Una joven española de 22 años, Sandra Jurado, tuvo que ser hospitalizada tras sufrir miocarditis como efecto adverso grave de la vacunación contra el Covid, en la ciudad de Sabadell, provincia de Barcelona, en la comunidad autónoma de Cataluña.
Sara Jurado
© Toma de pantalla: Twich/El Diestro
Sandra jurado, el 14 de septiembre de 2021.
La vida de Sandra cambió por completo desde entonces porque tras permanecer en el hospital durante 31 días no solo no se recuperó del todo, sino que los especialistas tuvieron que instalarle un marcapasos según relató ella misma en su cuenta de Instagram el 1.° de septiembre.
"La vacuna contra el covid, me provocó una miocarditis que afectó a la conducción eléctrica de mi corazón. Aunque mejoré con los días, no lo suficiente para hacer una vida normal", explica Sandra.
No obstante, Sandra regresa al hogar y expresa todo su agradecimiento a sus padres, hermanos, amigos y asistentes de la salud que fueron su apoyo durante la larga permanencia en el hospital.

En particular destaca el apoyo de su madre, Isabel Raya: "Esto va por ti. Por las horas de hospital. Por la angustia de la incertidumbre. Por el miedo. Por las noches en vela. Por la rabia y la impotencia".

Y agrega: "Por las lágrimas, las de sufrimiento y las de alegría. Por las comidas. Por los cuidados. Por ti, por ser mi chaleco salvavidas, mi apoyo incondicional, mi pilar fundamental y lo mejor que tengo. Me faltarían vidas para agradecerte todo lo que me das, te quiero hasta el infinito y más allá".

En una entrevista posterior Sandra declara que se arrepiente de haberse puesto la vacuna: "Si volviera atrás no me la pondría".

Dirigiéndose a otra joven que aún no se había vacunado le dijo: "No lo hagas porque no hay necesidad ninguna, te va a provocar más problemas ponértela que no ponértela".

Y agregó: "Lo que me ha pasado a mí no se lo puede desear ni a mi peor enemigo".

Por otro lado, los efectos adversos producidos por las vacunas de todas las marcas contra el covid, ya se cuentan por millones tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea.

Una de las consecuencias más frecuentes en los jóvenes como Sandra es justamente la inflamación del corazón, miocarditis, tal como lo reportan las estadísticas, si bien suelen presentar una mayor riesgo para los varones.

"Según un nuevo estudio previo a la publicación, los chicos de entre 12 y 15 años, sin enfermedades subyacentes, tenían entre cuatro y seis veces más probabilidades de ser diagnosticados de miocarditis relacionada con la vacuna que de ser hospitalizados por la COVID", informa The Defender del 13 de septiembre.

En este sentido, un estudio realizado por cardiólogos profesionales advierte que la vacuna del laboratorio Pfizer tiene un alto riesgo de miocarditis o inflamación en el corazón en adolescentes varones, al menos 14 veces más que en las mujeres, reportó Daily Mail.

Por su parte, la profesora Helen Bedford, experta en salud infantil del instituto para la salud de los niños de la universidad College London Great Ormond Street señaló: "la verdadera cuestión es si debemos vacunar a los niños".

"Los niños corren un riesgo muy pequeño de contraer Covid, por lo que la pregunta es quién se beneficiaría si se les vacunara. Ya tenemos un nivel muy alto de vacunación entre los adultos, mucho más alto que en Estados Unidos y Canadá", afirmó la Dra. Bedford.

Asimismo, el especialista alemán en microbiología y epidemiología, Dr. Sucharit Bhakdi, enfatizó en los peligros que implica la polémica vacuna cuando se le aplica a los niños.

"No se la ponga a los niños porque no tienen absolutamente ninguna posibilidad de defenderse por sí mismos, si se la pone a su hijo está cometiendo un crimen", dijo basándose en décadas de experiencias con vacunas.