Traducido por el equipo de Sott.net

Una fuerte tormenta de arena y polvo - la peor desde que se tienen registros meteorológicos - ha azotado a Uzbekistán.
Tamerlane gets a bath.
© Andrey Kudryashov/Fergana.media
Tamerlane se da un baño.
En la noche del 4 de noviembre, una bruma envolvió Tashkent y la mayoría de las zonas, a excepción de la región más septentrional, cuando un frente frío entró y un fuerte viento arrastró arena y polvo por todo el país.

"Bajo la influencia de las ráfagas de viento, la reseca capa superior del suelo se levantó, creando el efecto de una neblina de polvo y arena, con un deterioro de la visibilidad a 100-200 metros en varios distritos del país", dijo el servicio meteorológico de Uzbekistán, conocido como Uzgidromet, a Gazeta.uz.


También confirmó la creencia popular de que el auge de la construcción en Uzbekistán había agravado la situación.

"Por supuesto, las obras de construcción a gran escala, que se están llevando a cabo en muchas regiones del país, contribuyeron a la aparición de este fenómeno, en la medida en que generan cantidades muy grandes de materiales arenosos".

A las 21 horas del 4 de noviembre, la concentración de polvo en el aire de Tashkent era 30 veces superior al nivel permitido.


Lea la noticia completa en inglés aquí