El 14 de junio de 2021, un sitio de noticias holandés que transmite noticias del este del país publicó un artículo sobre la muerte de una mujer de 74 años de la ciudad de Breda poco después de recibir la vacuna contra el Covid. Se trata de una de las 381 personas registradas actualmente en Holanda como "fallecidas tras la vacunación contra el coronavirus".
annemiek
© Arie Kievit
Annemiek van Eck es uno de los 381 ciudadanos holandeses registrados como "fallecidas tras la vacunación Covid".
El lunes 19 de abril, estaba jugando al tenis y después se dirigió en bicicleta al lugar de vacunación para recibir su primera inyección contra el Covid. Por la tarde, envió un mensaje de texto a su hijo Jasper y a su hija Femke, en el que les decía: "Por lo visto, si te ponen la vacuna por la noche, ni lo notas".

Esa noche, falleció mientras dormía y su hijo la encontró al día siguiente.

Lo primero que pensaron tanto Jasper como Femke fue que su muerte estaba probablemente relacionada con la vacuna. Jasper dijo: "esa nos pareció la explicación más lógica". Sin embargo, la búsqueda de cooperación y respuestas por parte de las autoridades médicas está resultando muy difícil, lo que hace que los hermanos se sientan ninguneados y solos.

La noche de la muerte de su madre, llamaron a un médico forense, pero no se interesó por las posibles causas. Femke dice: "Cuando dijimos que queríamos que se investigara a fondo lo sucedido, el médico forense empezó inmediatamente a hablar de los costes de transporte y reaccionó muy a la defensiva". El forense no fue el único profesional sanitario que mostró poco interés por la causa de la muerte de su madre. Cuando hablaron con el médico de cabecera de su madre, éste trató de convencerles de que lo más probable es que la muerte de su madre fuera una coincidencia, y que no tiene mucho sentido buscar una relación con la vacuna. Jasper señala: "Al final, el médico de cabecera hizo que un patólogo investigara más a fondo la muerte. Pero ¿no es extraño que tenga que enfrentarse a tanta oposición?".

Su madre, Annemiek, se había recuperado de un cáncer de mama pero seguía recibiendo inmunoterapia, la última sesión tuvo lugar cinco días antes de la vacunación. La inmunoterapia le provocó diarrea. Sin embargo, sus hijos señalan: "La gente que lee la historia puede pensar: una mujer mayor, una antigua enferma de cáncer, la muerte de una persona así es de esperar. Pero nuestra madre estaba realmente en forma y llena de vida de nuevo. Había cuidado mucho de nuestro padre antes de que falleciera el pasado enero. Ahora quería volver a hacer algo con su vida. Y lo hizo".

Ambos subrayan que no son "negacionistas del coronavirus" y que entienden la utilidad de las vacunas. Sin embargo, esa muerte repentina les planteó interrogantes, y sobre todo la dificultad que han tenido al tratar de encontrar respuestas. Jasper dice: "Hay que hacerlo todo uno mismo, vencer la resistencia, y sin embargo, si se vacuna a una población en masa y ocurre algo así, entonces, como gobierno y comunidad médica/científica, seguramente se querría llegar al fondo del asunto, ¿no? ¿No tendría mucho más sentido una reacción así?".

El patólogo que examinó el cuerpo de Annemiek ya concluyó que no tenía Covid, que no había nada malo en sus órganos y que seguía sin tener cáncer. Sólo faltan por llegar los resultados del escáner cerebral, y si lo hacen y hay algo anómalo, habría que investigarlo más a fondo, algo que tendrían que resolver ellos mismos, como dice Jasper. Sugiere que es posible que su madre estuviera ligeramente deshidratada por la diarrea y que la vacunación desencadenara una respuesta inmunitaria que le diera "el empujón equivocado".

Basándose en su experiencia con los proveedores de atención sanitaria que no están dispuestos a ayudar a encontrar una posible causa en estos casos, Jasper y Femke se preguntan si muchas personas realmente informan de estos eventos, "especialmente si los médicos te desaniman". Se preguntan si las 381 muertes notificadas reflejan realmente la realidad.

Opinan que la muerte de su madre podría haberse evitado. Por ejemplo, esperando a vacunar una vez pasada la diarrea. El oncólogo no ofreció ningún consejo sobre la decisión de que su madre recibiera la vacuna, algo que los hermanos creen que debería ser al menos una práctica habitual.

Los acontecimientos que rodearon la muerte de su madre hacen que surjan dudas sobre la vacunación del Covid. Jasper dice: "No es porque estemos en contra de la vacunación, sino porque queremos saber qué pasó, y porque creemos que este tipo de señales deberían tratarse mejor". Su hermana se da cuenta de que cuando cuentan esta historia, se les sitúa inmediatamente en el "campo anti-corona" y sienten tensión por ello. Subrayan que no son negacionistas, y añaden "pero tampoco somos ovejas dóciles".

El mensaje que quieren transmitir a las autoridades es: "Tomen en serio nuestra historia, no nos marginen". Jasper añade: "Creo que tienen esa responsabilidad como autoridades médicas y gubernamentales".

femke jasper
© Arie Kievit
Los hermanos Femke y Jasper van Eck.