Traducido por el equipo de sott.net

Por primera vez, los investigadores han encontrado una forma rentable y cómoda de aplicar un recubrimiento transparente antimicrobiano a base de plata a tejidos nuevos o ya existentes. Su método utiliza polifenoles, que se encuentran habitualmente en alimentos que manchan la ropa, como el vino y el chocolate. El método de los investigadores permite tratar diversos tipos de textiles y los artículos pueden lavarse varias veces sin perder la propiedad antimicrobiana y, por tanto, antiolor.

Silver Coating
© 2022 Ejima et al.
Recubrimiento Ag/TA. A pesar de su capacidad para neutralizar patógenos, los polifenoles y la plata se consideran extremadamente seguros. Los polifenoles están en muchos tipos de alimentos que se consumen a diario, y la plata no interactúa con el cuerpo humano. Por tanto, el recubrimiento con Ag/TA podría ser realizado por cualquier persona, no sólo en entornos industriales estrictamente controlados.
Puede que ahora mismo sea invierno para medio mundo, pero dentro de poco volverá el calor, trayendo consigo viajes a la playa, helados, picaduras de insectos y, por supuesto, sudor. Hay muchos tipos de productos que pueden llevarse o aplicarse al cuerpo con el objetivo de reducir el olor corporal, pero a menudo vienen con un inconveniente como el gasto, la transpirabilidad, la limitación de opciones o algo más. Algunos de ellos hacen uso de la plata, que es bien conocida por sus propiedades antimicrobianas, pero puede ser difícil de aplicar a cosas como la ropa de una manera fácil y eficiente.

Un equipo dirigido por investigadores de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Tokio ha sido pionero en la aplicación de un revestimiento de plata antimicrobiano a los textiles, que es rentable, sencillo y tiene también algunas implicaciones útiles. En esencia, han utilizado un compuesto conocido como polifenol, concretamente el ácido tánico (AT), para unir la plata (Ag) a los tejidos. Los polifenoles se encuentran en el chocolate y el vino tinto, entre otras cosas, y son los responsables de su infame capacidad para manchar la ropa y los manteles. Afortunadamente, el recubrimiento de los investigadores, llamado Ag/TA, es completamente transparente, por lo que no decolora los tejidos, pero lo mejor de todo es que puede sobrevivir a los lavados.

"Como suelen hacer los niños, un día mi hijo se manchó la camisa de chocolate y no pude limpiarla", explica el investigador postdoctoral Joseph Richardson. "El profesor asociado Hirotaka Ejima y yo hemos estudiado los polifenoles durante más de una década, pero este incidente con el chocolate me hizo pensar en el uso del ácido tánico para unir la plata a los tejidos. Creemos haber encontrado dos métodos para aplicar nuestro recubrimiento de plata antimicrobiana a los tejidos, adecuados para diferentes casos de uso."

El primer método podría ser útil para los productores de ropa o tejidos comerciales. Los textiles pueden bañarse simplemente en una mezcla del compuesto de plata y el aglutinante de polifenoles. Otro método, quizá más adecuado para entornos de pequeña escala, incluido el hogar, consiste en rociar las prendas, primero con el compuesto de plata y luego con el aglutinante de polifenoles. Una ventaja evidente es que la gente puede añadir el recubrimiento a las prendas existentes.

"Pero lo más interesante no es la facilidad de aplicación, sino la eficacia del recubrimiento", explica Richardson. "Queríamos estudiar el efecto del revestimiento antimicrobiano no sólo sobre las bacterias que causan el mal olor, sino también sobre los hongos y los agentes patógenos como los virus. Con tantas variables que controlar, era un reto de tiempo y complejidad probar variaciones de compuestos contra variaciones de microorganismos. Pero gracias a la cuidadosa optimización de nuestros métodos de prueba, descubrimos que el recubrimiento neutraliza todo aquello con lo que lo probamos. Así que el Ag/TA podría ser útil en hospitales y otros entornos idealmente estériles".

El poder de unión del TA es tan fuerte que los textiles recubiertos probados por los investigadores, como el algodón, el poliéster e incluso la seda, mantienen las propiedades antimicrobianas y antiolor durante al menos 10 lavados.

"No se trata de una situación hipotética limitada al laboratorio, sino que lo he probado en mis propias camisas, calcetines, zapatos e incluso en mi alfombrilla de baño", afirma Richardson. "Nos gustaría ver qué otros compuestos útiles podrían los polifenoles ayudar a unirse a los tejidos. La plata antimicrobiana podría ser sólo el comienzo".

Documentos

Joseph J. Richardson, Wenting Liao, Jincai Li, Bohan Cheng, Chenyu Wang, Taku Maruyama, Blaise L. Tardy, Junling Guo, Lingyun Zhao, Wanping Aw, Hirotaka Ejima, "Elaboración rápida de recubrimientos incoloros antimicrobianos y antiolor a partir de polifenoles y plata", Informes científicos: 8 de febrero de 2022, doi:10.1038/s41598-022-05553-9.