Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Por lo tanto, parece que
GloboCap (Capitalismo global) no va a ser feliz hasta que hayan fomentado el malestar social generalizado -o la guerra civil global de facto- que necesitan como pretexto para encerrar el nuevo totalitarismo patologizado y rehacer lo que queda de la sociedad en un estado policial global pseudomédico, o eso parece que es hacia donde nos dirigimos actualmente.
storm radar
Parece que nos dirigimos hacia allí a una velocidad vertiginosa. No tengo una bola de cristal ni nada por el estilo, pero yo estoy anticipando que las cosas se van a poner bastante feas este otoño, y probablemente aún más feas en el futuro inmediato.

Sí, amigos, se avecina una tormenta. Se ha estado acercando durante los últimos 16 meses. Y GloboCap se está dirigiendo justo hacia ella. Yo, y muchos otros como yo, hemos estado siguiendo su implacable avance como un autodenominado Centro Internacional de Huracanes Patológico-Totalitario (ya saben, como el de Miami, excepto que todos los meteorólogos son "teóricos de la conspiración"). Hemos documentado toda la propaganda, las mentiras, la manipulación de las estadísticas, la derogación de los derechos constitucionales, los escuadrones de la Nueva Normalidad, la censura corporativa, y todo el resto del despliegue de la nueva ideología oficial y las medidas totalitarias desplegadas para imponerla.

Nuestros esfuerzos no han sido en vano, pero no han tenido el suficiente éxito como para cambiar el curso que están tomando los acontecimientos... un curso de acontecimientos que siempre ha estado claro, un curso que todo movimiento totalitario necesita tomar para llegar a su destino. No se pueden convertir sociedades enteras en sistemas casi totalitarios sin que se produzcan disturbios civiles, caos, revueltas, guerras o alguna otra forma de cataclismo. El lavado de cerebro de las masas está muy bien, pero, en algún momento, hay que incitar a la gente que se resiste a tu nueva "realidad" totalitaria a que se vuelva revoltosa, para poder reprimirla y transformarla en un enemigo oficial, que parece ser lo que está ocurriendo actualmente.

GloboCap está aumentando el totalitarismo, y nos lo está restregando por la cara. Aquí, en la Alemania de la Nueva Normalidad, prominentes funcionarios de la salud están ladrando abiertamente eslóganes goebbelsianos como "¡CERO LIBERTAD PARA LOS NO VACUNADOS!" y "¡LOS NO VACUNADOS SON UN PELIGRO PARA LA SOCIEDAD!" En toda Europa, incluido el Reino Unido, donde el "Día de la Libertad" se acerca rápidamente, se están implantando sistemas de segregación social pseudomédica. En Francia, Grecia y muchos otros países, las personas que se niegan a ser "vacunadas" están siendo despojadas de sus puestos de trabajo y castigadas de otra manera. En los Estados Unidos, donde los no vacunados también están siendo segregados, los escuadrones de matones de la Nueva Normalidad están yendo de puerta en puerta, intimidando a las familias que "dudan de las vacunas" para que se ajusten a la nueva ideología oficial.

Y así sucesivamente... Estoy cansado de citar los hechos. De todos modos, no suponen la más mínima diferencia para la gran mayoría de los Nuevos Normales (New Normals). Como he señalado en varias columnas anteriores, estas personas han renunciado a su racionalidad, y han sido subsumidas en un movimiento totalitario, que se ha convertido en su "realidad" perceptiva y social, de cuya defensa depende ahora su "cordura", por lo que los hechos no significan absolutamente nada para ellos.

Y usted ya conoce los hechos.

Sí, tú. Nosotros. Los otros. Los no vacunados. Los "negadores de Covid". No creerás que ningún "Nuevo Normal" duro ha llegado hasta aquí en este artículo, ¿verdad? No lo han hecho. Si se tropezaron con él en Internet y empezaron a leerlo accidentalmente, sus cerebros se desconectaron en el primer párrafo... literalmente, neurológicamente, se desconectaron. Lo reconocieron como una amenaza a su "realidad" y lo borraron instantáneamente de su conciencia, o lo denunciaron a las autoridades competentes, tal vez el FBI, el Bundesnachrichtendienst, o Facebook, o alguna otra corporación global.

A esto hemos llegado, amigos... la gente está denunciando los "delitos de pensamiento" de otras personas a las corporaciones globales y a las fuerzas del orden de los gobiernos "democráticos" con la esperanza de destruir o dañar sus vidas o, como mínimo, conseguir que sean censurados o borrados de la vista del público.

Como señalé en mi artículo anterior, nuestras sociedades se han desgarrado. Vivimos en dos "realidades" mutuamente hostiles, un estado que no puede continuar indefinidamente. El problema para nosotros (es decir, los no vacunados) es que probablemente constituimos entre el 20 y el 25 por ciento de la población, por lo que somos superados en número por los Nuevos Normales. El problema para los Nuevos Normales es que probablemente constituimos entre el 20 y el 25 por ciento de la población, que es demasiada gente para encarcelar o eliminar de la sociedad.

Por lo tanto, su plan es hacer nuestra vida lo más miserable posible, segregarnos, estigmatizarnos, demonizarnos, intimidarnos y acosarnos, y presionarnos para someternos en todo momento. No nos van a meter en los trenes hacia los campos. GloboCap no son los nazis. Necesitan mantener la simulación de la democracia. Así que necesitan transformarnos en una subclase de "teóricos de la conspiración antisocial", "desinformadores anti-vaxxer", "negadores de los resultados electorales de los supremacistas blancos", "extremistas domésticos potencialmente violentos" y cualquier otro epíteto que se les ocurra, para que podamos ser pintados como monstruos peligrosamente desquiciados y expulsados de la sociedad de manera que parezca que nos hemos expulsado nosotros mismos.

Este proceso ya está en marcha, y sólo va a intensificarse, lo que inevitablemente conducirá a la agitación social. Los "no vacunados" más duros no se van a quedar tranquilos. De nuevo, esto no es la Alemania nazi. Somos muchos los que ya nos resistimos. Pueden segregarnos, prohibirnos viajar, apagar nuestras protestas, censurarnos, deplorarnos, cancelar nuestras cuentas bancarias y acosarnos de cualquier otra manera, pero no pueden hacernos desaparecer por la fuerza. Así que van a seguir acosándonos hasta que perdamos la cabeza. Hasta ahora hemos demostrado una disciplina increíble, pero al final se nos va a acabar la paciencia. La cosa se va a complicar. La gente saldrá herida.

Lo cual, por supuesto, es exactamente lo que quiere GloboCap. Nada les hará más felices que si nos convertimos en los "extremistas violentos" que han estado conjurando durante los últimos cinco años. Necesitan desesperadamente que nos convirtamos en esos "extremistas" antes de que "envalentonemos" a demasiados otros con nuestra "desinformación", "dudas sobre las vacunas", "negación de los resultados electorales" y desagrado general por todo el programa ideológico global-capitalista.

Desgraciadamente, probablemente van a conseguir su deseo.

Lo que necesitamos es una campaña global organizada de desobediencia civil clásica y no violenta, pero no nos van a dar tiempo para organizarla. Van a mantener la presión, y van a aumentar el ritmo, y la propaganda oficial, y el absurdo, y la confusión, y las reglas siempre cambiantes, y la histeria masiva, y las mentiras descaradas, hasta que empecemos a enloquecer en los restaurantes, y en los pubs, y en las escuelas, y en el transporte público, y los establecimientos segregados para los Nuevos Normales empiecen a ser objeto de vandalismo nocturno, o algo peor, y se tomen otras formas de "acción directa".

En este punto, se acabó el juego, porque habrán ganado. Seremos los "extremistas" de los que se advirtió, y podrán hacer lo que quieran con nosotros, y nuestros antiguos amigos (ahora Nuevos Normales) aplaudirán, o simplemente mirarán hacia otro lado en silencio.

O... No sé, tal vez me equivoque. Tal vez algunos Nuevos Normales todavía están leyendo este ensayo, y todavía pueden, en esta etapa tardía, recuperar sus sentidos. Tal vez aún podamos evitar la tormenta, y la plena implantación de la "Nueva Realidad Normal". Lo sé, probablemente soy un idealista sin remedio, pero déjame contarte una rápida anécdota antes de dejarte ir.

He estado insistiendo, o acosando cortésmente, a Glenn Greenwald, a quien respeto y siempre he respetado, para unir fuerzas y al menos hablar en contra de los rasgos totalitarios del movimiento New Normal. Glenn está totalmente de acuerdo con la narrativa oficial de Covid, y ha dejado claro que no tiene ningún interés en utilizar sus habilidades de periodismo de investigación para investigar esa narrativa oficial. A pesar de ello, he continuado dándole un empujón, y empujándole amablemente, y de otro modo instándole a que tal vez publique algunas palabras críticas, o plantee algunas preguntas de periodismo de investigación, sobre la campaña de propaganda oficial más flagrante en la historia de las campañas de propaganda oficial y las acciones descaradamente totalitarias de los gobiernos de todo el mundo.

Por ejemplo, hace poco publiqué esto en Twitter.
Goebberls new normal
Traducción del tuit: "15 meses después de la Nueva Normalidad, mientras los funcionarios del gobierno ladran abiertamente eslóganes goebbelsianos como '¡CERO LIBERTAD PARA LOS NO VACUNADOS!' y '¡LOS NO VACUNADOS SON UN PELIGRO PARA LA SOCIEDAD!', el silencio de ciertos sectores es ensordecedor."
Poco después -y estoy seguro de que esto fue sólo una coincidencia, porque Glenn no sigue la cuenta Consent Factory- tuiteó este trozo de blasfemia de la Nueva Normalidad:

vaccinate UK
Traducción del tuit: "El Reino Unido es uno de los países más vacunados del mundo. El 70% tiene al menos una dosis. Más de la mitad tiene las dos. El CDC dice que las personas vacunadas no necesitan llevar mascarillas.

¿Por qué los expertos que siguen insistiendo en que la vacuna funciona exigen que la gente actúe como si no lo hiciera? ¿Por qué ignoran los consejos de los CDC?"
Así que, aparentemente, todavía es posible que las personas que creen en la narrativa oficial de Covid como si fuera la Palabra de Dios se manifiesten en contra de algún aspecto de la misma, o simplemente cuestionen educadamente su lógica, o dejen de comportarse como un grupo de "buenos alemanes" obedientes sin sentido mientras una nueva iteración del totalitarismo se despliega delante de sus ojos.

Sí, lo sé. Me estoy agarrando a un clavo ardiendo, pero tengo una fe loca en la gente. Además, me estoy haciendo viejo, así que no me apetece tanto la parte de la lucha callejera como hace 30 o 40 años.

Ah, y, casi lo olvido, a todos mis amigos de la Nueva Normalidad del Reino Unido... ¡que tengan un hermoso Día de la Libertad!