la necesidad de "negar a ISIS el acceso" a los campos petroleros. El secretario de Defensa Mark Esper dijo que el Ejército estadounidense ya está "tomando algunas medidas" para fortalecer y reforzar su posición en Deir Ezzor. Esto, dijo Esper, incluirá "algunas fuerzas mecanizadas".

Los convoyes militares estadounidenses ya han comenzado a entrar en Siria desde Irak y a avanzar hacia los campos petrolíferos controlados por Estados Unidos en la orilla oriental del Éufrates.

El Pentágono proporcionó pocos datos sobre el número de tropas y equipos que permanecerán en la zona. Los medios de comunicación especulan con que alrededor de 500 personas reforzadas con docenas de equipos militares estarán estacionadas allí. Por ejemplo, Newsweek informó que Estados Unidos está tratando de desplegar la mitad de un batallón de un equipo de combate de brigada blindada del Ejército de Estados Unidos que incluye hasta 30 tanques de combate Abrams en los campos petroleros.

Estados Unidos también va a mantener su guarnición militar en la zona de al-Tanf, en la carretera Damasco-Bagdad,
donde quedan entre 150 y 200 soldados.


Comentario: Esta ubicación es útil porque proporciona un "bloqueo" adicional contra el comercio, la comunicación y la cooperación en general entre Siria e Irak.


La versión de la retirada de las tropas de Siria que los medios de comunicación intentan vender a su audiencia dice que los EE.UU. están abandonando el país. En realidad, las acciones de EE.UU. se parecen más a un reacomodo que a una retirada.


En primer lugar, la retirada de "una mayoría de 1.000 soldados" es prácticamente imposible si, al mismo tiempo, permanecen entre 650 y 700 soldados en los yacimientos petrolíferos de Deir Ezzor y al-Tanf.

En segundo lugar, la administración Trump, incluido el secretario de Defensa, dijo que se estaba trasladando tropas fuera del norte de Siria, pero no que iban a abandonar el país. El propio Trump describió la retirada de Siria como un "proceso".

En tercer lugar, los convoyes militares estadounidenses que abandonaron el norte de Siria durante la fase activa de la Operación Primavera de la Paz de Turquía y partieron hacia el oeste de Irak están regresando ahora. Decenas de vehículos militares estadounidenses acompañados de camiones cisterna de combustible entraron en Siria sólo el 26 y 27 de octubre. Las fuerzas estadounidenses también permanecieron desplegadas en la base de Qasrak, en la carretera de Tell Tamr-Qamishli.

Por lo tanto, en el mejor de los casos, el contingente estadounidense se está reduciendo, mientras que el resto de las fuerzas simplemente cambian de zona de despliegue. La postura de Irak, que al más alto nivel rechazó la presencia a largo plazo de las tropas estadounidenses que se retiraban de Siria hacia el oeste de Irak, también desempeñó su propio papel. Algunos expertos sugirieron inicialmente que Washington podría mantener fuerzas en el lado iraquí de la frontera para proyectar poder militar a Siria, manteniendo al mismo tiempo la promesa de retirada de tropas. Sin embargo, este plan provocó demasiada resistencia por parte del gobierno iraquí, que ya mantiene relaciones mucho más estrechas con Irán de lo que los Estados Unidos nunca han querido.


Comentario: Actualmente están tratando con Irak de otra manera, aprovechando las "protestas masivas espontáneas" en Bagdad para presionar por un cambio de régimen (sí, otra vez):

El consejo de Pompeo: El gobierno de Irak debe escuchar las "demandas legítimas" de los manifestantes furiosos


Otro factor es el dinero. El control de una parte del petróleo sirio no afecta a la economía estadounidense en general. Sin embargo, abre perspectivas particulares para la campaña de EE.UU. en la región y le da a la administración Trump métodos de presión adicionales sobre Siria y sus aliados.

Antes de 2011, Siria tenía una lucrativa industria petrolera, bombeando alrededor de 400.000 barriles al día y contando con 2.500 millones de barriles de reservas. La guerra subsiguiente y las sanciones occidentales a gran escala devastaron la economía del país, reduciendo la producción en un 90% y obligando al gobierno de Asad a depender en gran medida de las importaciones extranjeras de petróleo, principalmente de Irán.

Las reservas de petróleo conocidas se encuentran principalmente en la parte oriental del país, cerca de su frontera con Irak y a lo largo del río Éufrates. Los yacimientos más grandes y maduros son los yacimientos de Omar y Jbessa, que supuestamente tenían una capacidad de producción de 100.000 y 200.000 barriles diarios, respectivamente, en 2010. Esta es el área donde Estados Unidos planea mantener su presencia militar. Se estima que alrededor del 75% de las reservas de petróleo sirias están bajo el control directo o indirecto de los Estados Unidos. En el centro del país, controlado por el Ejército sirio, y en el noreste del país, que ahora está bajo el control conjunto del Ejército sirio y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) dirigidas por los kurdos, se encuentran varios campos más pequeños.

Cuando las FDS y la coalición liderada por Estados Unidos se apoderaron de los campos, los ingresos del contrabando de petróleo sirio se estimaron en unos 10 millones de dólares al mes, con un precio de unos 30 dólares por barril. Sin embargo, gracias a la ayuda de compañías afiliadas a agencias de inteligencia estadounidenses y compañías militares privadas, la producción de petróleo y, por lo tanto, los ingresos, crecieron significativamente.

Según un informe del 26 de octubre del Ministerio de Defensa ruso, los militares estadounidenses y los contratistas militares privados están ahora activamente involucrados en la protección y gestión del contrabando de petróleo en el este de Siria. La producción de petróleo en sí misma se lleva a cabo utilizando equipos proporcionados por corporaciones occidentales que pasan por alto todas las sanciones de los Estados Unidos.

La exportación de petróleo la lleva a cabo la empresa controlada por los Estados Unidos "Sedkab", creada bajo la llamada Administración Autónoma de Siria Oriental, un organismo político creado por las FDS, cuando se desplegaron tropas estadounidenses en el norte de Siria. Los ingresos del contrabando pasan a través de compañías de corretaje que interactúan con varias cuentas de compañías militares privadas estadounidenses y agencias de inteligencia estadounidenses. La parte rusa dice que el costo del barril del petróleo sirio de contrabando es de 38 dólares y calcula que los ingresos mensuales para el "negocio" estadounidense involucrado en la operación superan los 30 millones de dólares.


Comentario: Es tenue, y tiene pocas posibilidades de durar como un Estado real, pero es interesante que los EE.UU. terminaran por manipular la situación para crear un miniestado dentro de Siria, proporcionándole la "base legal" con la que justificar la presencia de la CIA y el Pentágono y una parte con la cual contratar acuerdos. ¡Hay que reconocer que los estadounidenses han llevado el egoísmo sediento de sangre y el bandolerismo sin ley al grado de las bellas artes!


Los intereses comerciales de las agencias y entidades estadounidenses que participan en la operación ofrecen más razones para la presencia estadounidense en la zona. Cabe esperar que si la situación en esta parte de Siria no cambia, la administración Trump seguirá adelante con su "proceso" de retirada y más y más tropas estadounidenses serán reemplazadas por contratistas militares privados vinculados a Estados Unidos. Mientras tanto, las agencias y las corporaciones militares privadas de EE.UU. usarán las ganancias del contrabando de petróleo para más operaciones a lo largo de Medio Oriente.