Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Desde el año 2000, hemos sido testigos de dos acontecimientos trascendentales, el 11-S y la Covid-19. Ambos produjeron cambios masivos en la libertad civil y el poder gubernamental, reduciendo la primera y aumentando el segundo.

Eisenhüttenstadt´s COVID-19 detention camp
© Foto: dpa
El campo Covid-19 de detención de Eisenhüttenstadt.
La narrativa oficial del 11-S es increíble, ya que es contraria a toda ciencia conocida. La narrativa oficial de la Covid se basa en la ejecución de la prueba PCR a ciclos altos, que se sabe que produce falsos positivos, para generar titulares de una tasa de infección aterradoramente alta. Las muertes por Covid se magnifican al ignorar las comorbilidades y al contar incluso las muertes por motocicleta como muertes por Covid. En Estados Unidos se crearon incentivos económicos para que los hospitales informaran de todas las muertes como muertes por Covid. La temporada de gripe se ha confundido con la de Covid y ha desaparecido. Es posible que más pacientes de Covid murieran por los ventiladores que por Covid y por sistemas inmunitarios no apoyados por la ingesta adecuada de vitaminas C y D y zinc. No era necesario que se produjeran muertes por Covid, ya que se disponía de dos tratamientos probados y seguros, la HCQ y la ivermectina, pero prohibidos por las autoridades públicas. Se querían muertes para crear miedo y que las empresas farmacéuticas ganaran miles de millones de dólares con la venta de vacunas y para que los gobiernos impusieran más controles sobre los ciudadanos y más inhibiciones de la libertad civil.

En Florida no hay encierros, ni obligación de llevar mascarilla, ni detenciones de personas por "incumplimiento", y las calles no están abarrotadas de floridanos muertos. De hecho, no sabrías que allí hay también una "pandemia de Covid". Lo que nos indica que estamos ante un engaño orquestado con motivos ulteriores.

En Estados Unidos, el 11-S se utilizó no sólo para atacar a siete países de Oriente Medio y el Norte de África con pretextos totalmente falsos, sino también para atacar la Constitución estadounidense. El Hábeas Corpus y el debido proceso fueron descartados por la "guerra contra el terror". En consecuencia, hoy la libertad civil estadounidense está muy debilitada.

En el siguiente artículo, el europeo Soren Korsgaard informa de que la orquestada "pandemia de Covid" se está utilizando en todo el mundo occidental como excusa para los campos de concentración.

Australian Covid-camp
© News.com.au
Campo australiano de Covid.
Campos de concentración para disidentes por Søren Roest Korsgaard .

Uno de los aspectos más preocupantes de la orquestación de la Covid, aparte de las vacunas obligatorias, los cierres y la destrucción de libertades civiles, es la construcción de campos para aquellos que discuten y desobedecen los mandatos por Covid.

Los principales medios de comunicación informan sobre los campos de forma positiva y nos aseguran que no son realmente campos de concentración [1]. Por ejemplo, se ha informado ampliamente en Europa de que se están creando campos en varios estados alemanes. Oficialmente, se utilizarán para alojar a la fuerza a los "reincidentes infractores de la cuarentena" y albergar a los "disidentes por Covid" [2, 3]. Las instalaciones existen o están en marcha en Baden-Württemberg, Schleswig-Holstein y Brandenburgo. En el estado de Sajonia se está construyendo "un refugio" para alojar a los disidentes por Covid; sin embargo, también tendrán la oportunidad de utilizar "un hospital cerrado u otro alojamiento adecuado" [2].

Poco después de que se anunciara el campamento en Schleswig-Holstein, se informó de que en la ciudad de Flensburg a partir de ahora "sólo se permite el contacto con los miembros de tu propia casa... las infracciones... pueden ser castigadas con una multa de hasta 25.000 euros. La propagación deliberada del corona amenaza con una pena de prisión de cinco años" [4]. "Propagación deliberada" podría ser probablemente cualquier cosa que incumpla los mandatos de Covid.

En Berlín y Hamburgo están en marcha planes de instalaciones similares. Según los juristas afines a la corriente dominante, estos campamentos son "legales" debido a los poderes de emergencia concedidos a las autoridades alemanas durante una pandemia [3].

La información relativa a los campos es limitada por razones obvias, pero sabemos que el 18 de enero de 2021 se informó de que unas 30 personas habían sido enviadas a la fuerza a un campo de detención en Eisenhüttenstadt, ubicado en el estado de Brandenburgo [5] (ver imagen superior). No se sabe con certeza si los detenidos salieron del campo y cuándo lo hicieron, ni en qué condiciones físicas y psicológicas se encontraban al ser supuestamente liberados.

No debería sorprender a nadie que no se pueda confiar en ningún gobierno, y menos en el de Washington. Por ejemplo, el régimen de George W. Bush dijo 935 mentiras sobre Iraq entre el 11-S y la invasión [6]. La justificación oficial de las guerras ha cambiado a lo largo de los años, pero en un momento dado era para extender la democracia y vengarse del 11-S, no para obtener beneficios y aumentar la influencia de Israel en Oriente Medio. Ahora sabemos que "llevar la democracia" requirió que la Alianza de Estados Unidos causara millones de muertes y desplazamientos en Oriente Medio y el Norte de África [6]. Obama prometió la paz y el fin de las guerras, pero emprendió la guerra contra más de siete naciones. En el último año de Obama, Estados Unidos lanzó unas 26.171 bombas [6, 7].

Teniendo en cuenta los crímenes y el encubrimiento de los medios de comunicación, probablemente deberíamos leer entre líneas y pensar por nosotros mismos cuando nos enfrentamos a la sombría propuesta de los campos Covid de aislamiento. Cuando la Alemania nacionalsocialista, la Unión Soviética, Mao y Pol Pot decidieron exterminar y torturar sistemáticamente a la gente, también encubrieron sus intenciones con desinformación. Teniendo esto en cuenta, ¿confías en tu gobierno? ¿Es tu gobierno en cierto modo puro, honesto y honrado? No apuestes tu vida por él.

¿Cuál es el propósito de los campos de Covid construidos en todo el mundo occidental? Como resultado directo del 11 de septiembre y de la Covid muchos países han promulgado leyes que otorgan al gobierno el poder de detener a las personas indefinidamente, sin juicio ni garantías procesales, y de vacunar a las personas contra su voluntad. Por ejemplo, incluso en la pequeña Dinamarca han aprobado una ley que otorga al gobierno el poder de detener por la fuerza a los ciudadanos, aislarlos en un hospital u otra "instalación adecuada", y también "tratar por la fuerza" a las personas que padecen (o se sospecha que padecen) una enfermedad como la Covid [8]. Si la gente se resiste, se llama a la policía. Si los gobiernos de todo el mundo han aprobado tales leyes, es porque pretenden no tolerar ninguna disidencia.

Por supuesto, Alemania no es el único país que está estableciendo sistemáticamente campos Covid de detención. De hecho, parece que se está llevando a cabo en todo el mundo occidental: Canadá, Nueva Zelanda, y están los notorios campos de la FEMA estadounidenses que se encuentran por todo el país. Es difícil evaluar si también se encuentran en Rusia y otros países no occidentales debido a las barreras lingüísticas y al secretismo, excepto China, que es bien conocida por haber tenido campos de concentración durante años, albergando a varios indeseables que son adoctrinados, o posiblemente inscritos en el supuesto programa de extracción de órganos de China [6, 9, 10]. El gobierno chino ha etiquetado los campos de concentración como "centros de formación profesional" y afirma que la "formación profesional" aumenta las oportunidades de empleo y combate la pobreza [11].

En Canadá, un portavoz de la ministra de Sanidad, Patty Hajdu, ha asegurado al público que la entrada en los campos es totalmente voluntaria y que "la afirmación de que el gobierno federal se está preparando para internar a los canadienses a la fuerza es evidentemente falsa [12]". Sin embargo, las víctimas, incluida una madre cuyo hijo fue retenido porque los funcionarios de la aerolínea no aceptaron su prueba negativa de Covid-19, han salido a la luz expresando cómo fueron forzados a aislarse [13]. Una de ellas dijo: "Fui escoltado por la policía hasta un autobús de enlace y llevado a este hotel, que está vallado para el público". En el "hotel de contención Canadian Covid", no se le permitió salir de su habitación y los guardias se aseguraron de que no pudiera escapar [13]. El diputado independiente de Ontario Randy Hillier planteó las siguientes preguntas al gobierno en octubre de 2020:

"Ayer pregunté a este gobierno si el pueblo de Ontario debería prepararse para los campos de internamiento. En septiembre, el gobierno federal publicó una convocatoria de licitación pública para que los contratistas suministren, proporcionen y gestionen campos de aislamiento de cuarentena en todas las provincias y territorios de Canadá. Estos campos de aislamiento de cuarentena, sin embargo, no se limitan a las personas con Covid, sino que ofrecen una amplia gama para que muchas personas sean detenidas. Seguramente, este gobierno es consciente de las intenciones de construir estos campos de aislamiento de costa a costa, y mi pregunta al primer ministro es: ¿Cuántos de estos campos se construirán? ¿Y cuántas personas espera detener este gobierno?". [14].

Las preguntas de Hillier quedaron sin respuesta. Después, volvió a intentarlo: "Aquí está el pliego de condiciones y en él se utiliza un lenguaje claro para expresar que estos campos pueden utilizarse para un amplio espectro de personas, no se limitan a los viajeros; de hecho, ni siquiera menciona a los viajeros internacionales. Se trata de una amplia gama de personas... ¿Dónde se construirán estos campos? ¿Cuántas personas serán detenidas? ¿Y por qué razón se puede mantener a la gente en estos campos de aislamiento?". [14]. Sus preguntas siguen sin respuesta.

También se ha informado de que si los neozelandeses se niegan a someterse a la prueba Covid, serán internados en campos [15]. El director de la Hoover Institution de la Universidad de Stanford, Victor Davis Hanson, ha condenado los campos y los ha calificado como el fin de la libertad personal. Según Hansen, los campamentos son desconcertantes, ya que la Covid sólo ha provocado 25 muertes en la isla [15]. La primera ministra, Jacinda Ardern, se ha pronunciado sobre la amenaza con la advertencia: "O te haces la prueba y te aseguras de que estás limpio, o te mantendremos en un centro más tiempo [15]".

Quizá sea significativo que ya en febrero de 2020 se informara de que "los campos de alta seguridad para el coronavirus están... repartidos por todo el mundo". Desde la costa oeste de Estados Unidos hasta una península en el noroeste de Inglaterra y en lo más profundo del corazón de Alemania... En Gran Bretaña, es un hospital; en Estados Unidos, una base aérea o seis y en Australia es una isla lejos de casa" [16] (ver imagen superior).

Por otro artículo de febrero de 2020 nos enteramos de que el Pentágono estaba en proceso de establecer múltiples campos de cuarentena cerca de los aeropuertos de Hawái, Illinois, Texas, California, Georgia, Nueva York, el estado de Washington, Washington DC, Nueva Jersey y Michigan [17]. En ese momento, 1107 personas habían muerto supuestamente en todo el mundo con (no de) Covid-19 [17]. En comparación, la tuberculosis mató a 1,4 millones de personas en 2019, es decir, a una persona cada 22 segundos, según la Organización Mundial de la Salud. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, tienen la "autoridad legal para detener a cualquier persona que pueda tener una enfermedad infecciosa que se especifique por orden ejecutiva para poner en cuarentena" [18].

Las consecuencias del engaño de la Covid son de gran alcance y muy variadas, especialmente en lo que respecta a la censura. Está claro que se ha emprendido una guerra virtual contra los disidentes y todos aquellos que se oponen a la narrativa oficial de la Covid. El establecimiento ha conseguido concentrar la mayor parte de la actividad de internet en unas pocas plataformas de medios sociales (Facebook, Instagram, Twitter), en un sitio para compartir vídeos (YouTube) y en un motor de búsqueda (Google). Al estar completamente atrincheradas en la narrativa de Covid, las compañías de "Big Tech" han eliminado con éxito a numerosos creadores de contenido que han cuestionado la Covid y otras narrativas del poder establecido. Los algoritmos dirigen a la gente a información favorable al gobierno, en lugar de a sitios web escépticos. Por ejemplo, una simple búsqueda en Google de "efectos secundarios de las vacunas" produce nueve resultados, todos ellos provacunas. Ocho de ellos son sobre las vacunas Covid y alegan que "la mayoría de los efectos secundarios son una señal de que tu sistema inmunológico está respondiendo bien a la vacuna" [19].

Bill Gates, al que se ha llamado "un peligro peor para la salud y la libertad que la Covid" [20], ha fundado varios "grupos de verificación de hechos" que desacreditan toda la información que no se ajusta a la narrativa oficial. También es importante mencionar brevemente que Gates y el poder establecido consideran la ciencia como una herramienta de control social [6]. Los disidentes son demonizados. Por ejemplo, se informó ampliamente de que un "estudio" había descubierto que los "antimascarillas" probablemente padecen un grave trastorno de la personalidad [21]. Otro "estudio" muy publicitado sostenía que debían añadirse medicamentos a los suministros de agua para minimizar la resistencia a las vacunas, a la narrativa del calentamiento global y a la obligación de llevar mascarillas [6]. Otro "estudio" sostenía que "el comportamiento antimascarillas, las creencias antivacunas, las teorías conspirativas sobre los orígenes de la Covid y el apoyo verbal de funcionarios oficiales a terapias no probadas" probablemente surgen debido a "deficiencias neuropsicológicas" [22]. En otras palabras, los científicos y los críticos sociales que no están de acuerdo con las narrativas oficiales son retratados como personas con daños cerebrales.

La guerra contra la libertad de expresión está en marcha y no terminará pronto. No es descabellado imaginar un escenario en el que los principales escépticos del gobierno sean declarados oficialmente como "probablemente infectados con una enfermedad infecciosa" y transportados a un campo. Hasta ahora, hemos tenido "purgas tecnológicas" masivas que privaron a la gente de su plataforma e ingresos. El segundo paso podría ser una purga estalinista, que iría precedida de una fuerte campaña de propaganda, poniendo a la gente en contra, minimizando así la resistencia al objetivo final. Durante el reinado del terror de Joseph Stalin, la policía secreta arrestó y transportó a prisioneros políticos, intelectuales, críticos del gobierno y muchos otros a campos donde serían torturados, asesinados o explotados hasta la muerte. Al igual que los gobiernos actuales, la agenda de Stalin no se vio inhibida por los hechos y la verdad.
Søren Roest Korsgaard es el editor y redactor de The Most Dangerous Book Ever Published: Deadly Deception Exposed! (En español: El libro más peligroso jamás publicado: ¡Engaño mortal expuesto!). El libro está disponible en Amazon.com, Amazon.co.uk y Barnes & Noble. Korsgaard es también editor y redactor de US-Imposed Post-9/11 Muslim Holocaust & Muslim Genocide (En español: Holocausto musulmán y genocidio musulmán impuestos por EE.UU. tras el 11-S).
Referencias

[1]. "MLA de Alberta da crédito a la desinformación sobre los 'campos de concentración' de Covid-19"

[2]. "Alemania planea un 'alojamiento forzoso' para los reincidentes infractores de la cuarentena"

[3]. "Alemania construye centros de detención para albergar a los 'disidentes de Covid'". Vea también: "Los alemanes que sigan negándose a la cuarentena podrían ser internados en centros de detención según las nuevas normas Covid"

[4]. "Flensburg: prohibición de contactos y toque de queda en vigor - la policía inicia controles intensivos"

[5]. Más de 30 personas en cuarentena en el centro de detención de Eisenhüttenstadt

[6]. "El libro más peligroso jamás publicado: Engaño mortal expuesto" (Korsgaard Publishing 2020). Roberts, Korsgaard, Day, et al.

[7]. "Estados Unidos lanzó 26.171 bombas en 2016. Qué sangriento final para el reinado de Obama"

[8]. "Información sobre el apoyo, la protección, el aislamiento y la gestión del riesgo en relación con las actividades de formación sobre el virus del papiloma humano y otras enfermedades relacionadas con la salud en 2019 (covid-19)"

[9]. "Su objetivo es destruir a todo el mundo: Los detenidos del campo uigur denuncian violaciones sistemáticas"

[10]. "Soy un uigur que se enfrentó a los campos de concentración de China. Esta es mi historia"

[11]. "Xinjiang: gran número de nuevos campos de detención descubiertos en un informe"

[12]. "El primer ministro y los funcionarios de sanidad advierten a los canadienses de que no deben creer en la desinformación sobre los 'campos de internamiento' por Covid-19"

[13]. "WARMINGTON: Hombre en detención forzada en un hotel Covid de Canadá"

[14]. "(Vídeo) Pregunta: ¿Qué está pasando?"

[15]. "Victor Davis Hanson lamenta los 'campos de cuarentena' COVID-19 de Nueva Zelanda por el fin de la libertad personal"

[16]. Desde Australia hasta Estados Unidos y el Reino Unido, los campos de alta seguridad contra el coronavirus están albergando a los evacuados de Wuhan

[17] "El ejército estadounidense aprueba los campos de cuarentena por coronavirus junto a los principales aeropuertos"

[18]. "Puestos de cuarentena en EE.UU."

[19]. "¿Cuáles son los efectos secundarios de las vacunas contra la Covid-19?"

[20]. Bill Gates es un peligro peor para la salud y la libertad que la Covid-19

[21]. "Un nuevo estudio sugiere que las personas que se niegan a usar mascarillas son probablemente sociópatas"

[22]. "La negación de la ciencia y las teorías de la conspiración de Covid, mecanismos neurológicos potenciales y posibles respuestas"