Durante los bombardeos de Yugoslavia de 1999, EEUU utilizó entre 10 y 45 toneladas de uranio empobrecido, lo que causó el alza de los casos de cáncer en la población civil, declaró a Sputnik el toxicólogo Radomir Kovacevic.

Según Kovacevic, quien encabezaba el centro de protección radiológica en un hospital clínico de Serbia a finales de los años 90, poco después del inicio de la agresión, la gerencia de la OTAN entendió que el Ejército yugoslavo no iba a capitular, de modo que decidió utilizar 'municiones especiales'.
© AFP 2017/ Stan Honda

"De acuerdo con los datos del Instituto de Oncología de Belgrado, el número de los casos de enfermedades registrados en 1981 se cifraba en 10.178, lo que coincidía con el número de fallecimientos correspondientes. En 2001, esta cifra aumentó hasta 18.000, si bien ahora se ha ampliado hasta los 23.000 enfermos", declaró.

El entrevistado puso de relieve que la situación con mutaciones genéticas es incluso peor. De acuerdo con los estudios realizados en varias zonas afectadas, allí las anomalías genéticas se elevan al 27%, mientras que el nivel promedio para otras regiones no sobrepasa el 1-2%, indicó Kovacevic a Sputnik.

Danilo Tvrdisic, miembro del grupo activista Istina, señala que la OTAN tuvo la intención de cometer un genocidio, y la prueba es el uso de uranio empobrecido, así como el hecho de que los aviones de la Alianza Atlántica bombardearan las instalaciones de la industria química yugoslava, que en total ha tenido un efecto devastador para la ecología de Serbia.

El entrevistado subrayó que el uranio empobrecido fue usado durante los bombardeos de muchas ciudades de Kosovo, así como varias localidades en Serbia y una en el territorio actual de Montenegro. Tvrdisic destaca que el tema de los bombardeos con uranio es un tabú en Kosovo, porque además de dolencias, estas bombas trajeron la 'independencia' a la región.

Estas investigaciones forman parte del proceso que la Academia Real de científicos y pintores de Serbia -una asociación de científicos serbios- está preparando contra la OTAN. Está asociación sigue recopilando documentos para demandar a los países de la Alianza Atlántica por daños materiales y morales causados por los bombardeos de Yugoslavia de 1990.

El grupo internacional de abogados prevé preparar cerca de 20 casos penales, que cuentan con pruebas materiales fiables. Estas se basan en documentos médicos que apuntan a la relación causal entre el uso de municiones con uranio empobrecido y al alza de enfermedades oncológicas en Serbia.