Traducido por el equipo de SOTT.net

Washington afirma que Rusia está preparando una nueva ofensiva y ha enviado al secretario de Defensa, Lloyd Austin, a reunirse el jueves con su homólogo alemán, Boris Pistorius. Ambos van a discutir la antigua reticencia de Berlín a suministrar carros de combate pesados a Kiev, según una noticia publicada en la página web oficial del Departamento de Defensa.

Leopard 2 battle tank
© Sean Gallup / Getty Images
Carro de combate Leopard 2

DoD News
informa de que Austin ya está en Alemania y se dispone a viajar a la Base Aérea de Ramstein para reunirse con Pistorius, que acaba de ser nombrado en su cargo, para trabajar en el "desbloqueo" de los tanques alemanes Leopard 2 para Ucrania.

La reunión es el preludio de una cumbre del llamado Grupo de Contacto de Defensa de Ucrania, prevista para finales de esta semana, en la que los ministros de Defensa de toda Europa se reunirán para debatir nuevas ayudas militares a Kiev.

Funcionarios estadounidenses han afirmado que Rusia está preparando una ofensiva de primavera en Ucrania y han subrayado la importancia de proporcionar a las fuerzas de Kiev el equipamiento necesario, como sistemas de defensa antiaérea y artillería, para rechazar los asaltos de Moscú y lanzar sus propios contraataques.

"Pero lo realmente importante en este momento es dotar a Ucrania de capacidades de blindaje y, en particular, de capacidades de maniobras blindadas", dijo un alto funcionario de defensa citado por el Departamento de Defensa.

Aunque EE.UU. y sus socios ya han proporcionado un total de unos 900 vehículos blindados de transporte de tropas a Ucrania, el Pentágono insiste en que el paso más crucial es proporcionar a Kiev capacidades blindadas mecanizadas modernas, como el Leopard 2 de fabricación alemana, la "capacidad de tanques más inmediatamente accesible y utilizable" de Europa, según el Departamento de Defensa.

El tanque pesado Leopard 2 es operado actualmente por más de una docena de países europeos, algunos de los cuales, en particular Polonia y Finlandia, ya han dicho que están dispuestos a cederlo a Ucrania. Sin embargo, para ello deben recibir primero una aprobación de transferencia a terceros por parte de Alemania, que hasta ahora se ha negado a proporcionarla, insistiendo en que Estados Unidos debe comprometer primero sus propios tanques Abrams para Kiev.

Rusia, por su parte, ha seguido insistiendo en que el envío de armas a Ucrania sólo sirve para prolongar el conflicto y provocar más derramamientos de sangre innecesarios. Los tanques alemanes "arderán como el resto" de las armas occidentales, dijo el lunes el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.