Los científicos han descubierto 20 nuevos satélites naturales junto al planeta, alcanzando un total de 82 y superando por 3 a Júpiter. Estudiar estas nuevas órbitas puede brindar información de las condiciones en las que el planeta se formó.
Saturno cuenta ahora con 82 satélites naturales, superando en 3 a Júpiter.

Saturno cuenta ahora con 82 satélites naturales, superando en 3 a Júpiter.
El Centro de Planetas Menores dependiente de la Unión Astronómica Internacional ha anunciado esta semana el descubrimiento de 20 lunas que orbitan alrededor del planeta Saturno, sumando ahora un total de 82 satélites naturales y superando así a Júpiter quien cuenta con 79.

Las nuevas lunas tienen un diámetro cercano a los cinco kilómetros: 17 orbitan en sentido opuesto respecto de la rotación del planeta sobre éstas, es decir tienen una órbita retrógrada, y una es la luna más lejana, nunca antes vista alrededor de Saturno. Las tres restantes orbitan en la misma dirección de Saturno.

Las lunas más cercanas a Saturno y que giran en su misma dirección tardan dos años en orbitar el planeta, mientras que la más lejana tarda más de tres años con su movimiento contrario.

El descubrimiento fue posible gracias a la utilización del telescopio Subaru en Mauna Kea. "Estudiar las órbitas de estas lunas puede revelar sus orígenes, así como información sobre las condiciones en las que Saturno se formó", dijo Scott Sheppard, del Instituto Carnegie, quien dirigió el equipo.

Una mirada hacia el pasado

Los científicos piensan que las lunas retrógradas y progresivas son los fragmentos que quedaron de al menos tres cuerpos más grandes. Estos objetos de mayor dimensión se destruyeron en colisiones, ya sea entre lunas distintas o con objetos externos como asteroides.
"Estas lunas tienen órbitas bastante inclinadas hacia Saturno y están bastante alejadas, por lo que no creemos que se hayan formado con el planeta, sino que fueron capturadas por este en el pasado" afirmó Sheppard.
Sin embargo, en la juventud del Sistema Solar, cuando Saturno estaba en proceso de formación, una nube o "disco" de polvo y gas rodeaba el planeta. Esto ayudó a disipar la energía de los objetos que pasaban. Pero en la mayoría de los casos, estos cuerpos terminaron siendo absorbidos por el planeta, convirtiéndose en parte de él.
"Creemos que estas lunas interactuaron con ese gas y polvo. Eran cometas o asteroides que estaban pasando", explicó Sheppard. "La mayoría de los objetos entrarían en espiral en el planeta y ayudarían a formarlo. Pero creemos que estos objetos fueron capturados justo cuando el gas y el polvo comenzaron a disiparse. Así que fueron capturados en órbitas alrededor del planeta en vez de caer en el planeta"
Concurso para nombrar las lunas

Sheppard dijo que probablemente habría más lunas que encontrar alrededor de Saturno, pero los astrónomos necesitarían telescopios más grandes. Se espera contar con esta tecnología en las próximas décadas para descubrir estos satélites más pequeños de aproximadamente 1 kilómetro de tamaño.

Con el nuevo descubrimiento se inició un concurso para que el público en general participe en la elección de los nombres de estas lunas de Saturno. La única condición: tienen que ser nombres referidos a la mitología nórdica, gala o inuit.