Un objetivo principal fue desarrollar o mejorar las aeronaves para evitar la detección del radar.

Documentos recientemente desclasificados del área 51 revelan que Estados Unidos, además de hacer investigaciones secretas de aeronaves, también estudiaron clandestinamente MiG de caza y sistemas de radar soviéticos, los cuales fueron adquiridos en secreto.

Documentos desclasificados sobre el Área 51 fueron liberados el 15 de agosto, pero este nuevo grupo, publicado el 29 de octubre añade detalles sobre los programas no contemplados en estos documentos.
Imagen
© Museo Nacional de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos
Tácito Azul

Estudiando la tecnología soviética

Estados Unidos primero obtuvo un MiG soviético después que el servicio de inteligencia secreto Mossad de Israel trabajó con un capitán desertor de la fuerza aérea iraquí. El capitán aterrizó un MiG-21 en una base aérea en el norte de Israel en 1966, y el avión fue cedido a la fuerza aérea de Estados Unidos desde el 23 de enero de 1968 hasta el 8 de abril de 1968.

El esfuerzo para estudiar el MiG fue apodado Have a doughnut (Toma una dona) e incluye observar las características técnicas del avión, así como sus capacidades tácticas.

La Fuerza Aérea estudió la efectividad de las armas de combate de sus aeronaves y de la Marina contra los MiG, incluyendo cómo se manejarían los aviones estadounidenses en combate aire-aire y también se centraron en el desarrollo de nuevas tácticas para derrotar a los MiG.

Otro tipo de MiG, el MiG-17, se obtuvo a finales de 1960, aunque no está claro cómo se adquirió.

EE.UU también probó los sistemas de radar soviético.

"Según un relato 'un complejo de sistemas soviéticos actuales y réplicas' creció alrededor del lago Slater, a una milla al noroeste de la base principal", escribió Jeffrey Richelson de la National Security Archive, quien publicó los documentos desclasificados.
"La fuerza aérea dio a los sistemas nombres tales como Mary, Kay, Susan y Kathy y los arreglaron para 'simular un complejo estilo de defensa al aérea soviética'".
Prueba de aviones secretos

Además de probar los sistemas de radar y aviones soviéticos secretamente adquiridos, Estados Unidos trabajaba en desarrollar su propio avión secreto.

Un objetivo principal fue desarrollar o mejorar las aeronaves para evitar la detección del radar.

Boeing, Lockheed y Northrop estaban entre las empresas que trabajan con los militares estadounidenses.

Estados Unidos tradujo trabajos del físico teórico ruso (e ingeniero eléctrico) Pytor Ufimtsev, que no fueron clasificados y teóricamente descubrió cómo evadir el radar con precisión mediante el desarrollo de aviones con ciertas dimensiones.

Esto llevó a dos aviones experimentales desarrollados en un programa designado Toma azul. Parte del programa, llamado Tendencia Mayor, era para construir el F-117, comenzando en noviembre de 1978. El programa finalmente produjo 59 aviones, realizando su primer vuelo en junio de 1981. En noviembre de 1988, el gobierno confirmó la existencia del avión y publicó una foto de la aeronave, así como sus designaciones.

La Fuerza aérea usó el F-117 en múltiples escenarios de guerra, incluyendo la Operación Tormenta del Desierto (Iraq); la Operación Truenos del Desierto y Zorro del Desierto (Sudoeste Asiático); los Balcanes en 1999; y la operación Libertad Iraquí.

Otro avión, desarrollado por Northrop con la Fuerza Aérea y DARPA, fue el avión de vigilancia Azul Tácito, también conocido como la "Ballena".
"El folleto de la Fuerza Aérea relata que el objetivo era 'demostrar que las superficies encorvadas en un avión causan una señal de retorno del radar baja' y declara que el Azul Tácito 'demostró que tal avión podría operar cerca del frente del campo de batalla sin el miedo de ser descubierto por el radar enemigo'", escribe Richelman.
"El otro, un avión construido por McDonnell-Douglas 'Trabajos del Fantasma' se conocía como Ave de Rapiña, tras su parecido con la nave espacial de Klingon de Star Trek (Viaje a las Estrellas)", dijo Richelman.
"La Fuerza Aérea desclasificó su existencia en 2002, ya que, según la ficha, 'sus técnicas de diseño se convirtieron en una práctica habitual. 'El folleto describió el avión como un monoplaza demostrativo de la tecnología del sigilo utilizado para probar técnicas de ocultamiento y 'nuevos métodos de diseño y construcción de aeronaves'".