La situación vivida en Casanare puede replicarse en otras regiones de Colombia, debido a que la fuerte ola de calor se está propagando por el país. A lo anterior se suman los incendios forestales registrados en la Sierra Nevada de Santa Marta y en Norte de Santander, así como los bajos niveles de agua en algunos embalses.
Imagen
© Alcaldía de Paz de Aripor
La crítica situación ambiental que padece el Casanare no tiene precedentes. Van más de veinte mil animales muertos por la sequía. Las autoridades investigan la presunta responsabilidad de las compañías petroleras que operan en la zona.
La sequía que afecta a Casanare, según los especialistas se extenderá a otras regiones del territorio nacional. Según publica RCN Radio, En Boyacá, de acuerdo con información suministrada por sus autoridades, advierten que de continuar la ola de calor en ese departamento, el embalse de Teatino sólo tendrá agua almacenada hasta julio.

En el embalse de Betania, en el departamento del Huila, ya se registran peces muertos debido al bajo nivel de agua y el calor. Según la directora de Acuapez, Marini Conde, hace esas circunstancias generan que falte el oxígeno.

En la región Caribe también escacea el agua. Los habitantes de Toluviejo, Sucre, protestan por el racionamiento de agua potable, y en el sector ganadero las pérdidas empiezan a notarse, pues en lo que va corrido del año en La Guajira han muerto más de 1.400 reces.

En Risaralda, las autoridades del departamento se preparan para afrontar la temporada de verano que según se calcula durará 6 meses. Se prevé que habrá racionamiento de agua en algunos municipios durante la temporada seca.

Para las petroleras su actividad no generó daño ambiental en Paz de Ariporo

Mientras el resto de Colombia está atenta a una posible sequía, el debate sobre lo sucedido en Casanare continúa.

De acuerdo con lo expresado por el presidente de la Asociación Colombiana de Petróleos, Alejandro Martínez, las empresas del sector no fueron las generadoras de la sequía en la región de la Orinoquía colombiana.

Según Martínez, las petroleras no están deforestando y el consumo de agua de las petroleras en Paz de Ariporo representa el 0.35% del total en ese municipio. Agrega que tiene el sector del petróleo ejerce su actividad con responsabilidad ambiental.

Martínez dice que mientras se realizan los estudios necesarios para dar una solución al problema, ellos están ayudando con recursos económicos y humanos en la región.

Por su parte el director de la ONG Conservación Internacional, Fabio Arjona, considera que si bien hubo una emergencia en Casanare, ésta no puede ser considerada como una catástrofe ambiental, sino una fuerte sequía generada por el mal uso del suelo como el sobre pastoreo.

A pesar de exonerar de responsabilidad a las petroleras, Arjona propone que éstas realicen monitoreo ecológico, compensaciones efectivas y busquen reutilizar el agua. Para el experto, si no se toman medidas en un lugar de alto riesgo, no hay manera de estar preparado para cuando llegue la temporada seca.