El diputado y primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, cuestionó el 30 de octubre el papel de la Organización de Naciones Unidas (ONU), frente al asesinato de palestinos por parte de Israel, y la tildó de "inútil e inservible".
PS venezuela
© Twitter/PartidoPSUV
"Nuestra solidaridad con ese pueblo que está siendo masacrado ante la vista desentendida de los grandes poderes imperiales, incluida la inservible ONU, la inútil organización de Naciones Unidas, dan pena, es lo que dan", señaló el dirigente del PSUV durante la acostumbrada rueda de prensa semanal de la organización.

El legislador agregó que las acciones bélicas que adelanta Israel en la Franja de Gaza eran "previsibles, y afirmó que éste actúa "en complicidad con los poderes imperiales para exterminar a un pueblo, ¡terrible!".

Cabello estimó la cifra de niños fallecidos en 7.000 y condenó, una vez más, la inacción de Naciones Unidas.
"Se habla de manera conservadora, ¡esto es terrible!, se habla de que más 7.000 niños han sido asesinados, no puede ser que la ONU no exista, ¡no puede ser que otros países que está siendo afectados hoy, ahí mismo en la zona, no digan nada, no hagan nada", resaltó.

El dirigente del PSUV indicó que Venezuela se sumará a la jornada de movilización mundial que se convocó para el sábado 4 de noviembre, para acompañar "la lucha del pueblo palestino".

Israel lanzó la "segunda fase de la guerra" en la Franja de Gaza el 28 de octubre y amplió las operaciones terrestres, cuyo objetivo sigue siendo la eliminación completa del grupo palestino radical Hamás y la liberación de los rehenes.

El pasado 7 de octubre, Hamás lanzó miles de misiles desde Gaza en un ataque sin precedentes y realizó una incursión armada en las zonas fronterizas del sur de Israel, por lo que el primer ministro del Estado judío, Benjamín Netanyahu, declaró que el país "está en guerra".

En respuesta al ataque sorpresa de Hamás, el Ejército israelí movilizó a 300.000 reservistas, lanzó varias oleadas de ataques aéreos sobre Gaza y lleva a cabo una ofensiva terrestre.

Desde el 9 de octubre, Israel mantiene el enclave palestino sin provisiones básicas, si bien el día 16 reinició el suministro de agua para el sur de Gaza, adonde se desplazan estos días cientos de miles de civiles por miedo a una invasión que se da por inminente.