El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, considera que Estados Unidos, con su decisión sobre Al-Quds (Jerusalén) y sus comentarios en la ONU, alienta un 'golpe' contra el presidente palestino, Mahmud Abás.
nikki haley
© Hispan TV
La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, durante una sesión del CSNU, 18 de enero de 2018.
Erekat volvió a repudiar el sábado el reconocimiento de Estados Unidos de Al-Quds (Jerusalén) como "capital" de Israel, y los comentarios de la representante en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, lo que consideró intentos para tramar un "golpe" contra el "sistema político palestino".

"Nikki Haley necesita callarse y darse cuenta de que el liderazgo palestino no es el problema (...) En cambio, el problema es la ocupación israelí", destacó el dirigente palestino en una entrevista exclusiva con el portal de noticias Al-Watan Voice.

El pasado 25 de enero, pocos días después de que Abás rechazara la oferta de paz israelí-palestina del presidente estadounidense, Donald Trump, Haley acusó al mandatario palestino de "carecer de valor" de liderazgo y pidió "reemplazarlo".

No obstante, el llamado de la diplomática norteamericana fue rechazado por los palestinos, que eligieron "democráticamente" a Abás. Por tanto, los "palestinos son los únicos que tienen derecho a responsabilizar a sus líderes", recordó Erekat.

Para los funcionarios estadounidenses e israelíes, prosiguió Erekat, cualquier líder palestino que insista en que Al-Quds se convierta en la capital de Palestina debe ser removido del poder y reemplazado.

No obstante, indicó que los palestinos no se quedarán callados y demandarán la Administración de Trump ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) y en otros foros internacionales.

Al mismo tiempo, reiteró que Palestina nunca busca una confrontación o una pelea con Estados Unidos, "por el contrario, son ellos los que están dando varios pasos".