Traducido por el equipo Sott.net en español

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, lanzará cápsulas implantables en humanos provistas de "certificados digitales" recopilando los datos de las personas que han pasado el test del coronavirus y de las que han recibido la vacuna.
Bill Gates

Bill Gates trabajando desde casa
El magnate de la tecnología de 64 años y actualmente la segunda persona más rica del mundo, hizo ayer la siguiente revelación durante una sesión de Reddit 'Ask Me Anything' mientras atendía a las preguntas sobre la pandemia del Coronavirus COVID-19.

Gates respondiendo a una pregunta relativa al funcionamiento de los negocios y la aplicación del distanciamiento social: "Finalmente nos haremos con algunos certificados digitales que nos informarán sobre las personas que se han recuperado o han sido testada recientemente, o bien vacunada en cuanto la vacuna esté disponible".

Los "certificados digitales" a los que Gates se refería son "TATUAJES DE PUNTOS CUÁNTICOS" implantables en el ser humano, en los que trabajan los investigadores del MIT y de la Universidad de Rice en un intento de controlar los registros de vacunación. Fue en diciembre del año pasado cuando ciertos científicos de ambas universidades revelaron estar trabajando en estos tatuajes de puntos cuánticos después de que Bill Gates les abordara para resolver el problema de la identificación de las personas que no han sido vacunadas.

Los tatuajes de puntos cuánticos implican la aplicación de microagujas disolubles a base de azúcar que contienen una vacuna y "puntos cuánticos" fluorescentes a base de cobre incrustados en cápsulas biocompatibles a escala micrométrica. Una vez disueltas las microagujas bajo la piel, los patrones de los puntos cuánticos encapsulados pueden leerse para la identificación de la vacuna administrada.

Es probable que los tatuajes de puntos cuánticos se complementen con otro proyecto de Bill Gates llamado ID2020, un ambicioso proyecto de Microsoft en la resolución del problema de más de 1.000 millones de personas careciendo de identidad oficial. ID2020 encontró la solución mediante la identidad digital. Actualmente, la forma más factible de implementar la identidad digital se realiza a través de smartphones o de implantes de microchips RFID. Este último será el enfoque probable de Gates, no sólo por su viabilidad y sostenibilidad, sino también porque durante más de 6 años, la Fundación Gates ha estado financiando otro proyecto para la implantación de microchips en los seres humanos. Este proyecto, también encabezado por el MIT, es un implante de microchip anticonceptivo que permitirá a las mujeres controlar las hormonas anticonceptivas en sus cuerpos.

En cuanto a la realización del proyecto ID2020, Microsoft ha formado una alianza con otras cuatro empresas, a saber: Accenture, IDEO, Gavi y la Fundación Rockefeller. El proyecto cuenta con el apoyo de las Naciones Unidas y se ha incorporado a la iniciativa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Resultará interesante ver cómo Bill Gates y el ID2020 tienen pensado ejecutar todo este plan ya que muchos cristianos, y sorprendentemente un creciente número de musulmanes chiitas, se oponen rotundamente ante la idea de un microchip y ante cualquier forma de tecnología de identificación invasiva del cuerpo. Algunos legisladores y políticos cristianos en los Estados Unidos incluso intentaron prohibir los implantes de chips en humanos.


Comentario: No sólo cristianos y chiitas, muchas más personas se van a negar a ser marcados como si fueran ganado.


Pero, por otro lado, esta es la oportunidad perfecta que Bill Gates utiliza para llevar a cabo los proyectos dado que a medida que el coronavirus se va propagando y más gente sigue muriendo a causa de la pandemia, mayor es el interés del público en las tecnologías de resolución de problemas dignos de contener la propagación del virus.


La principal razón por la que muchos cristianos y algunos musulmanes chiitas se oponen a las tecnologías de identificación invasivas para el cuerpo, por muy útiles que sean en la prevención de pandemias, se explica por su creencia en que dichas tecnologías son la representación de la llamada "Marca de Satanás" mencionada en la Biblia y en algunas profecías del Mahdi. Según el Libro de las Revelaciones de la Biblia, aquel que no tenga esta "marca" no será autorizado a comprar ni a vender.

En noviembre del año pasado, una empresa tecnológica con sede en Dinamarca que firmó contratos para la producción de implantes de microchips para el Gobierno danés y la Marina de los Estados Unidos se vio obligada a cancelar el lanzamiento del "revolucionar" implante de microchips apoyado por el "Internet de Dispositivos" después de que activistas cristianos atacaran sus oficinas en Copenhague.

Conferencia ID 2020