El Gobierno venezolano mostró este viernes nuevas pruebas de los vínculos del diputado Juan Guaidó con el grupo paramilitar colombiano Los Rastrojos.
Guaido
© Twitter / Wilfredo Cañizares
En una rueda de prensa, el vicepresidente de Comunicaciones de Venezuela, Jorge Rodríguez, difundió un video en el que paramilitar Iván Posso Pedroso dio detalles del operativo para el paso de Guaidó desde el Vigia, en el estado Mérida, y hasta Puerto de Santander, en Colombia.

Posso Pedroso fue capturado recientemente en el estado Zulia y dio su testimonio, que da fe de la veracidad de las fotografías en la que se observa al opositor venezolano con cuatro integrantes del grupo criminal.

Aseguró que las fotos fueron tomadas por él, como garantía para la movilización de este grupo criminal en la frontera común sin limitaciones en caso de que la derecha llegara al poder en Venezuela.


El delincuente precisó que el recorrido de Guaidó incluyó las comunidades de La Pedrosa, El Quince, La Tendida, La Palmita, hasta llegar a un sector denominado El Paraíso compartido con Colombia.

Además, señaló que la operación, denominada Candado, estableció un toque de queda en estas localidades para facilitar el paso del político venezolano.

Como parte de esta operación, el grupo narcoparamilitar colombiano utilizó a unos 200 de sus integrantes para generar disturbios y hacer que la población local se refugiara en sus viviendas.

El vicepresidente venezolano señaló que otros opositores venezolanos estuvieron vinculados en estas actividades con Los Rastrojos, entre ellos el ya detenido Roberto Medrano, asesor de Guaidó; y Laidy Gómez, gobernadora del estado Táchira.

"¿Realmente persigue Iván Duque a los paramilitares que operan en el Norte de Santander?", cuestionó Rodríguez, luego de que mostrara cómo los integrantes de Los Rastrojos entregaron a Guaidó a funcionarios de la alcaldía de Cúcuta.
Juan Guaido
© RT
El diputado Juan Guaidó sobre el estribo del vehículo que presuntamente conducía Zambrano García.
Asimismo, el diputado venezolano fue trasladado en un helicóptero del Gobierno de Colombia al sector donde se celebraría el "concierto humanitario" por Venezuela, con ayuda de los Gobiernos de derecha como Estados Unidos, Chile y Perú.