Traducido por el equipo de Sott.net en español

Por primera vez en más de dos años, el sol está realmente en llamas. Hoy, 29 de mayo, los satélites en órbita terrestre detectaron una erupción solar de clase M1 (0724 UT) seguida de una erupción de clase C9 (1046 UT). Ambas provienen de una probable mancha solar que se esconde justo detrás de la extremidad noreste del sol. Esta imagen del Observatorio de Dinámica Solar de la NASA muestra material lanzado por una de las explosiones.
solar flare
© Spaceweather
La erupción solar puede verse en la parte superior izquierda
Estas son las erupciones solares más fuertes desde el 20 de octubre de 2017... la última vez que el sol produjo una erupción de clase M. De hecho, podrían ser incluso más fuertes de lo que parecen. Las explosiones fueron parcialmente eclipsadas por el borde del sol, reduciendo su aparente intensidad.

Hasta ahora las erupciones no han afectado mucho a la Tierra. La mancha solar subyacente está de cara a nuestro planeta. Sin embargo, eso podría cambiar pronto. La rotación solar traerá la mancha sobre el borde dentro de las próximas 24 a 48 horas. Las futuras erupciones podrían ser geoefectivas.

Técnicamente, no sabemos con certeza que la región activa sea una mancha solar. Los núcleos oscuros subyacentes aún no han sido vistos. La confirmación espera una mejor geometría de visión, probablemente mañana. ¡Estén atentos! alertas por SMS.

Las nubes noctilucentes se están intensificando

El 17 de mayo, la nave espacial AIM de la NASA detectó las primeras nubes noctilucentes (NLC por sus siglas en inglés) del verano. Esas primeras manchas de color azul eléctrico apenas eran visibles. Desde entonces, sin embargo, las nubes se han intensificado rápidamente. Imágenes recientes de la órbita muestran un creciente banco de las NLC girando justo dentro del Círculo Polar Ártico:


Las NLC son las nubes más altas de la Tierra. Sembradas por los meteoroides, flotan en el borde del espacio a más de 80 km sobre el suelo. Las nubes se forman cuando en verano, volutas de vapor de agua suben a la mesosfera, permitiendo que el agua se cristalice alrededor de las motas de humo de los meteoros. El verano pasado, se extendieron tan al sur como Los Ángeles y Las Vegas, estableciendo récords de avistamientos a baja latitud.

Es temprano en la temporada de 2020, por lo que las nubes aún se concentran alrededor del Polo Norte. Sin embargo, la gente en Europa está empezando a verlas. Johny Krahbichler envía esta foto tomada anoche (26 de mayo) desde Ängelholm, Suecia:
noctilucent clouds
© Johny Krahbichler
"Estas nubes brillantes nocturnas son bastante comunes durante el verano aquí en Suecia", dice Krahbichler. "Pero es raro que brillen tanto en un área tan grande. Tan pronto como las vi corrí a buscar mi cámara. ¡El brillo de las nubes terminó coincidiendo con el brillo de mi luces de LED de interior!"

Las nubes noctilucentes se han comparado con una gran "bombilla geofísica" porque se encienden abruptamente, alcanzando casi toda su intensidad en un período de ~10 días. Por lo tanto, a principios de junio, podemos esperar que las nubes se extiendan más al sur con un aumento significativo de la luminosidad. El ritmo circular del movimiento en forma de molinete (causado por una onda planetaria de 5 días) puede incluso permitirnos comenzar a emitir predicciones de rangos de latitud donde es más probable que aparezcan las nubes.

Rayos cósmicos en la atmósfera

Hemos desarrollado un nuevo modelo predictivo de la radiación de la aviación. Se llama E-RAD... abreviatura de "Empirical RADiation model" (modelo de radiación empírica). Estamos constantemente volando sensores de radiación a bordo de los aviones sobre los EE.UU. y alrededor del mundo, hasta ahora recogiendo más de 22.000 mediciones de radiación etiquetadas con gps. Usando este conjunto de datos único, podemos predecir la dosis en cualquier vuelo sobre los EE.UU. con un error no peor del 15%.

E-RAD nos permite hacer algo nuevo: Cada día monitoreamos aproximadamente 1400 vuelos que cruzan las 10 rutas más concurridas de los EE.UU. continentales. Típicamente, esto incluye más de 80.000 pasajeros por día. E-RAD calcula la exposición a la radiación para cada uno de los vuelos.

La Tabla de Vuelos Calientes es un resumen diario de estos cálculos. Muestra los 5 vuelos chárter con las tasas de dosis más altas; los 5 vuelos comerciales con las tasas de dosis más altas; los 5 vuelos comerciales con tasas de dosis cercanas al promedio; y los 5 vuelos comerciales con las tasas de dosis más bajas. Los pasajeros suelen experimentar tasas de dosis que son de 20 a 70 veces más altas que la radiación natural al nivel del mar.

[Ver tabla aquí]

Para medir la radiación en los aviones, utilizamos los mismos sensores que volamos a la estratosfera a bordo de los globos de rayos cósmicos de Cálculo del Cielo: cámaras de burbujas de neutrones y tubos Geiger de rayos X/gamma sensibles a energías entre 10 keV y 20 MeV. Estas energías abarcan la gama de máquinas de rayos X médicas y escáneres de seguridad de los aeropuertos.

Datos de los globos meteorológicos espaciales

Aproximadamente una vez a la semana, Spaceweather.com y los estudiantes de Earth to Sky Calculus vuelan globos de meteorología espacial a la estratosfera sobre California. Estos globos están equipados con sensores de radiación que detectan los rayos cósmicos, una forma sorprendente de clima espacial "hacia la Tierra". Los rayos cósmicos pueden sembrar nubes, desencadenar rayos y penetrar en aviones comerciales. Además, hay estudios ( #1, #2, #3, #4) que vinculan los rayos cósmicos con las arritmias cardíacas y la muerte súbita cardíaca en la población general.

Nuestras últimas mediciones muestran que los rayos cósmicos se están intensificando, con un aumento de más del 18% desde 2015:

cosmic rays 18%
Los puntos de datos en el gráfico de arriba corresponden al pico del máximo de Regener-Pfotzer, que se encuentra a unos 67.000 pies por encima del centro de California. Cuando los rayos cósmicos chocan con la atmósfera de la Tierra, producen un chorro de partículas secundarias que es más intenso en la entrada de la estratósfera. Los físicos Eric Reneger y Georg Pfotzer descubrieron el máximo usando globos en los años 30 y es lo que estamos midiendo hoy en día.

En el camino a la estratosfera, nuestros sensores también pasan a través de las altitudes de la aviación:
cosmic rays 2018
En este gráfico, las tasas de dosis se exponen como múltiplos del nivel del mar. Por ejemplo, vemos que abordar un avión que vuela a 25.000 pies expone a los pasajeros a tasas de dosis ~10x más altas que el nivel del mar. A 40.000 pies, el multiplicador está más cerca de 50x.

Los sensores de radiación a bordo de nuestros globos de helio detectan rayos X y rayos gamma en el rango de energía de 10 keV a 20 MeV. Estas energías abarcan el rango de las máquinas de rayos X médicas y los escáneres de seguridad de los aeropuertos.

¿Por qué se intensifican los rayos cósmicos? La razón principal es el sol. Las nubes de tormenta solar como las eyecciones de masa coronal (CME) barren los rayos cósmicos cuando pasan por la Tierra. Durante el Máximo Solar, las CME son abundantes y los rayos cósmicos se mantienen a raya. Ahora, sin embargo, el ciclo solar está girando hacia el Mínimo Solar, permitiendo que los rayos cósmicos regresen. Otra razón podría ser el debilitamiento del campo magnético de la Tierra, que ayuda a protegernos de la radiación del espacio profundo.