Traducción por el equipo de SOTT.net en español.

La ciencia relativamente nueva de la epigenética está demostrando que quién es usted, es el resultado de las experiencias de su vida, e incluso las de sus antepasados, las cuales causan cambios en la forma en que sus genes operan. Se producen modificaciones y los genes pueden activarse o desactivarse dependiendo del entorno. En otras palabras, uno nace con un cierto conjunto de genes, pero los acontecimientos de la vida determinan cuáles genes se expresan y cuáles no.

trauma
© Eva Bee
La mala noticia es que el trauma puede ser heredado a través de cambios epigenéticos y una multitud de enfermedades, comportamientos y problemas de salud han sido vinculados con mecanismos epigenéticos. Las afecciones relacionadas incluyen muchos tipos de cáncer, enfermedades autoinmunes, trastornos neurodegenerativos y psicológicos, adicciones, y enfermedades respiratorias, cardiovasculares, reproductivas y neuroconductuales.

Pero la buena noticia es que la ciencia está demostrando que los cambios epigenéticos pueden revertirse.

¿Qué es la Epigenética?

La historia de la epigenética está entrelazada con el estudio de la evolución y el desarrollo. El término "epigenética" ha existido durante siglos y se utilizó originalmente para describir los procesos mediante los cuales un cigoto se convierte en un organismo maduro. La palabra ha evolucionado para hacer referencia a cualquier proceso que altere la actividad genética sin cambiar realmente la secuencia original del ADN. Las modificaciones genéticas son transmitidas a las "células hijas" recién nacidas y estas pueden ser heredadas por la descendencia.

Antes se creía que el epigenoma de un embrión, el registro de las alteraciones químicas y del ADN, era completamente borrado y reconstruido desde cero. Pero esto no es del todo cierto. Algunas marcas epigenéticas permanecen en su lugar a medida que la información genética pasa de generación en generación, un proceso llamado herencia epigenética.

trauma

Los acontecimientos de su vida determinan cuáles de sus genes se expresan y cuáles no.
La herencia epigenética añade otra perspectiva a la imagen moderna de la evolución. Va en contra de la idea de que la herencia ocurre sólo a través del código genético que pasa del progenitor a la descendencia. Significa que las experiencias de los padres, pueden transmitirse a las generaciones futuras en forma de marcas epigenéticas.

Por medio de los procesos de mutación aleatoria y selección natural, el genoma humano cambia lentamente. Se necesitan muchas generaciones para que un rasgo genético se vuelva común en una población. Sin embargo, el epigenoma puede cambiar rápidamente en respuesta al entorno.

Cómo se hereda el trauma

La ciencia está demostrando que el impacto de las experiencias traumáticas puede ser heredado epigenéticamente a través de la "memoria molecular" transmitida de generación en generación. El artículo Grandma's Experiences Leave a Mark on Your Genes de la revista Discover, explica cómo este trauma puede ser transmitido.
De acuerdo con los nuevos conocimientos de la epigenética conductual, las experiencias traumáticas de nuestro pasado, o las de nuestros antepasados más recientes, dejan cicatrices moleculares adheridas a nuestro ADN. Los judíos cuyos bisabuelos fueron expulsados de sus shtetls rusos; los chinos cuyos abuelos vivieron los estragos de la Revolución Cultural; los jóvenes inmigrantes de África cuyos padres sobrevivieron a las masacres; los adultos de todas las etnias que crecieron con padres alcohólicos o abusivos, todos llevan consigo algo más que recuerdos.

Cómo los sedimentos depositados en los engranes de una máquina cuidadosamente ajustada luego de que el agua del tsunami se retira, nuestras experiencias y la de nuestros antepasados nunca desaparecen, incluso si han sido olvidadas. Se vuelven parte de nosotros, un residuo molecular que se aferra a nuestro andamiaje genético. El ADN sigue siendo el mismo, pero se heredan tendencias psicológicas y conductuales. Usted podría haber heredado no sólo las rodillas huesudas de su abuela, sino también su predisposición a la depresión causada por la negligencia que sufrió de recién nacida.
trauma

Las experiencias de nuestros antepasados pueden ser transmitidas a través de marcas en el ADN.

Qué significa la epigenética para tu salud mental

La probabilidad de desarrollar trastornos psiquiátricos y de conducta más adelante en la vida aumenta con el trauma. Los efectos perjudiciales de los eventos traumáticos se presentan en los niños de los afectados, a pesar de que estos individuos nunca lo hayan experimentado por sí mismos. Esta "memoria molecular" heredada se puede detectar en el epigenoma del niño.

Muchos estudios han confirmado que las personas con una cierta combinación de genes se ven más afectadas por el estrés y el trauma, lo que conduce a una susceptibilidad genética, por ejemplo, para la depresión, problemas de conducta o violencia. Estas personas tienen cerebros que reaccionan con más intensidad a las sensaciones de peligro haciendo que se vuelvan más vulnerables cuando surgen problemas. Sin embargo, algunos individuos, con una combinación genética diferente, parecen transitar a través de las adversidades de la vida con muy pocas consecuencias negativas.

Un gen transportador de serotonina ha sido ampliamente estudiado con respecto a la herencia epigenética y la salud mental y ha sido vinculado con la depresión, la ansiedad, el TOC, el TEPT, la adicción, el autismo y otros trastornos mentales. En su libro Rainy Brain, Sunny Brain: How to Retrain Your Brain to Overcome Pessimism and Achieve a More Positive Outlook, Elaine Fox explica:
Por lo tanto, en lugar de que el gen transportador de serotonina sea un gen de vulnerabilidad o de optimismo, es probable que sea un gen de "plasticidad": aquellos con una forma de expresión baja son más abiertos y reactivos a su entorno y, por lo tanto, se beneficiarán de grandes facilidades y apoyo, pero también se verían gravemente afectados por la falta del mismo y el abuso.

... Lo que nos sucede incluso a una edad muy temprana puede tener efectos duraderos. Sí, estas influencias son los efectos del entorno, pero son los efectos del entorno operando a través de nuestros genes.
Los cambios epigenéticos se pueden revertir

La buena noticia es que los cambios cerebrales se pueden revertir. La medicación, la hipnosis, programación neurolingüística, neurofeedback, la terapia cognitivo-conductual, la desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR, por sus siglas en inglés) y otras modalidades relacionadas con el cerebro, incluyendo la realidad virtual, la ketamina y la metilendioximetanfetamina (éxtasis), han demostrado ser útiles para tratar traumas.

mother

Mejorar nuestra dieta y estilo de vida puede cambiar nuestra epigenética y la de nuestra descendencia.
Las investigaciones han demostrado que los efectos epigenéticos del trauma pueden revertirse para no ser transmitidos. Específicamente, se observó la reversión de síntomas traumáticos en ratones machos y sus crías como resultado del enriquecimiento ambiental. La eliminación de los síntomas se vinculó con la regulación epigenética del receptor de glucocorticoide. Un ambiente enriquecido para un ser humano incluiría:
  1. Una dieta saludable: Coma alimentos más nutritivos y limite la comida procesada y la comida chatarra. Lo que ingresa en su boca tiene que ver con lo que pasa en su cabeza.
  2. Actividad Física: Mueva su cuerpo. Después de dormir, el ejercicio es lo mejor que puede hacer por su cerebro.
  3. Desafío: Empuje regularmente su cerebro hacia fuera de su zona de confort.
  4. Novedad: Enriquezca y haga crecer su cerebro exponiéndolo a cosas nuevas diariamente.
  5. La risa: Sea alegre y diviértase. Es bueno para su cerebro y, además, a éste le encanta reír.
  6. Conexión: Mantenga lazos íntimos y estrechos. Su cerebro necesita estar conectado con los demás.
El artículo de la revista Discover continúa explicando cómo se pueden revertir los cambios epigenéticos:
Si su abuela fue adoptada por padres afectuosos, es posible que usted esté disfrutando del impulso que ella recibió gracias al amor y apoyo de sus padres. Los mecanismos de la epigenética conductual subyacen no sólo a los déficits y debilidades, sino también a sus puntos fuertes y resiliencias. Y para aquellos que tienen la mala suerte de descender de abuelos desdichados y sin afecto, los tratamientos emergentes con medicamentos podrían restablecer no sólo el estado de ánimo, sino también los cambios epigenéticos. Tal como el vestido vintage de la abuela, usted puede usarlo o modificarlo. El genoma ha sido conocido por mucho tiempo como el mapa de la vida, pero el epigenoma es la pizarra de la vida: sacúdala con fuerza y podrá borrar la maldición familiar.
Conclusión

Esta información me hace creer que tenemos mucho más poder del que creíamos para influir en nuestra realidad, hasta el nivel de nuestros genes, e incluso en las de las generaciones futuras. Nadie puede controlar lo que ha sucedido en el pasado, lo cual pudo haber causado que ciertos genes se activen, pero todos tienen el poder, en este momento y en el futuro, de elegir su propio comportamiento y perspectiva, lo cual causa que diferentes genes se expresen.