Imagen
© EFE
El presidente de Chipre, Nicos Anastasiadis
Chipre ha apelado a la ética para resolver sus graves problemas financieros. Una de las aspiraciones del país es no volver a repetir los errores del pasado. Para ello ha creado una comisión especial para investigar a los culpables de la crisis y ha puesto a trabajar a la comisión de ética del parlamento. Ambos organismos tienen mucho trabajo por delante.

En primer lugar deberán resolver la escabrosa incógnita de las grandes fugas de dinero en los días previos al 'corralito' en la isla: según ha informado el presidente de la comisión de Ética, Dimitris Sillouris, unos 6.000 clientes de los mayores bancos del país transfirieron "millones de euros" al extranjero en los 15 días previos al cierre de los bancos en la isla.

No ha especificado cifra alguna para no interferir en las investigaciones. Tampoco se han dado nombres, según el diputado, por ser legales esas operaciones en los días anteriores al 'corralito': "Hay transferencias extrañas pero también hay personas que pueden no ser culpables de nada", ha señalado.

Se investiga ahora caso por caso para descubrir si alguien podría haber utilizado información privilegiada proveniente del parlamento o de alguna fuente de la negociación con Bruselas para decidir sacar su dinero.

Consuegro de Anastasiadis

En el punto de mira podría estar el consuegro del presidente Nicos Anastasiadis: su empresa transfirió 21 millones de euros a Londres sólo tres días antes del 'corralito'. El empresario se ha defendido calificando la transacción como una operación "normal" dentro de su actividad empresarial.

También ha hecho pública la pérdida de otros 15 millones de euros almacenados en el Laiki Bank, una entidad próxima a liquidarse y cuyos depósitos superiores a 100.000 euros podrían sufrir una quita de hasta el 80% de su valor. El consuegro de Anastasiadis sólo habría movido la mitad de sus depósitos en esa entidad, apoyando en ese hecho su inocencia. De cualquier manera, el presidente ha pedido la inclusión del caso en la cartera de la comisión investigadora.

Hasta 700 millones de euros podrían haber salido del país en la quincena previa al 'corralito' a través de 132 operaciones bancarias, según han filtrado los medios helenos. El Banco Central de Chipre (BCC) también registró una gran actividad en el mes anterior: el 18% de los depósitos en la isla pertenecientes a ciudadanos de otros países de la zona Euro fueron retirados de los grandes bancos el pasado febrero. En total, unos 830 millones de euros dejaron la isla ese mes.

Demetriades investigado

Sin embargo, la lista detallada de las personas que retiraron su dinero en febrero no ha llegado a manos de la comisión parlamentaria. Los diputados pidieron al BCC la entrega de la lista completa de movimientos bancarios del último año, pero sólo les ha sido entregada la de la quincena previa al 'corralito'.

Esa podría haber sido la gota que ha colmado el vaso del gobierno con relación a Panikos Demetriades, el gobernador del BCC. Su figura ha sido la más criticada tras la explosión de la crisis junto a la del ya ex ministro de Economía Mijalis Sarris. La comisión de ética ha decidido hoy investigarle para saber si ha ocultado datos a los parlamentarios, especialmente acerca del resultado de una auditoría independiente sobre la caída de los principales bancos del país. Algunos de los detalles contenidos en ese informe, filtrados a la prensa, podrían no haber llegado al parlamento.

Si los diputados hallan algún indicio de culpabilidad, su caso podría ser enviado a la Fiscalía o ser procesado mediante una comisión de investigación parlamentaria. Anastasiadis parece haber puesto al BCC en el punto de mira: a comienzos de esta semana ya canceló el nombramiento de un nuevo vicegobernador, elegido semanas antes de su victoria en las urnas por la anterior administración.

Mientras lidia con la justicia y las instituciones heredadas del gobierno saliente, Anastasiadis debe darle una respuesta inmediata a la crisis de su país. Busca ahora la aprobación definitiva del pacto de rescate para desbloquear lo antes posible los 10.000 millones del rescate isleño.

Probablemente se comenzarán a entregar los fondos en mayo. Según el ministro de economía Jaris Yeoryiadis, la isla necesita 75 millones de euros urgentemente para hacer frente a sus pagos más inmediatos. Su intención es clara: hará lo que haga falta para conseguirlos.