Traducido por el equipo de Sott.net

¿Cómo es que la gente antes normal se ha vuelto tan dispuesta a desear la muerte de los demás?
milgram experiment

Un sujeto en el famoso experimento de Milgram, que administra descargas eléctricas sólo porque se lo ordenan.
Hace unas semanas, tres amigos en Facebook me dijeron que deseaban mi muerte.

A uno de ellos no lo conocía realmente. Se asustó cuando le sugerí tranquilamente que había opciones de tratamiento viables para los que tienen Covid. Él Respondió: "¡No te metas en mi vida! Espero que tengas Covid y te mueras".

Los otros dos amigos eran personas que conocí en la universidad hace 45 años, uno era mi compañero de cuarto en el primer año, y el otro me presentó a mi primera esposa. El primero me sugirió que probara la teoría de Darwin y pereciera por el virus, el otro básicamente dijo que me merecía lo que me esperaba por ser un egoísta, antivacunas y negacionista de la ciencia.

Los verdugos voluntarios del Covid.

Sé que Facebook no es ciertamente el lugar ideal para un discurso razonable. Sin embargo, como psicólogo, me parece una muestra interesante de cierta forma extrema de pensar y comportarse.

También creo que mi experiencia con los "amigos" que desean mi muerte no es inusual entre los que están en ese lado de la valla en este debate. Al menos no es inusual en el pensamiento.

Como todos sabemos, Facebook es el lugar de la desinhibición. Sin embargo, dicho esto, creo que es muy preocupante que los seres humanos puedan ser manipulados hacia esta oscura forma de pensar y sentir.

La palabra clave aquí es "manipular".

Tengo fe en que, en su mayor parte, los seres humanos han evolucionado desde una mentalidad cavernícola a la hora de enfrentarse a los "otros" en la cultura. En la época de las cavernas, nuestra psicología estaba programada para la supervivencia, y no hacía falta mucha coacción para que los miembros de otra tribu que se adentraban en un territorio que no era el suyo fueran recibidos inmediatamente con recelo y miedo.

Hoy, muchos miles de años después, creo que hace falta un poco de manipulación para considerar al "otro" como fatalmente peligroso, pero no mucha coacción, por lo que parece.

En este sentido, parece que hemos perdido cualquier atisbo de sentido común. ¿Cómo puede un gobierno (o, más probablemente, una organización de autoridad aún más alta) convencer a las masas con tanta facilidad de que los no vacunados son el enemigo mortal sin un tufillo de ciencia en el argumento? Este es claramente un caso de la ropa nueva del emperador, pero no va a tomar sólo la exaltación de un pequeño niño inocente de que el emperador está desnudo para hacer que todos vean lo que es verdad.

¿A qué se debe esto?

Me temo que es la naturaleza humana -al menos una pequeña parte de la naturaleza humana- la que en estos días necesita un poco de coacción para salir a flote. Para mí, como psicólogo, es una prueba más de que hay una agenda organizada, una "psyop" si se quiere, impulsando toda esta debacle. Cuando se pone a los seres humanos en este tipo de entorno psicológico, su reacción es muy predecible.

Un amigo mío, el Dr. Mark McDonald, que es un destacado psiquiatra y tiene una consulta muy prestigiosa en California, me dijo esto en una conversación reciente:
La "pandemia de los no vacunados" ha surgido como una expresión de propaganda destinada a provocar la ira hacia quienes ejercen la opción médica de aplazar o rechazar la vacuna experimental. Su objetivo es aislar, avergonzar y humillar a todo aquel que no acepte ceder su autonomía médica al Estado. Divide intencionadamente a los estadounidenses entre sí y, al mismo tiempo, distrae la atención de la realidad médica de la escasa eficacia y el daño de las vacunas. La expresión carece de significado científico pero está llena de poder psicológico coercitivo. Debe ser cuestionada.
Una vez más, vemos que esta idea del "poder psicológico coercitivo" aparece en el comentario del Dr. McDonald. La propaganda y la manipulación de las masas ha sido un principio clave en los regímenes totalitarios. Enfrentar a persona contra persona es de suma importancia para tener el control sobre las masas. Incluso en la novela distópica de Orwell, 1984, la oposición al Estado fue creada por el Estado para mantener a las masas distraídas, o eso se da a entender.

Me recuerda el Experimento de la cárcel de Stanford, así como los estudios de obediencia de Milgram en Yale. Milgram estableció un experimento en el que un sujeto, alguien que no conocía los parámetros del experimento, tenía el control de administrar una descarga eléctrica al "aprendiz" si no respondía correctamente a ciertas preguntas.

El "aprendiz" también estaba "metido" en el experimento y, de hecho, no recibió ninguna descarga. La figura de autoridad que incitaba al sujeto también estaba, por supuesto, "dentro" del experimento y desempeñaba el papel de autoridad al que el sujeto tenía que sucumbir. La frase que me viene inmediatamente a la mente es "sólo cumplía órdenes".

El fenómeno actual relativo a la persecución de los no vacunados tiene cierta correlación con este experimento en el sentido de que la gente, cuando es presionada por la "autoridad o narrativa dominante", tiende a tener poca o ninguna conexión con una empatía natural hacia el grupo identificado como "otro" (los no vacunados).

Los sujetos del experimento de Milgram se desprendieron sistemáticamente del dolor del alumno y tendieron a disociarse de ellos como compañeros. Dejaron de verlos como de la misma tribu; fueron rápidamente reclasificados como "otros".

La diferencia entre los resultados de este experimento y la situación actual es que el "otro" (el "aprendiz") no suponía ninguna amenaza para el sujeto en el experimento de Milgram. El o ella simplemente eran desobedientes a la autoridad, es decir, no hacían correctamente lo que la autoridad les exigía.

Ahora, en nuestra situación actual, los vacunados están convencidos por la autoridad de que los no vacunados son de hecho una amenaza (además de no ser obedientes a la agenda de los padres). La autoridad está haciendo esto a través de cualquier medio disponible para ellos, y no hace ninguna diferencia si estos medios tienen la más mínima verdad científica para ellos (ellos dicen por supuesto que todo es científico, pero con un mayor escrutinio, ciertamente no lo es).

Lo vimos desde el principio con el cumplimiento de las mascarillas. Los que llevaban mascarillas eran identificados como una tribu particular: la tribu "buena" que poseía valores comunitarios. Los que no llevaban mascarillas, o se quejaban de ellas, eran la otra tribu: la tribu mala, que era egoísta, estúpida y negadora de la ciencia. [parafraseando a las ovejas de Orwell en Rebelión en la Granja: "cuatro patas buenas (mascarilla), dos patas malas (sin mascarilla)"].

Ahora este esfuerzo de segregación y persecución se ha trasladado a los vacunados y a los no vacunados. No es la ciencia "correcta" la que desintegrará este conflicto tribal: es una cuestión psicosocial, no un objetivo pragmático.

En un reciente artículo de Charles Eisenstein "Mob Morality and the Unvaxxed" afirma:
Lo que quiero decir es que los miembros de la comunidad científica y médica que no están de acuerdo con la demonización de los no vacunados se enfrentan no sólo a puntos de vista científicos opuestos, sino a antiguas y poderosas fuerzas psicosociales. Pueden debatir la ciencia todo lo que quieran, pero se enfrentan a algo mucho más grande.
El libro de Daniel Goldhagen, Hitler's Willing Executioners (del que procede el título de este artículo) presenta la tesis de que la persecución de los judíos en la Alemania de Hitler no fue sólo un ejercicio de obediencia a la ideología de éste, sino que fue el resultado de una larga historia de antisemitismo alemán. Esto bien podría ser cierto, pero en mi opinión este antisemitismo histórico sólo fue el gancho que facilitó a Hitler colgar su ideología.

Los voluntariosos verdugos de hoy en día no necesitan una historia de discriminación racial para colgar su odio a los antivacunas, sino que se basan en una simple identificación del "otro" (no vacunado) y en el odio a los que "no se preocupan por mí, o por los que quiero". El denominador común clave parece ser el concepto común de preocuparse por los demás antes que por uno mismo, que, irónicamente, no es claramente el verdadero operador psicológico en esta situación.

Esta gente parece preocuparse mucho más por sí misma y por su propia seguridad (y su opinión) que por los derechos y las libertades (y la seguridad) de los demás: toma el pinchazo para salvarme, no importa que puedas morir o enfermar en el proceso.

Así que lo que estamos experimentando es "normal" - normal desde la perspectiva de que los seres humanos tienen la capacidad innata de ser todo tipo de cosas feas, particularmente cuando se reúnen en multitudes: tribus.

Si se les coacciona y manipula de una manera determinada, como ha ocurrido innumerables veces en la historia de nuestro planeta, pueden convertirse en monstruos inconscientes, irracionales, no empáticos. Terminaré con un párrafo de otro excelente artículo del autor CJ Hopkins (que se puede encontrar en su totalidad en el sitio web de Off-Guardian) "The Approaching Storm":
Por lo tanto, su plan es hacer nuestra vida lo más miserable posible, segregarnos, estigmatizarnos, demonizarnos, intimidarnos y acosarnos, y presionarnos para someternos en todo momento.

No nos van a poner en los trenes hacia los campos. GloboCap no son los nazis. Necesitan mantener la simulación de la democracia.

Por lo tanto, necesitan transformarnos en una subclase de "teóricos de la conspiración antisocial", "desinformadores antivacunas", "negadores de los resultados electorales de los supremacistas blancos", "extremistas domésticos potencialmente violentos" y cualquier otro epíteto que se les ocurra, para que podamos ser pintados como locos peligrosamente desquiciados y expulsados de la sociedad de manera que parezca que nos hemos expulsado a nosotros mismos.
Atrinchérense.
Acerca del autor

Todd Hayen es un psicoterapeuta registrado que ejerce en Toronto, Ontario, Canada. Posee un PhD en psicoterapia profunda y un MA en Estudios de la Conciencia. Está especializado en psicología junguiana, arquetípica.