La régimen amigo de la monarquía española, Arabia Saudí, continúa incumpliendo sus promesas con la comunidad internacional, sin que Estados Unidos o sus países satélites les hayan amenazado con "imponer" la democracia en su país, tal y como están haciendo con Venezuela.

Arabia Saudí aumentó el número de ejecuciones en 2018

El rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, y el príncipe heredero, Mohamad bin Salman (dcha.).
El total, 149 presos fueron ejecutados en el año 2018, tres más respecto al año anterior, a pesar de que el príncipe heredero saudí e íntimo amigo del actual Rey de España, Mohamed bin Salman, prometió "minimizar" la pena capital en su reino.

Según refleja el informe publicado por la Organización Europea-Saudí para los Derechos Humanos (ESOHR) en un informe publicado el pasado miércoles titulado "La falsa promesa de Arabia Saudí", en el que además revela que el 50% de los ejecutados en 2018 son extranjeros.

La organización indicó que "pese a que la cifra en 2018 no es la más alta de los últimos años, no ha habido una reducción en la aplicación de la pena de muerte desde 2015", año en el que ascendió al trono el rey saudí Salman bin Abdelaziz.

De hecho, el número de ejecuciones desde 2015 hasta 2018 "ha sido el más alto desde 1992", con su culmen en 2015, cuando 157 reos fueron ajusticiados. Unas estadísticas, documentadas por la ONG a través de las informaciones publicadas por la agencia de noticias estatal saudí SPA, que muestran que "Arabia Saudí está experimentando uno de los periodos más oscuros de represión bajo la vigilancia del actual rey y su hijo, el príncipe heredero".